lunes, 6 de abril de 2020

Iluminada

  MARY KARR


  • Traductora: Regina López Muñoz
  • Tapa blanda: 584 páginas
  • Editor: Periférica & Errata naturae; Edición: En co-edición con PERIFÉRICA (4 de marzo de 2019)
  • Colección: Periférica & Errata naturae, nº7
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416544980
  • ISBN-13: 978-8416544981

                                                                    MI OPINIÓN
"Iluminada" es el relato honesto, descarnado y con humor de un descenso en caída libre al infierno y el recorrido para volver a la superficie.

Mary Karr arrastra un pasado casi imposible de soportar, hija de madre alcohólica de vida desordenada y un padre que hizo lo que pudo. Una hermana, Lecia, que ha conseguido capear el temporal. Mary, que ahora es madre, ve impotente y desesperada cómo está repitiendo la historia con su propio hijo y toma consciencia de ello para tomar el que quizás fuera el último tren. El viaje a la normalidad y la recuperación va a estar lleno de dificultades, recaídas y mucho dolor.

Mary Karr vuelve a desangrarse como ya lo hiciera en el anterior libro, "El club de los mentirosos", y nos cuenta esta segunda parte o más bien diría que es un complemento del anterior. Comencé a leerlo por el simple placer de volver a la literatura de una autora que me ganó con ese libro. Su tono irónico, su mala leche, y su sentido del humor no oculta la crudeza de los hechos. Las estrecheces económicas, incomprensibles para el trabajo que tienen ella y su marido, y todas las piedras, a veces, montañas que se encuentra en el camino.

Y todo eso con el terrible agravante del problema con el alcohol que es lo que determina todo lo demás. En un acto de generosidad con el lector, y conservando la ironía y el humor, cuenta detalladamente el proceso, una introspección complicada y muy valiente. Digo lo de valiente porque hay que serlo para exponerse de esa forma ante tantos lectores y permitir que desconocidos visiten esos lugares oscuros y conozcan todos tus peores secretos. Creo que nunca le he contado tanto de mí a nadie, ni siquiera a las personas que más quiero y en las que confío, siempre uno se guarda cosas y ella no.

Dividido en cuatro partes, sin estructurar diálogos con los habitualesguiones, el libro mantiene un ritmo fluido y natural que lleva al lector de la mano, sin ponerle obstáculos. La honestidad y la situación generan empatía y también interés. Si bien no ahorra ninguno de los dolorosos episodios que le provocó su enfermedad, las dificultades y las complicadas relaciones con parejas, familiares y amigos tampoco escatima a la hora de detallar el proceso de desintoxicación en el que está muy presente la espiritualidad, muy ligado a la religión, que a Mary le cuesta especialmente pero que al final encarrila a su manera.

El resto de personas que desfilan por esta especie de biografía novelada, son peculiares y maravillosos, en especial su hijo Dev, su madre y su hermana, sin olvidar a los tutores y la gente que la ayuda en el tratamiento, con los que forma una segunda familia.

Acompañar a Mary en esta odisea particular, ha sido un placer lector, lleno de emociones. Si hay que leer el otro primero, yo diría que sí, pero esto no es ley, ya se sabe, que cada uno puede hacer lo que quiera pero todo junto tiene mucho más sentido aparte de que "El club de los mentirosos" es un novelón.

PUNTUACIÓN: 4,5/5

lunes, 30 de marzo de 2020

El gatopardo

GIUSEPPE TOMASI DI LAMPEDUSA


  • Traductor: Ricardo Pochtar
  • Tapa blanda: 328 páginas
  • Editor: Editorial Anagrama; Edición: 1 (20 de marzo de 2019)
  • Colección: PANORAMA DE NARRATIVAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8433980300
  • ISBN-13: 978-8433980304

                                                                        MI OPINIÓN
"El Gatopardo" es una colección de postales llenas de luz y calor.

Fabrizio es el patriarca de una de las familias más poderosas de la región. Su mundo, amenazado por la revolución y unos herederos que parecen incapaces de mantener su status, puede llegar a su fin o no. La novela es un retrato de la vida de este hombre en su Villa, una vida en la que solo suceden un par de cosas importantes y la mayor parte del tiempo no pasa nada más que el tiempo. Una novela costumbrista y contemplativa con el poder mágico de transportar al lector.

