lunes, 21 de mayo de 2018

Los dieciséis árboles de Somme

LARS MYTTING

  • Tracutora: Cristina Gómez Baggethum
  • Tapa blanda: 472 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (16 de noviembre de 2017)
  • Colección: LITERATURAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420425621
  • ISBN-13: 978-8420425627
                                                                  MI OPINIÓN
"Los dieciséis árboles del Somme" es una caja de recuerdos atados a emociones que conmueven al lector.

Tras la muerte de su abuelo, Eduard está recogiendo cosas cuando encuentra algo que le despierta recuerdos de los difíciles, preguntas de las que se arrinconan en una esquina de la mente para que nos dejen vivir, hasta que algo o alguien viene y lo sacude todo. Esos recuerdos corresponden al año en el que en un bosque murieron sus padres a causa de una bomba química de la Primera Guerra Mundial y él estuvo perdido tres días. Las preguntas ya no pueden esperar más e inicia una búsqueda que le llevará a descubrir toda la historia de sus padres, abuelos y otros personajes que irán apareciendo.

Esta novela tiene un comienzo brutal, espectacular, es de los mejores que he leído en mucho tiempo. No porque pase nada sorprendente e increíble sino por cómo lo cuenta el autor. Cómo le imprime fuerza, la misma que tiene esa naturaleza que tanto ama y admira. La forma en que dibuja un mundo completamente real y lleno de sensaciones utilizando todos los sentidos.
También tengo que reconocer que por motivos personales, algo que pasa al principio y que no sabía cuando cogí el libro ha hecho que me impresionara aún más. Aún así, creo que para cualquiera resulta una lectura un poco diferente.

Es el propio Eduard el que narra la historia en primera persona, poniendo especial atención en sus sentimientos, lo que lo convierte en un personaje muy cercano al lector y comprensible con el que resulta fácil empatizar la mayor parte del tiempo. El estilo de la narración es directo en los abundantes diálogos, pero en las descripciones abundan los adjetivos y unas metáforas con las que consigue una ambientación perfecta, que es uno de los puntos fuertes de la novela, es de esas que te tientan a hacer la maleta y lo que es mejor (o peor según se mire), de las que te hacen dudar de cosas que das por hechas,y hasta ahí puedo escribir.

Los personajes son los que mueven la historia. Son perfectos, contradictorios, complicados. Tampoco tienen una vida que se pueda decir tranquila o fácil. La verdad es que no le pongo ni una pega mircroscópica a ninguno de ellos pero eso no quiere decir que todos me hayan caído bien, en especial hay uno que es tan caprichoso, inestable y pesado que más de una vez dan ganas de meter la mano en el libro y darle un tirón de orejas.
Y sí, también hay un poco de guerra, de las dos, hala, que si no quieres caldo pues ya sabes. Pero para mi suerte y regocijo pasa muy rápido, no las consecuencias ni ciertas reflexiones ni el modo en que marcan la vida de los personajes sino en la parte que yo no llevo, ya sabéis, lo de los campos y los de la cruz gamada. Gracias de corazón, señor Lars Mytting, por ponérmelo fácil.

Y ahora tengo que poner alguna pega. Es que la hay, y ya me da pena con lo bien, con lo genial que iba el libro pero en un momento dado, las historias se enredan demasiado, hay demasiadas tramas abiertas con diferentes opciones y se van mezclando, la pega es que se atasca, que deja de fluir en la forma en que lo hacía y eso pasa camino del final de la novela, bien pasada la mitad. Aunque esto se recupera.
La gran pega, la que más me ha molestado es una de las historias de amor. Es que no va ni a tiros, los personajes se entienden, tienen cosas en común pero se ve que no hay química, es que ¡lo ve un ciego, por dios! Pero nada, el autor se empeña y ellos que no se atraen, que se juntan porque los obliga pero que no, y de vez en cuando el mismo narrador lo dice y empieza a dar por cerrado el asunto, pues no, tampoco, vuelta la mula al trigo y venga a insistir. Pero ni pasión ni nada, de hecho  cuando llegan a lo momentos de intimidad le entra el pudor, hace fundido a negro y a la siguiente frase ya es por la mañana y ella está envuelta en el edredón. Una pena, porque estaba deseando que terminaran esos pasajes románticos para volver a todo lo demás.

