lunes, 23 de mayo de 2022

El oscuro adiós de Teresa Lanza

TONI HILL



  • Editorial ‏ : ‎ GRIJALBO; 001 edición (11 febrero 2021)
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 464 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8425359910
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8425359910


                                                                MI OPINIÓN

 "El oscuro adiós de Teresa Lanza" es una feria de tópicos y clichés que se salva por un manejo hábil y talentoso del ritmo y la intriga que lleva a un buen final.

El adiós, o mejor dicho, suicidio de Teresa es oscuro porque está lleno de interrogantes. En la novela, ella y otro narrador irán desglosando todas las miserias de las familias que viven en una urbanización a las afueras de un pueblo donde nunca ocurre nada. Desapariciones, amoríos, traiciones y delitos varios van salpicando las hojas hasta confluir todas en el punto en común, Teresa Lanza.

Los capítulos del libro se van repartiendo en dos secciones que se alternan a lo largo de toda la novela, una de ellas Teresa y la otra, Los vivos. Tenemos dos narradores, primera persona para los capítulos de Teresa y un narrador omnisciente para Los vivos. En este caso, tengo que decir que el autor acierta con la estructura, que gana en dinamismo y fluidez pero además lo resuelve muy bien ya que son dos tonos y formas de expresarse diferentes. En el caso de Teresa, el tono es reflexivo y profundo y acerca mucho al personaje al lector, es lo que le hace seguir pasando páginas. En Los vivos, pisa el acelerador, es donde sucede casi toda la acción, un estilo sencillo que prescinde de adornos y datos superfluos.

El escenario es un compendio de temas actuales, demasiados para mi gusto. Da la sensación de que Toni Hill abrió la lista de trending topic de Twitter y dijo venga, qué temas van, corrupción, eutanasia, los medios de comunicación y juicios paralelos que destrozan vidas de gente inocente, mujeres que llegan tarde a la maternidad, infidelidades a tutiplén, mafias, salud mental, y algunos más que no voy a enumerar porque me canso y además me aburre. Y con este entramado lo que hace es tejer un sostén para la trama que salva el libro, la de una venganza y una parte de thriller que sobre todo en la parte final alcanza sus cotas más altas y que gana mucho con las reflexiones de Teresa y sus "vivencias" como fantasma.

Con los personajes ocurre otro tanto de lo mismo. Solo salvo a Teresa, que es el que me ha parecido el más auténtico y humano. Y también a Max, que es un retorcido de manual, de esos que uno espera no encontrarse nunca en la vida pero que para la literatura son geniales. En el resto de personajes, también había oferta de clichés y tópico, de todo con muy pocas características que los haga originales, debía haber saldo cuando el autor fue a por ellos, mujeres que no se enteran de dónde sale el dinero de casa, me lo llevo, inmigrante con secuelas de vida anterior que delinque aunque es buena gente, hala, otro más, mujer con éxito profesional que además es madre y tiene un marido que se queda en casa a cuidar de la prole, este también, para dentro, mujer adulta descubriendo placeres a jovencito inexperto, ¿a que te suena?, y así, cuando piensas, pues ya está, aquí ya no cabe uno más, pues sí, sí que cabe, pero ya también lo dejo aquí, léete la novela.

Una novela que se lee muy fácil, que va sola, la primera mitad es muy previsible y casi puedes dejar medio cerebro hibernando, luego empieza lo nuevo, justo a tiempo para evitar que cierres el libro. Es cuando arranca lo diferente, esa parte de la trama que no sabes cómo va a terminar. Es el libro ideal para matar el rato, con el que no lo vas a pasar mal salvo un momento en el que piensas que un personaje va a hacer una cosa pero alguien lo impide en el último momento. El final es redondo, satisfactorio, remata todos los hilos y responde a todas las preguntas. 

PUNTUACIÓN: 3/5

lunes, 16 de mayo de 2022

El colibrí

SANDRO VERONESI



  • Traductor: Juan Manuel Salmerón Arjona
  • Editorial ‏ : ‎ Editorial Anagrama; N.º 1 edición (4 noviembre 2020)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 320 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8433980726
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8433980724

                                                                        MI OPINIÓN

 "El colibrí" es un auténtico valle de lágrimas, con algunos momentos estelares, un final efectista pero extremadamente pesado de leer.