Dividido en ocho partes en los que únicamente se indica la fecha, es un libro que a simple vista parece denso y puede resultar desalentador. Sin apenas espacios, con párrafos interminables compuestos de frases muy largas y un vocabulario muy rico pero que a veces puede resultar confuso por la falta de costumbre. Su lectura es un ejercicio de paciencia, de controlar ese ímpetu con el que estábamos viviendo al menos hasta ahora pero que recompensa ese esfuerzo transportándote a un lugar lejano en el espacio y el tiempo, un mundo lleno de colores y mucha luz.
Un narrador omnisciente en tercera persona es el encargado de acompañarte a la Villa Salina y Donnafugata, los lugares donde transcurre esta historia sin apenas trama. Una trama somnolienta que en la mayor parte del libro está reposando y de vez en cuando despierta para hacer avanzar la historia con amores y tejemanejes políticos y sociales.

Aunque el personaje de Don Fabrizio, el Gatopardo es el eje central de la historia, todo lo que le rodea, los lugares y las costumbres, le roban el protagonismo gracias a las descripciones exhaustivas que son las que hacen que el lector se sienta a gusto entre sus páginas, acompañándolo en sus quehaceres diarios, en sus visitas a lugares poco recomendables y conociendo al resto de personajes. Entre ellos, destaca el sobrino Tancredi, a quien el señor tiene más consideración y aprecio que a ninguno de sus siete hijos. Este personaje es el que trae la historia de amor mezclado con intereses políticos y ambición.
Las mujeres cumplen el papel que la sociedad de la época y su clase social les atribuía, por lo que están relegadas a un segundo plano.
Pero todos juntos forman un grupo interesante y entretenido, igual de detallado que está el espacio físico lo están también las costumbres según las clases sociales, el contraste entre nobles y campesinos, cada uno con sus pequeñas historias.
Transcribe sentimientos, pensamientos e inquietudes manteniendo ese estilo a veces demasiado recargado pero certero y bello.

Los hechos históricos, la historia transcurre en 1860 con dos saltos temporales posteriores, no tienen demasiada relevancia, solo en la medida en que pueden cambiar la vida de los personajes y no entra demasiado en ellos. Yo se lo agradezco pero los que tengan apego al género histórico se van a ir algo decepcionados.

Es justo decir que la edición es muy completa, contiene un prefacio en el que explican las aventuras de la novela en sí hasta que fue publicada, con cartas del autor que no llegó a verla publicada y un posfacio en el que hay cosas muy interesantes.

Creo que es un libro que en otro momento tal vez no me hubiera gustado, aunque me hubiera resultado más fácil leerlo ya que en más de una ocasión me he perdido en sus frases y he tenido que releer algunos párrafos. Pero dadas las circunstancias y el valor añadido emocional que ha tenido para mí porque ha hecho que sienta más cerca a quien me lo ha prestado, ha sido la lectura ideal. No me importa que no hayan pasado demasiadas cosas, lo que me importa es que me permitía ir a descansar a casa de los Salina. Se ha quedado grabado en imágenes.

PUNTUACIÓN: 4/5

Suerte y ánimo. Un abrazo para todos.

lunes, 23 de marzo de 2020

Lo que el viento se llevó

MARGARET MITCHELL


  • Traductores: Juan G. de Luaces y J.Gómez de la Serna
  • Tapa blanda: 992 páginas
  • Editor: B de Bolsillo (Ediciones B); Edición: 001 (16 de enero de 2020)
  • Colección: MAXI
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8413141281
  • ISBN-13: 978-8413141282
                                                                  MI OPINIÓN
"Lo que el viento se llevó" es una lectura imprescindible que todo lector debería regalarse.

¿En serio tengo que poner una sinopsis? La novela es Scarlett, su vida en la que van a aparecer todo tipo de obstáculos, muchos de ellos producto de la terrible Guerra Civil que dividió Norte y Sur y volvió del revés la estructura social con la liberación de esclavos. Desde su vida frívola y despreocupada juventud en la plantación de Tara junto a su familia acompañaremos a este fascinante personaje que se encontrará piedras en el camino a cual más grande que enfrentará con coraje a la vez que se pelea con los problemas que le trae su corazón caprichoso y egoísta.