En conclusión, es una novela que yo recomiendo, a pesar de las pegas. Porque te hace sentir desde la ternura, sin golpearte aunque a veces sea triste o pueda doler. Porque es de esas novelas que humanizan, que te reconcilian con lo auténtico, con lo genuino. Que recoloca los valores, y te hace ver las cosas con otra perspectiva al menos durante la lectura. Y de las que te dejan un recuerdo cálido.

PUNTUACIÓN: 4/5 Si no quieren, tienes que respetarlos.








lunes, 14 de mayo de 2018

Miedo

STEFAN ZWEIG


  • Traductor: Roberto Bravo de la Varga
  • Tapa blanda: 144 páginas
  • Editor: Acantilado; Edición: 1 (12 de marzo de 2018)
  • Colección: Cuadernos
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416748969
  • ISBN-13: 978-8416748969
"Su miedo se había convertido en un martillo con el que golpeaba cada uno de sus recuerdos, tratando de encontrar una entrada a las cámaras secretas del corazón de su marido."
                                                                   
                                                                        MI OPINIÓN
"Miedo" es una novela de Stefan Zweig.

Ya está, eso es todo lo que tenéis que saber para que entendáis que hay que leerla. Y todo lo que debería decir. Pero bueno, hay cosas que contar, y puede que haya alguien que nunca haya leído un libro de este hombre y se pregunté ¿por qué?, o alguno que como yo piense que lo mismo no todas, todas, sus novelas tienen que ser tan buenas, alguna vez habrá patinado, o no.

"No la hagas, no la temas", eso dicen las abuelas y como siempre tienen razón y eso justo es lo que le pasa a la protagonista de este relato. Irene, la hace, y claro, la teme. El miedo que siente por lo que ocurre después, por lo que podría ocurrir y las consecuencias de todo eso y cómo eso repercute en su vida y le hace tomar decisiones, es lo que nos quería contar el autor.

La estructura es muy sencilla, una trama lineal, contada por un narrador omnisciente, en tercera persona. La gracia está en todo lo demás. En cómo lo cuenta. No hay duda de que estamos ante un genio de las palabras, de esos bendecidos que salen de vez en cuando. Mete al lector en el alma del personaje, con un estilo exquisito, que suena como la sinfónica de Viena por lo menos. Es que si hubiera un audiolibro de esta novela, estaría en el Billboard. Cuenta bonito hasta lo que no lo es, juega con los sentimientos del lector, lo lleva de un lado a otro y sin que se dé cuenta lo mete en el lío, no le permite leer desde la distancia y le hace sentir todo lo que siente el personaje. No se trata de un imaginar "qué haría yo si..." o sentirse cerca del personaje, o empatizar. Se trata de que te está pasando, no tienes que imaginar nada, lo vas sintiendo según lees, sin hacer nada más que pasear tu vista por las palabras. Palabras por supuesto que están escogidas con mucho gusto, con una precisión absoluta y con las que va elaborando metáforas y frases para apuntar, para recordar, para escuchar una y otra vez.

Hay muy pocos diálogos, solo los necesarios, el resto es narración y le cunden mucho las pocas páginas y lo pequeñito que es el libro por fuera. El resto de los personajes se comprenden a través de los ojos de Irene, por lo que tenemos una visión particular y que no es completa, tal y como sucede en la realidad. A los lugares no les presta demasiada atención, solo nombra algunos sin detenerse, un portal, una escalera, el salón...

Y a medio camino concluyes que eres Irene, que de repente te ves desbordada por unos sentimientos y sensaciones que le resultan difícil manejar y que esa es la auténtica trama del libro, el desarrollo de ese miedo verdadero, no el miedo a monstruos que se esconden bajo la cama sino el miedo al dolor insoportable, a la pérdida de lo querido, a haber entrado a un túnel que en esta ocasión no tiene salida cuando ya es demasiado tarde para dar la vuelta.
Lo que sucede alrededor, la trama del chantaje, del amante, la rutina del hogar, el marido que a ver cómo le explico yo, todo eso parece adornar el libro, como un complemento absolutamente necesario pero Zweig juega sus cartas con gran habilidad y de repente lo junta todo y te corta la respiración.