Marco es un oftalmólogo que un día recibe la visita del psicoanalista de su mujer que viene a traerle una noticia que al final no le da pero que termina por complicarle la vida. Este es el punto de partida de un relato que vendrá a desgranar los acontecimientos familiares y vitales más importantes de Marco, sus relaciones con familia y amigos, un amor imposible y muchas enfermedades, pérdidas, ausencias y sobre todo, dolor, con muy pocos momentos de luz.

Sí, lo sé, vengo a dar la nota, porque este es un libro encumbrado por los lectores en general y la crítica, que han disfrutado mucho con el sufrimiento de este personaje y su vida en la que todo lo que puede salir mal, sale peor. La culpa de que esto no haya funcionado la tenemos los dos, el libro y yo, cincuenta/cincuenta. Y ya os voy a contar por qué.

Un narrador omnisciente que sigue a Marco y a través de su mirada, es el encargado de situarnos en los distintos escenarios y momentos en los que se va a desarrollar la historia. Al inicio de cada capítulo indica estos datos para que el lector no se pierda. Va contando cada parte de la historia según surge la necesidad de determinada información para entender el momento actual. También incluye varias cartas, unas escritas por el propio Marco a su hermano Giacomo que nunca le contesta, y otras que intercambia con Luisa, su amor imposible, que contesta cuando le parece. 

Es una novela centrada sobre todo en los sentimientos y las vivencias más íntimas de los personajes, principalmente de Marco, y los demás, en relación con él. Es un dramón con mayúsculas, todo se tuerce en algún momento y son muy escasos los momentos de felicidad que tiene Marco. Es verdad que hay gente que tiene muy mala suerte en la vida, que como decía Pau Donés, han nacido en la cara mala y llevan la marca del lado oscuro, pero cuando se trata de leer, yo siempre pienso lo mismo que leí una vez en un libro de Félix J. Palma, "no le robes la esperanza a los lectores", pues eso, que yo, si me roban la esperanza, pues acabo por no sentirme bien leyendo y cojo distancia con unos personajes que precisamente buscan lo contrario, sensibilizar al lector y ganarse su empatía. En este caso, el único que lo ha conseguido es el padre de Marco, Probo, otro al que le pintaron bastos en la vida, pero que sí me ha conmovido, me ha producido ternura y empatía. 

Aparte del cúmulo de desgracias y desventuras, lo que no me ha convencido tampoco es el amor imposible entre Luisa y Marco. Estoy muy a favor de los amores irrealizables, son entretenidísimos, le das al botón de la imaginación y te vuela el cerebro, pero una vez que se resuelven, para bien o para mal, pues ya estaría, sin embargo, estos dos personajes siguen lastrados por algo que no tiene ni ton ni son y que dura demasiado. 

Pero lo peor no es esto. Lo peor es el estilo del autor. A ratos me ha funcionado, y por eso digo que hay varios momentos estelares, muy buenos, muy bien narrados y que parecía que iban a levantar la historia. Pero hay tres cosas que llevo muy mal y que han hecho que la lectura me haya producido un auténtico hastío. Las repeticiones, el uso y abuso desesperante del demostrativo "aquel" en todas sus formas de número y género en plan "aquel café, que nos tomamos aquella tarde, en aquel rincón de aquella cafetería", y las interminables enumeraciones. Párrafos de seis páginas me parecen fuera de lugar, un paréntesis de más de media página, que cuando llegas al final y ves el signo de cierre ya ni te acordabas de que era un paréntesis,  tres páginas para hacer un inventario de muebles del hogar me sobra, algunas cartas donde se juntan muchas palabras pero que acaban por no decir nada o empiezan con el lamento gitano y pierden encanto. Un alarde de gran conocimiento de vocabulario que tampoco ha hecho otra cosa que romper el ritmo de la narración. No es que haya que reducirlo todo a sustantivo, verbo y escribir como un adolescente en Twitter, eso no, pero tampoco hay que pasarse y colocarle ocho adjetivos a cada sustantivo, entre Pepín y Pepón, está Pepe. 