Un narrador clásico cuenta la historia de forma lineal, sin trampa ni cartón, no lo necesita porque gracias a su habilidad para describir escenarios y personajes y de combinar narración con diálogos, consigue que el lector entre en la novela. Abrir el libro es como pegar un salto y entrar en sus páginas, sin esfuerzo ninguno, basta con leer las primeras frases y ya estás en Tara acompañando a la joven Scarlett. Descripciones que si bien no les falta detalle alguno en ningún momento frenan una trama que fluye de forma natural, va sola, con un ritmo constante en el que aparecen momentos de tensión y otros de transición que ayudan a trasladarse de un escenario a otro.

La narración es tan potente que enseguida se te olvida la película, que es otra joya en lo suyo, pero ya en los primeros capítulos estás perdido en algo diferente.

Una trama que tiene como elemento principal el recorrido vital de Scarlett y de muchos de los personajes que la acompañan. Al mismo tiempo van sucediendo hechos históricos, sí, tengo que reconocer que Margaret Mitchell me la ha colado, me he leído una novela histórica y encima de guerra sin darme cuenta y he disfrutado muchísimo a la vez que creo haber aprendido. No deja de lado tampoco temas como el papel de la mujer en la época, la estructura social, la esclavitud y la política, todo ello formando parte de una historia fascinante.

Pero hablar de este libro es hablar de Scarlett, un personaje perfecto, su esencia se mantiene durante las mil y pico páginas que tiene pero hay una evolución alucinante, la ves crecer y enfrentarse a sus problemas con arrojo y mucho coraje aunque tiene muchas sombras en otras facetas. No es alguien con quien vayas a empatizar demasiado aunque en muchos momentos causa verdadera admiración, sin embargo, como personaje es tan atractivo que es un verdadero imán.
Rhett es el contrapunto perfecto para ella, aunque menos brillante está a la altura, y junto con Melanie, que personalmente es mi favorito aunque literariamente lo sea Scarlett, forman las tres razones principales por las que creo que esta novela es una lectura necesaria e inolvidable. El resto de los personajes están bien elaborados pero en el punto justo para cumplir la función de cada uno de ellos. Todos representan algo y su descripción y la profundidad de la misma están en consonancia con ello.

La novela es un viaje fascinante, una historia de amor en tiempos de guerra, de penurias y reconstrucción, un amor que va transformándose para llegar a un final redondo y perfecto.
El libro perfecto para escapar durante horas, vivir el placer de la lectura o descubrirlo.

PUNTUACIÓN: 5/5

Mucha suerte a todos, ánimo y un abrazo.



lunes, 9 de marzo de 2020

La niña en llamas

CLAIRE MESSUD
  

  • Traductora: Amelia Pérez de Villar Herranz
  • Tapa blanda: 208 páginas
  • Editor: Galaxia Gutenberg, S.L.; Edición: 1 (26 de septiembre de 2018)
  • Colección: Rústica Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8417355537
  • ISBN-13: 978-8417355531
                                                                    
                                                                MI OPINIÓN
"La niña en llamas" es una novela que muestra una conmovedora realidad desnuda.

Cassie y Julia son amigas desde el jardín de infancia hasta que en esa turbulenta y complicada etapa llamada adolescencia las cosas se tuercen para una de ellas, mientras Julia sigue el camino recto ayudada por unas circunstancias que no le ponen demasiadas trabas, a Cassie la vida le reparte malas cartas.

Primera recomendación, por si no te interesa la reseña pero que es muy importante, no leas la sinopsis completa del libro.

Es Julia, la chica con una vida corriente la que va a contar su historia de amistad con Cassie, dos personas que no se parecen en nada y que da la sensación de que son esas evidentes diferencias las que las mantienen unidas, esa especie de búsqueda de lo que no tenemos, una mezcla de atracción y necesidad. Las dos protagonistas son cara y cruz de una misma moneda. Con un estilo directo, muchas reflexiones que complementan los hechos y unos diálogos que dotan de vida y carácter a los personajes, en apenas 200 páginas desgrana esta historia que podría estar ocurriendo en cualquier lugar ya que es el realismo lo que hace que la novela tenga un encanto especial y lo que engancha al lector.
Hace un retrato fiel de lo que es la adolescencia real, tan alejado de lo que prolifera en la literatura, el cine y la tv, estas chicas tienen granos y su cuerpo está a medio definir, no dan pie con bola en las relaciones con los chicos y andan por la vida dando palos de ciego. Y es esto lo que más me ha gustado del libro. Creo que sería una lectura muy buena para llevarla a los institutos. No digo que lo otro tenga que desaparecer, porque es ficción y la ficción está para soñar, que tampoco hay que estar todo el día dándose latigazos de realidad como un penitente, pero me parece excesivo lo que hay.