La última parte del libro es una angustia constante, un si me pinchan no sangro y que nadie ose interrumpir la lectura en ese momento, puede ser peligroso para su integridad.

Gracias a su habilidad para escarbar y llevar luz a los rincones más oscuros del alma humana, esta lectura es una fuente de sensaciones y emociones, de cerrar el libro y necesitar un tiempo para volver a ti y tu realidad, y sacar a Irene para dejarla en la galería de personajes a recordar.
Lo único que no me gusta de la novela es el punto final, no debería terminar nunca.

PUNTUACIÓN: 5/5



lunes, 7 de mayo de 2018

Guillotina Crepuscular. El sueño del Fevre

GEORGE R. R. MARTIN

  • Traductora: Cristina Macía
  • Tapa blanda: 368 páginas
  • Editor: Ediciones Gigamesh; Edición: 1 (24 de noviembre de 2017)
  • Colección: Gigamesh Omnium
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416035814
  • ISBN-13: 978-8416035816

                                                                       MI OPINIÓN
"El sueño del Fevre" es un tostón.
 Esto va de un hombre que tiene costumbres especiales y quiere un barco de vapor para navegar por el río Fevre, y contrata a un capitán, entonces se encuentran con más hombres y mujeres especiales y gana el que quede de pie, o más bien al que le quede sangre en las venas.

Empieza muy bien, la verdad, con un encuentro prometedor entre un personaje enigmático y un curtido capitán. Encima reman por el Mississipi, que mira que me gustan a mí estas aventuras en este lugar y en el pasado. En concreto en 1857, y para situarnos, el autor nos describe todo lo visible y lo invisible, habido y por haber en el lugar. No importa, lo hace con estilo y da una imagen muy concreta que además es muy valiosa para entender todo el lío. Lo malo es que el lío se simplifica demasiado, la historia no avanza ni a tiros. Se pierde en descripciones de noches estrelladas y parajes neblinosos, de maderas y puertos, caminos y canales y cómo no del barco, que asistimos desde que el hombre se lo imagina hasta que se pone la última tuerca. Y ¿qué pasa entonces? Que se le olvida contarnos la historia, le da de vez en cuando un empujón pero el viento aquí no sopla y encalla. Ni para atrás ni para adelante, seguimos asistiendo a descripciones.

Los personajes ni bien ni mal, ni frío ni calor y que gane quien quiera, mira, pero cuanto antes mejor porque parece que no se va a acabar nunca. Tienen una historia detrás, por lo general dramática, y pinta interesante, de hecho a veces hasta se le escapan un par, vale, puede que tres reflexiones interesantes en los tediosos diálogos, que hay muchos y suelen aligerar pero en este caso no. Los personajes son tan pesados que llegas a pensar, mira o lo matas tú o lo mato yo.

El tema vampiros es el que es, y no he encontrado nada nuevo, ya sé que este hombre vino antes, en el 82 del siglo pasado. Me ha recordado mucho a la serie Crónicas Vampíricas, eh, no me juzguéis, es que la serie es lo que es pero eran todos tan monos...los protas no mucho pero había cada uno. Sí, qué pasa, a una también le dan ramalazos de frivolidad de vez en cuando, que para eso somos, como nos gusta decir a los "reseñadores", tridimensionales, en realidad tenemos más de tres.

Si alguien va a decir que le dan miedo estas lecturas, tranquilos que solo hay una escena que causa desasosiego, lo reconozco, que pone los pelos de punta un rato pero es un espejismo, no se vuelve a repetir. Yo esperaba que sí, que ya había pasado el momento "antecedentes y situación" y empezaba la fiesta, pero no, a veces me da miedo lo inocente que puedo llegar a ser.
Ahora bien, si eres de los que se marea cuando le dan la cita para sacarse sangre y vas regular del estómago, olvídate de este libro. Tiene una cantidad de casquería como para cuatro "bodas rojas" y aún sobrará para vender.