Y todo esto, nos lleva a un final efectista, inteligente pero también un poco tramposo. Marco toma una decisión que lleva al lector a pensárselo dos veces, es inevitable hacer la reflexión personal al respecto, pero tiene alguna que otra cosa cuestionable. 

Y esto es lo que hay. Si te gusta el estilo denso y rococó como esas casas en las que entras y no encuentras hueco donde poner la mirada y estás todo el rato temiendo romper algo, te va a encantar el libro. Y si también te gusta el drama literario non stop, pues disfrutarás mucho, tanto como montones de lectores que están entusiasmados con esta novela y su autor. 

PUNTUACIÓN: 2/5 



lunes, 9 de mayo de 2022

La anomalía

  • HERVÉ LE TELLIER


  • Traductor: Pablo Martín Sánchez
  • Editorial ‏ : ‎ Seix Barral (31 marzo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 368 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8432237922
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8432237928

                                                                  MI OPINIÓN

 "La anomalía" es una novela compleja, entretenida y diferente que exige concentración al lector pero pierde fuerza al final.

Contar de qué va esta novela es un follón. Porque si lo explico mucho, pues ya para qué la vas a leer, si no lo explico, pues te vas a quedar como estás. Así que por decir algo, un avión se acerca a Nueva York cuando atraviesa unas terribles turbulencias y aparece en un espacio tiempo distinto. El problema es que ahora resulta que los pasajeros están duplicados, y el gobierno de Estados Unidos tiene que encontrar una explicación y resolver el entuerto. Aparte, la novela va desgranando la historia personal de varios de los pasajeros. Tenemos por tanto una parte de ciencia ficción y otra dramática. 

Para poner orden a este galimatías tenemos un narrador omnisciente. Nos va a contar absolutamente todo lo necesario para poder entender algo que al principio va a resultar confuso, porque aparecen muchos personajes que solo más tarde vamos a descubrir qué tienen en común y además nos presenta un hecho extraño de difícil explicación. Dividido en 3 partes cada una con su título y capítulos que muchas veces llevan el nombre del personaje a desarrollar o algo referente a la trama. El estilo es directo, se nota un esfuerzo por escribir bonito, a veces da lugar a citas interesantes y otras no tanto, por lo que le sobra tanta sentencia. Aun así, está muy centrado en lo que cuenta y no se entretiene con datos superfluos ni intentos rocambolescos de hacerlo pasar por lo que no es. 

Los personajes están bastante bien desarrollados psicológicamente. Ese vuelo iba lo mejor de cada casa incluido un asesino a sueldo, un artista, un hombre con más poder y dinero que vida para gastarlo, niños traumatizados, y un escritor que escribe un libro titulado "La anomalía", ahí lo llevas. Personajes todos con alguna tara o problema vital importante que se verá envuelto en un conflicto muy interesante a raíz de la anomalía. No he tenido especial simpatía por ninguno, tal vez porque no da tiempo pese a conocerlos bastante bien, y muchos de ellos son arquetípicos.

Me quedo con la parte de la ciencia ficción que me ha recordado a mi amada Expediente X, la mejor serie de todos los tiempos, no ha habido ni habrá nada parecido, ni Netflix en sus mejores sueños harán algo así. Los escenarios, la estructura y sobre todo el nivel de atención que exige. Igual que no te podías perder ni un segundo de capítulo en la tv, aquí no te puedes perder una línea porque si lo haces puede que ya no sepas dónde estás. Me gusta que los libros me desafíen siempre y cuando luego todo tenga sentido y en este caso es así.

Hacia el final el libro pierde intensidad y desciende el interés. Una vez resuelto el problema principal, y con una explicación creíble y bien argumentada, y también qué van a hacer los pasajeros a los que hemos ido siguiendo, le da algunas vueltas de más a sus vidas que ya no aportan nada.

Un libro que sirve para entretenerse, que cuenta muchas pequeñas historias que apoyan otra más importante que lo convierte en una novela distinta.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 2 de mayo de 2022

El chivo expiatorio

DAPHNE DU MAURIER

 


  • Traductora: Concha Cardeñoso Sáez de Miera
  • Editorial ‏ : ‎ ALBA; N.º 1 edición (24 marzo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 504 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8490657424
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8490657423

  

                                                                 MI OPINIÓN

 "EL chivo expiatorio" es una historia compleja y un tanto incómoda que da que pensar, en la que todos los elementos encajan perfectamente.