La relación de amistad va pasando por muchas fases, sobre todo al principio está lleno de bonitos recuerdos, evocadores y que ponen los cimientos para que las cosas luego vayan como van y Julia intente salvar a Cassie cuando llega el momento a pesar de lo que pasa por el camino. Pero también hay mucha crudeza, tensión y cierta tristeza propia del despertar y de las circunstancias en las que vive Cassie. Junto a ellas aparecen otros dos personajes con mucho peso, sus madres, que también son muy diferentes pero interesantes de descubrir. Los padres, uno está ausente y el otro casi como si lo estuviera. También hay otros amigos y personajes secundarios que redondean la historia.

Una novela que da mucho que pensar, con unos personajes complejos donde lo que más destaca es la honestidad y que se cierra con un poético final.

PUNTUACIÓN: 4/5 Gracias Claire, alguien tenía que contarlo.




lunes, 2 de marzo de 2020

Olga

BERNHARD SCHLINK



  • Traductor: Carles Andreu
  • Tapa blanda: 256 páginas
  • Editor: Editorial Anagrama; Edición: New (5 de junio de 2019)
  • Colección: Panorama de narrativas
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8433980394
  • ISBN-13: 978-8433980397


                                                               MI OPINIÓN
"Olga" es una joya imprescindible en la vida de cualquier lector al que le guste la literatura que emociona.

Olga nace a finales del XIX, la vida no hace más que darle bofetadas y empujones y rara vez le tiende la mano, y aun así ella persevera y se agarra a sus sentimientos como a un clavo ardiendo para encontrar un sentido. El libro nos narra su vida de niña huérfana con unos amigos muy especiales que la hacen vivir una infancia feliz hasta que crecen y las cosas se complican. El amor le jugará una mala pasada, ella no es mujer de grandes exigencias pero a Herbert le falta un poco de generosidad y bajarse del pedestal de vez en cuando, un aventurero al que le duele el cuello de tanto mirarse el ombligo. Entre todo eso, Olga se busca un futuro como maestra y luego como costurera, suceden muchas cosas a lo largo de la historia pero lo más importante es lo que siente.

El libro está dividido en cuatro partes, narrador en tercera persona para las primeras, luego cambia a primera por algo que sucede en la trama y no porque al autor le haya dado por tocarle la moral al lector con jueguecitos. En la última parte tenemos correo postal.
Schlink es de los que hace auténticas maravillas con las letras. A veces parece que ni siquiera estás leyendo, que la historia salta sola del libro a ti, como si la escucharas. Las palabras vienen solas y todas juntas forman algo muy bonito y profundo al mismo tiempo. No escatima en vocabulario, adjetivos y todas las comas necesarias para componer largas frases y párrafos que describen lugares de forma precisa que transportan al lector, lo llevan de la mano para conocer a este personaje tan especial. Con ese mismo estilo pulcro, detallado y fluido expone sus sentimientos, su forma de pensar y actuar.

Olga es el personaje perfecto, de hecho cuando estás leyendo se te olvida que es ficción y tienes la sensación de que es alguien que existe en la realidad. Hace un viaje interior que atrapa desde el inicio y que emociona tanto que se queda pegado incluso después de la lectura. Me impresiona que alguien pueda escribir tan bien sobre algo tan impreciso y complejo como son los sentimientos que muchas veces no sabemos explicar, el autor se crece ahí donde otros salen como pueden diciendo eso de "no encontraba palabras para explicarlo", él las conoce, ni que las tuviera escondidas.
Por supuesto que hay otros, Herbert, Ferdinand, Viktoria, Eik, y pese a que todos son muy buenos personajes aunque algunos no tan buenas personas, están a la sombra de Olga.

Un libro maravilloso que da mucho que pensar y más aún que sentir.