Los momentos álgidos, la lucha entre el bien y el mal y los giros argumentales llegan cuando el lector está leyendo dormido, lo oyes como cuando estás pegando la cabezada, como un rumor lejano, no me pasaba desde que veía la vuelta ciclista en La 2, ¿os acordáis?, y si no habías caído antes, cuando pasaba el helicóptero acababa con tus resistencias. Sí, tan vieja soy, o no, a lo mejor es que soy inmortal y siempre tengo 25 años, nunca se sabe, esto de las guillotinas, esas cosas raras que traigo a veces...

¡Ojo! Que este libro es el favorito de mucha gente, que es recomendadísimo y que tiene muy buenas reseñas y opiniones por doquier. A mí no me ha ido bien, no pasa nada, de todo tiene que haber, ¿no?
No hay duda de que El sueño del Fevre ha navegado a la deriva en las turbulentas aguas de mi paciencia lectora.

P. D. Lo del bebé es imperdonable y encima innecesario.


lunes, 30 de abril de 2018

Corazón de vinagre

ANNE TYLER


                      

  • Traductor: Miguel Temprano García
  • Tapa dura: 216 páginas
  • Editor: LUMEN; Edición: 001 (16 de febrero de 2017)
  • Colección: NARRATIVA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8426403956
  • ISBN-13: 978-8426403957
 
  "Si alguien hiere lo bastante tus sentimientos puedes sentirte físicamente herida [...] El corazón no era más que una bomba glorificada, solo eso. Aun así era como si el suyo estuviese magullado, encogido e inflamado al mismo tiempo y, si sonaba contradictorio, qué se le va a hacer."                                                     

                                                                   MI OPINIÓN

"Corazón de vinagre" es una historia sencilla, aparentemente ágil que deja cierta sensación de indiferencia y un par de reflexiones interesantes.

Este es el "homenaje" o revisión o llámenlo como quieran que Anne Tyler ha hecho de "La fierecilla domada" de Shakespeare dentro del proyecto "The Hogarth Shakespeare".
No, no he leído el original así que no sé lo fiel que es, pero creo que he salido ganando y veréis por qué.
Aquí tenemos a una joven mujer, Kate, que con treinta años en la actualidad ya la están mandando a vestir santos, en fin, y su padre que es un científico y la quiere casar con otro científico por razones moralmente cuestionables. También está el científico Pioter  y Bunny la hermana. El libro es un drama doméstico, y se trata de ver por dónde sale Kate con la propuesta.

Es una novela contada a través del diálogo y a dios gracias, porque cuando toca narración se pone pesada y aquí es donde digo que tal vez haya salido ganando yo por no saber la trama original (solo tenía una pequeña idea), porque la expectativa y la curiosidad me ha mantenido con el libro en la mano. Pasan demasiadas cosas que no aportan nada, el estilo es muy directo, va a lo esencial y no se pierde ni en adornos ni detalles, descripciones asépticas muy correctas pero sin nada de chicha. Lo he leído deseando que se terminen esas partes y empiecen a hablar de nuevo.
En los diálogos la cosa remonta, sobre todo por el tono cínico y sarcástico de Kate. Los personajes se retratan a sí mismos a través de sus palabras, en ellas se reflejan sus sentimientos, sus actitudes, lo que piensan. Tengo que decir que me ha sorprendido porque el personaje que mejor me ha caído y el que pienso que tenía razón, de primera mano era el menos alejado de mí, es la hermana adolescente. Con Kate me he quedado a ratos que sí y a ratos que no, es fácil de comprender pero no me ha terminado de convencer. A Pioter no lo quiero ni regalado y el padre es quizás el más complejo aunque le falta un arreón.

La historia de tan peculiar familia es interesante, sus vidas son muy normales en realidad, pero quizás por eso llaman la atención. Sin embargo como digo, esas partes más pesadas la frenan y la hacen un poco tediosa.