PUNTUACIÓN: 5/5

lunes, 24 de febrero de 2020

La estación de las mujeres


  • CARLA GUELFENBEIN


  • Tapa dura: 152 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (16 de mayo de 2019)
  • Colección: HISPANICA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 842043759X
  • ISBN-13: 978-8420437590

                                                                    MI OPINIÓN
"La estación de las mujeres" es un collage de historias tristes con un punto de tensión que emociona menos de lo que debería.

Trata de la vida de varias mujeres heridas en un momento crucial de su existencia en el que se plantean hacer algo, esperar o aceptarlo y dejarlo estar. Margarita, casada con un profesor de Universidad que le es infiel por aburrimiento se ve envuelta en una trama que le toca de refilón pero que le da un sentido a esa existencia insustancial que llevaba, la desaparición de Anne. Elizabeth le escribe cartas a una amiga para contarle su historia de amor con Leonard, y un narrador omnisciente nos cuenta la historia de Juliana que el día de su catorce años descubre un cadáver en la residencia de estudiantes a la que va a limpiar con su madre y la de Doris, amante alcohólica de Gabriela Mistral.
Y ahora me diréis que menudo lío he montado y no hay quien se entere, pues entonces lo he hecho muy bien porque eso te pasa cuando lees esta novela. Que es un lío, no porque salte de una historia a otra sino porque no las sitúa bien en el tiempo y deja todo como medio a decir y raro, con demasiada información inconexa en algunos casos. Por lo que es un libro que exige cierta dosis de paciencia, para cogerle el punto y para esperar a que todo se vaya más o menos encajando, cosa que se consigue pero como a medias. A ver si me explico. Las historias están todas conectadas, unas más integradas que otras, por ejemplo la de Doris, amante de Gabriela, es como la artista invitada que sale en un capítulo de la serie para darle empaque. Es una de las más desaprovechadas y de las que más deja cosas en el aire. Al final todo encaja y el conjunto tiene sentido pero queda un poco seco, como sin brillo, es como un coche al que se le va acabando la gasolina hasta que se para.

Empieza con un capítulo impresionante, un pelotazo, con Margarita explicando cómo se siente en sus cincuenta años cuando sus hijas independientes ya viven en otro país y su marido intenta agarrarse a una juventud que ya no tiene. Aquí es donde la autora despliega su talento y escribe de esa forma tan bonita que a mí me gusta mucho. Hace un relato perfecto de ese mapa interior a veces tan difícil de comprender. Deja muchas frases que dan en el clavo. Las metáforas las borda, son geniales tanto en el significado como en la forma.
Estamos en la actualidad, en Nueva York, ciudad en la que transcurren todas las historias salvo algunos recuerdos de los personajes. El resto de tramas algunos sí y otros vuelven al siglo pasado. Cada capítulo lleva el nombre de su protagonista. No se molesta en describir espacios abiertos, pero sí lo hace cuando es necesario en los hogares, porque es algo que forma parte de los personajes y que tiene cierto papel en la trama. Son descripciones muy sencillas que no abusan de adjetivos o detalles pero crean una imagen muy concreta.

Las historias son todas muy tristes, gente que ama pero no se siente correspondida, que sufren a cuál más y se sienten perdidas, hay dolor, amor, sexo, traición y una muerte. Mirad, es como cuando hay una reunión de jubilados y empiezan a competir a ver quién tiene más achaques, citas con el especialista y recetas. Estas mujeres compiten a ver quién la cuenta más triste.

Carla Guelfenbein es una autora que me ha ido decepcionando poco a poco, leí hace unos años, Nadar desnudas, y pensé que leería todo lo que pudiera de ella, me ganó por la mano, pero la siguiente, Contigo en la distancia ya empezó a cojear y esta de ahora un poco más. Igual lo he hecho mal y tenía que haber ido para atrás, a las anteriores. El problema es que ha sido demasiado caótica y aquí es donde ella dirá, yo en mi caos me entiendo y tengo un orden, pues bien, pero espera que te entendamos nosotros. Caótica y que ha puesto muchos elementos sobre la mesa que no ha desarrollado bien y que ha dejado unas cuantas preguntas sin respuestas, y la verdad es que no me importa, eso es lo peor.

Una novela de las que pasan sin pena ni gloria, que como es cortita se lee bien y vale para un par de tardes.