Pero también reconozco el mérito de dejar varias reflexiones, un libro que da para comentar y de los de "qué hubiera hecho yo", porque es como que al principio tienes muy clara la respuesta pero si le das una vueltecita, ya a lo mejor, solo a lo mejor...

Respecto al final, a mí no me ha gustado lo que me ha dado a entender, pero es una cuestión personal, no porque el final sea malo o incongruente, pasó eso como podía haber pasado otra cosa y le da sentido a todo. No sé si lo eligió Shakespeare en su día o Anne le ha cambiado algo.


En conclusión, es un libro que no es ni para recomendar ni para decir no pierdas el tiempo, depende mucho de lo que le apetezca a uno. Me ha dado la sensación de que le pidieron que lo escribiera, que no es una historia que a la autora le hirviera en la sangre, que lo mismo me equivoco, pero mira, como es mi cantina...pues eso, pienso lo que me da la gana y encima lo digo. La cuestión es que cuando me dejan así que ni sí ni no, no encuentro argumentos potentes para una cosa ni para la otra. Hagan ustedes lo que les salga del corazón.

PUNTUACIÓN: 2,5/5

lunes, 23 de abril de 2018

Peter Pan y Wendy

J. M. BARRIE




  • Traductor: Axel Alonso Valle
  • Tapa dura: 504 páginas
  • Editor: Akal; Edición: 1 (9 de octubre de 2013)
  • Colección: Grandes libros
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8446038323
  • ISBN-13: 978-8446038320


"Peter Pan y Wendy" es un relato para adultos sobre cuentos para niños.

La historia pensaba yo que la sabía, Peter, el niño que no quería crecer, que vista la vida a veces, a ver quién quiere. Que buscaba a otros niños para llevarlos a Nunca Jamás donde vivir aventuras, con hadas, piratas y sirenas en lugares mágicos.
Pero esa no es la historia de "Peter y Wendy", esa solo es la parte que Disney nos enseñó y que está en la superficie de lo que he descubierto ahora, cuando he leído el libro por primera vez.
La historia es la de un cuentacuentos que trata a los niños con condescendencia, que no se pone en su lugar y que a pesar de querer entretenerlos no quiere llevarlos a un mundo de fantasía sino a uno que pudiera ser más cruel que el que ellos conocen.
No es amable, no les ahorra nada, se aprovecha de su inocencia y de saber que no se darán cuenta de lo que en realidad les está contando, que se van a quedar con los colores, las aventuras, su capacidad engañosa de decidir qué ocurre. A veces se dirige a ellos o habla como si estuviera dentro de la historia y otras como si se lo estuviera inventando sobre la marcha. Hace participar a sus oyentes pero no los escucha realmente.

Las descripciones son una maravilla, los lugares increíbles, llega más allá de lo que una imaginación normal suele alcanzar.

Hay muchas cosas detrás de este cuento, y por delante, por debajo, alrededor, entre líneas. Desdibuja la imagen de niño inocente que se merece ser feliz, de familia que junta puede con todo. Y trae a unos seres egoístas, crueles, que a veces apetecería mandarlos bien lejos a un sitio del que no pudieran volver, a los que llega a insinuar no siempre se deben tratar bien.
No le leería este cuento a un niño tal y como está escrito. Es verdad que los niños son crueles a veces,  pero les dura un segundo y además tienen el atenuante de que lo son sin quererlo.

El cuento en sí atrapa al lector, lo lleva a un mundo que sería increíble si no estuviera tan bien contado, lo despega de la realidad y es un viaje fantástico. Pero detrás, uno percibe a alguien que está sufriendo mucho, que tiene mucho resentimiento guardado y lo está tirando todo en las páginas. Y está bien, que si se deja dentro pudre. También algo de no saber qué quiere, y ahora dice blanco, luego negro y más tarde, amarillo.