PUNTUACIÓN: 3/5

lunes, 17 de febrero de 2020

La canción de los vivos y los muertos

JESMYN WARD


  • Traductor: Francisco González López
  • Tapa blanda: 260 páginas
  • Editor: Editorial Sexto Piso (10 de septiembre de 2018)
  • Colección: NARRATIVA SEXTO PISO
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416677913
  • ISBN-13: 978-8416677917


                                                                        MI OPINIÓN
"La canción de los vivos y los muertos" es una pedrada directa en el corazón del lector que incapaz de abandonar a su gran protagonista tira hasta un final redondo.

El viaje desde su casa en el sur, en el golfo de Misisipi a la penitenciaria Parchman donde van a recoger a Michael es la excusa para contar la historia de Jojo, de trece años, su madre, Leonie y Richie. Un día a día muy difícil, demasiado duro para un niño que depende del cariño y el cuidado de sus abuelos, la mujer que lo parió que es una cabrona y un personaje muy peculiar que cuenta su terrible historia y le da sentido a todo.

Tenemos tres narradores, Jojo, Leonie y Richie que se van repartiendo los capítulos. Jojo y Leonie siguen la misma línea argumental aportando un punto de vista distinto, cada uno según su forma de ser y entender lo que sucede pero avanzando en la trama, sin repetir lo que ya pasó. Richie tiene una historia paralela, que es más dura todavía pero que en cierto punto se une a la principal.

Estamos ante uno de esos libros que hay que coger aire para empezar a leer, no nos va a llevar a ningún lugar agradable, poco a poco la historia se va volviendo cada vez más oscura y cuesta encontrar esa grieta por donde va la luz. Por lo tanto la autora recurre a un estilo muy directo, a llamar las cosas por su nombre y adaptar de forma brillante el tono al narrador correspondiente. Abundan las palabras soeces y a veces cierta simpleza en la expresión, sobre todo cuando la que habla es Leonie, pero es que la tía no da para más. Eso la hace creíble, que se exprese de forma coherente a su carácter, deleznable y de los de bofetada con la mano vuelta.
Aunque sea así de cruda tiene muchos elementos que la embellecen dentro de lo posible, describe y crea ambientes muy precisos, concretos y consiguiendo un gran realismo.
También maneja con habilidad un elemento sobrenatural que introduce en la historia que le da mucho sentido sin estropearla ni convertirla en algo surrealista que te saque de la lectura.

Lo mejor sin duda son los personajes, se muestran en toda sus dimensiones, son muy intensos todos. En realidad, lo que sucede no es tan importante, lo que hace es mostrar sus vidas. Como ya habréis notado, Leonie no se ha ganado mi simpatía en ningún momento. Al principio le di su oportunidad, que errores los cometemos todos, pero cuando no te afectan solo a ti, igual hay que pensar mejor las cosas. Es verdad que no lo ha tenido fácil pero tampoco tan difícil. No hay manuales para ser el padre perfecto, o la madre perfecta, ni siquiera hay una sola forma de hacerlo pero robarle la infancia a dos niños es un delito que ni con infierno paga el que lo comete.
En el otro lado de la balanza está Jojo, un personaje maravilloso, un niño obligado a crecer demasiado pronto, a ejercer un papel que no le corresponde pero que asume con todo su corazón. Este es de los que se queda en el rincón de los personajes especiales.
Richie es alguien a quien descubrir leyendo el libro porque es una pena contarlo y estropearlo.

El resto lo conocemos a través de los narradores, que le dan voz con muchos diálogos muy logrados, todo contado como si hubiera sucedido de verdad. Ma y Pa, los abuelos son increíbles y muy especiales, Michael es como Leonie así que mejor no mirar para él. La pequeña Kyla es ternura.

Los temas que toca son el racismo, la pobreza, las drogas y la muerte. Todos afectan a esta familia que tiene una vida dura sin ilusiones y con sobredosis de realidad. Es el típico libro que al leerlo piensas, pues tampoco me va tan mal.

Y después de tanto sufrimiento y de atravesar este valle de lágrimas con cierta distancia, llegamos a un final que lo redondea y te deja una sonrisa triste, pero sonrisa al fin y al cabo.

PUNTUACIÓN: 4,5/5