Pero "Peter Pan y Wendy" solo es una parte de lo que podéis encontrar en esta edición que es un lujo. Durante toda la narración aparecen anotaciones que enriquecen mucho la lectura. Le dan a veces un significado diferente al que el lector pueda tener y de él depende quedarse con el suyo o con el de Maria Tartar, que es la que ha hecho este trabajo monumental. Permite también comprender la dimensión de algunas cosas, el contexto en el que fue escrito y suaviza un poco la sensación de que se pasa. El origen de todo está ahí, porque a veces podemos pensar que un autor se sienta a escribir sin más, las musas vienen y lo guían pero no es así. Y las historias surgen de muchas cosas que se juntan y cuando encima hay talento y muchísimo trabajo pues sale una obra maestra.

Ni que decir tienen las ilustraciones, algunas a color, otras, simples trazos en blanco y negro que consiguen una gran expresividad. Son obras de arte para deleitarse contemplándolas, nos llevan como a otro tiempo, y son tan bonitas...

Sin embargo tengo que decir que he preferido leer el texto seguido sin pararme en las anotaciones, a veces tan extensas que ocupaban una página entera. La razón era que leerlas al mismo tiempo te sacaba un poco de la historia, te hacía perder esa sensación de desconexión con el entorno y de "meterte" en el libro. Yo he leído primero un capítulo, luego las anotaciones y después pasaba al siguiente capítulo.
De todas formas, creo que los autores tampoco piensan tantísimo y hay cierto exceso de datos, de sacarle punta a todo y buscar demasiados significados. Hay bastante de interpretación también, ¿quién sabe tan a ciencia cierta qué le pasa a alguien por la cabeza por  mucho que un artista (de cualquiera de las artes) se exprese a través de su obra?

Además del relato original "Peter y Wendy" , en esta edición vamos a encontrar varios anexos, biografía del autor donde encontramos fragmentos de cartas y fotografías personales, su propio guión para una película sobre la obra, "Los jóvenes náufragos de Black Lake Island" de Barrie, sobre un verano de los niños que inspiraron su obra, y una colección de artículos tanto a favor como en contra del autor. Todo este material es muy interesante pero una vez más recomiendo leer primero la novela en sí, porque te la despedazan entera. Y si te pasa como a mí que hasta ahora solo has visto la versión Disney, no te apures, no te vas a hacer spoiler ninguno, bueno, casi ninguno.

Y lo mejor, cómo no, me lo guardo para el final, "Las ilustraciones de Arthur Rackham para Peter Pan en los jardines de Kensington". Es que es lo más bonito que he visto en muchísimo tiempo. Se trata de una colección de ilustraciones que representan una historia, las vas mirando tan poco a poco porque la verdad es que cuesta apartar la vista de una para pasar a la siguiente. Es imposible explicar la sensación.

En conclusión, un libro espectacular sobre una obra que en esta o en otra edición es un imprescindible de la vida lectora.

¡¡¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!!!






lunes, 16 de abril de 2018

Invierno

CHRISTOPHER NICHOLSON



  • "Sobrevivo en una grieta en la que apenas puedo respirar; soy como una rosa que agoniza entre las sombras de sus pensamientos."

  • Traductora: Catalina Martínez Muñoz
  • Tapa blanda: 250 páginas
  • Editor: Gatopardo Ediciones; Edición: 1 (27 de noviembre de 2017)
  • Colección: Gatopardo
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8494642561
  • ISBN-13: 978-8494642562

                                                                        MI OPINIÓN
"Invierno" es un caramelo envenenado, que necesita de paciencia y confianza pero que recompensa al lector con una historia emotiva y profunda.

En el libro cuentan la historia de tres personajes, Florence  que es la actual mujer de Hardy cuando la actriz Gertrude entra en sus vidas para interpretar personaje de Tess. Hardy buscará una quimera y para eso irá dejando "cadáveres" por el camino, Florence quiere vivir y sin embargo se asfixia, sabe por dónde tiene que sacar la cabeza para respirar pero no puede y Gertrude que pasaba por allí es la que monta el lío sin querer.

Coger a Thomas Hardy para que sea protagonista de tu novela es partir con ventaja, sabes que te vas a encontrar muchos lectores predispuestos a darte la oportunidad pero esos lectores solemos ser los más exigentes porque también somos los más locos. Pero si lo acompañas de un personaje como Florence, que se escapa de la sombra del protagonista, y alguien que también se hará un hueco y equilibra el tema como es Gertrude, te los llevas de calle.

Son ellos los que van a hacer que el libro se te cuele dentro, en especial Florence. Ella misma cuenta su parte de la historia, cómo la vive y sobre todo cómo la siente. Es muy fácil de comprender en su sufrimiento y en su imperfección. Es intensa, incluso a veces llega a ser cruel consigo misma cuando empieza a no tener nada que perder. Se rompe en millones de pedazos y en cada uno de ellos deja frases y párrafos memorables, que te conmueven y te hacen sentir muchas cosas diferentes hacia ella y a través de ella. Llegas a conocerla mejor que ella misma e incluso puedes entender lo que hace, puede que incluso tú hicieras lo mismo aunque viéndolo desde fuera pienses que no.
La perspectiva de Hardy la conoceremos a través de un narrador omnisciente, en tercera persona, un observador que a ratos es demasiado aséptico pero también aporta descripciones detalladas, minuciosas que crean postales bucólicas y proporcionan el contexto político y sobre todo social de la época, la década de los 20 en la Inglaterra rural. De mano, esta era la parte que pensé que más me iba a interesar pero no ha sido así. Primero porque Hardy, personaje magnífico al que no se le puede poner tacha, no me ha caído demasiado bien, tiene parte de razón en algunas cosas que hace y dice, puede que en algunos momentos incluso me haya hecho sentir lástima pero muchas veces tenía actitudes de llevarse las manos a la cabeza y de pensar: yo con este no me tomaba ni un café, no iba ni a una presentación de su libro. Pero es justo reconocer que es muy interesante, da que pensar, y sí, era muy bueno escribiendo.
Tenemos un último narrador, otra vez volvemos a la primera persona con Gertrude, que habla poco pero cuando habla, o más bien, cuando escribe, sube el pan. Vamos, que debe tener si no me equivoco dos capítulos pero son los que le dan sentido a la novela y la completan. Sus pasajes están llenos de simbolismos, de gestos significativos y son los más bonitos, son los que te hacen cerrar el libro y decir esa frase tan elaborada: "qué guay."

Hay más personajes para completar, secundarios a la altura de la trama, bien desarrollados aunque no tienen apenas protagonismo, en realidad, lo que hacen es opinar. Son bastante majos todos ellos, amigos y familiares.

El estilo del autor recuerda a las novelas clásicas, contándote cada crujido de rama que pisa el personaje, el color de las sábanas, miles de detalles sobre los adornos de la casa y el juego de té, te habla de la calidad del tweed, dios, ¿qué.... es el tweed y por qué todos los personajes de todas las novelas british lo llevan? Cuando vaya a U. K. tengo que entrar en una tienda de ropa y pedir una chaqueta de eso solo para ver lo que es. Es como los rododendros, ¿todo el mundo sabe lo que es eso?
En fin, lo que quiero decir es que se toma su tiempo para entrar en la trama, es como si pusiera al lector a prueba, primero supera esto y luego te ganas mi confianza y te lo cuento todo. Es justo decir, que el esfuerzo vale la pena, incluso el camino vale la pena porque son como paseos y ves lugares diferentes que no conocías. Ayuda a hacerse una imagen muy viva del lugar, termina por ofrecerte un asiento a su lado en el sofá. Si vives en la campiña inglesa pues lo mismo no te hace gracia, pero para los que somos de asfalto y de otra cultura, tiene su encanto.

Y llega el final, y es lo mejor de todo. Le pone un broche perfecto, queda muy claro el mensaje, y todo lo que ha sucedido tiene su razón de ser, y te das cuenta de que no había podido ser de otra manera.
Recomendado si te gustan las historias cocidas a fuego muy lento, viajar a otra época, y conocer personajes de los que vas a saber los sentimientos y pensamientos más profundos e inconfesables acerca del amor, la amistad, el tiempo, la muerte y la pasión.

PUNTUACIÓN: 4/5 Muchas gracias a Papá Noel que me lo trajo por Navidad sin pedírselo.





lunes, 9 de abril de 2018

Pollo con ciruelas

  • MARJANE SATRAPI



  • Traductor: Manel Domínguez
  • Tapa blanda: 88 páginas
  • Editor: NORMA EDITORIAL, S.A.; Edición: Translation (23 de abril de 2005)
  • Colección: CÓMIC EUROPEO
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498141893
  • ISBN-13: 978-8498141894

                                                                   MI OPINIÓN
"Pollo con ciruelas" es perfecta. Sobrecogedora, impactante, emotiva, desgarradora, y cualquier otro adjetivo que tenga que ver con eso que se te remueve cuando lees algo que te da de lleno.

Muchos hemos conocido a Marjane Satrapi por su famosa saga Persépolis, de la que también dirigió película. Una joya en blanco y negro, que me llevó a buscar algo más de la autora y no sé qué fortuna jugó a mi favor el día que decidí llevarme este libro, "Pollo con ciruelas" a casa.

Es la historia de Nassar Ali, un iraní al que le rompen su tar (instrumento parecido al violín) y su alma. Intentará reconstruirla, y para eso haremos un viaje vital con él que durará siete días.

Es un cómic, pero da igual, yo tampoco los solía leer desde aquello de Esther y mira que ha llovido, esto lo tenéis que leer, de verdad, no lo dejéis pasar. No suelo intentar hacer cambiar de idea a nadie, pero aquí lo quiero intentar aunque mi capacidad de manipulación es bastante pobre, pero es que si pudiera pedir un deseo (bueno, mejor dos), uno de ellos sería que todos leyeran este libro. No soy capaz de explicar lo que vais a sentir pero os prometo que lo haréis, que en ningún momento querréis abandonarlo, ni os preguntaréis dónde está eso que tanta emoción me ha causado a mí porque lo veréis enseguida.

Marjane no necesita inventar cosas raras, de hecho en las primeras páginas te cuenta el final para que te quedes tranquilo y te fijes en lo que hay de verdad en el libro, en lo que significan lo que de lejos parecen simples dibujos en blanco y negro. Para que descubras cómo son esos personajes, desdichados, peleones, amargados a veces y muy pasionales. Personajes que dibuja con sencillos trazos y manchas de tinta. No sé cómo lo hace, parece magia, bueno no, es magia y la magia es un arte. Y que lo diga yo que soy una loca de los colores, una friki del Disney ya tiene mérito. Pero le da una dimensión a la luz y a la sombra, al blanco y a la falta absoluta de color que es el negro que no puedes dejar de mirarlo y empezar sentir todo lo que ella ha querido contar.

No engaño a nadie, algunas cosas son más complicadas de entender, incluso pueden provocar cierto rechazo hacia los personajes y su manera de entender la vida. La distancia cultural que nos separa hace que esos detalles pudieran enfriar la relación lector-historia, pero solo es la piel, debajo de esa piel somos iguales, y entenderemos lo universal que son algunos sentimientos y cuánto nos parecemos todos por dentro.

Apenas hay texto, pero el que hay es contundente y conciso, necesario para entender también el contexto social, cultural e histórico, estamos en Irán en el 1958. Y encima hasta con un par de enseñanzas que vaya, no podían estar mejor escogidas. La fuerza de la historia se concentra en los diálogos y en los dibujos. Y no sé cómo pero encima te cuenta la historia de toda la familia, no falta nada.
La lectura de este cómic es un viaje de emociones, con un poco de humor, socarrón y sarcástico, mala leche y pasión, con aire de fábula.

Y si ya no te había fascinado suficiente el camino, espera que llega el final. ¿Sabes cuando te das un golpe tan fuerte que por un instante el aire no te entra y no puedes decir ni ay? Pues así. Se te corta la respiración y si te detiene el pulso. Es increíble.

No sé qué combinación de ADN hay que tener para hacer estas cosas, para crear estas historias que se salgan del papel, que se metan por debajo de la piel del lector atravesando todas las barreras. Supongo que simplemente tienes que ser Marjane Satrapi. Por cierto, también hay peli de esta, pero no de animación sino con actores y dirigida por Marjane.

PUNTUACIÓN: IMPRESCINDIBLE LECTURA.