John está pasando los últimos días de vacaciones en Francia, a punto de volver a una rutina que no por buscada le satisface y sintiendo que a su vida le falta algo, se encuentra con un hombre exactamente igual que él. Jean, su doble francés le impone una idea, intercambiarse. Casi obligado a aceptar, John se va a encontrar en un castillo, con una familia en la que cada uno mira su ombligo y donde nadie es feliz. Allí tendrá que apañárselas para que no descubran su impostura y de paso pondrá todo patas arriba y vivirá una vida que él creía debería ser más apasionante que la suya.

John, recién convertido en Jean, nos cuenta su inquietante historia. Es vital el uso de la primera persona para este tipo de relato, se convierte en la llave que abre al lector esta mezcla de drama y thriller. Sentir el desconcierto, las dudas, el temor y también las temeridades que organiza el personaje principal, ver todo a través de sus propios ojos es lo que va a hacer que pese a que la credibilidad se pueda ver comprometida, lo que está contando es tan interesante que cedes. En realidad, podría haber prescindido del tejemaneje del intercambio, y quedaría una novela igualmente interesante y tan bien escrita que es un auténtico placer leerla. Aunque este elemento va a hacer que al final tenga lugar una escena que pone los pelos de punta y corta la respiración

El estilo y la prosa de Daphne Du Maurier merece punto y aparte. Es una maravilla, suena perfecto, haciendo uso de un amplio vocabulario y de muchos recursos literarios va conformando un relato que fluye con naturalidad. Las descripciones no tienen solo un alto poder evocador sino un gran valor narrativo. Consigue un equilibrio perfecto entre la narración y los diálogos, unos diálogos que al mismo tiempo que hacen avanzar la historia y muestran el carácter de los personajes son muy importantes a la hora de lograr esa credibilidad un poco complicada por la idea del punto de partida. 

Los personajes son igual de importantes que la trama, si bien no es una historia excesivamente original, tienen los elementos suficientes como para mantener el interés de principio a fin, varios momentos muy tensos, y constantemente causa una cierta inquietud y desasosiego en el lector. Jean/John es un personaje complejo, que aparentemente es un hombre sencillo y gris pero que en circunstancias extraordinarias saca ciertas cualidades de su carácter que estaban dormidas. Eso lo convierte en alguien que causa empatía en general pero también rechazo en momentos puntuales, lo que ayuda también a hacerlo más real y creíble. El resto del reparto, los miembros de la nueva familia, Béla, una mujer que vive en el pueblo y los empleados del castillo responden a distintos arquetipos con las peculiaridades suficientes como para hacer que funcione todo el conjunto. 

La trama se forma al juntar las peripecias de todos los personajes. Cada loco con su tema y una trama que los pone a todos en su sitio para conseguir una historia que da mucho que pensar. Sobre todo por qué cada uno ha llegado a la situación en la que está y cómo se va a resolver. 

El final. Ay, el final. Que te pone el corazón en un puño y te hace leer de un tirón los últimos capítulos, tragando saliva y casi sin respirar. Aunque es muy bueno, tiene sentido y es coherente, falta que pase una cosa que yo quería que pasar pero Daphne Du Maurier no pensó lo mismo.

PUNTUACIÓN: 4,5/5




lunes, 25 de abril de 2022

Antigua sangre

JOHN CONNOLLY


 
  • Traductor: Vicente Campos González
  • Editorial ‏ : ‎ Tusquets Editores S.A. (23 junio 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 768 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8490669813
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8490669815

                                                                        MI OPINIÓN                                                      

"Antigua sangre" es un parque de atracciones misterioso, macabro y muy excitante con un final de fuegos artificiales.

Fue de casualidad que se me ocurrió ir a una presentación de John Connolly, en realidad, porque estaba ese día yo en la feria y él era el invitado estrella. Y salí tan literalmente feliz que decidí que tenía que leerlo. ¿La pega? Que aunque tiene un libro muy especial, "El libro de las cosas perdidas", su gran obra es esta serie del detective Charlie Parker, y ya sabéis que de las series huyo como de las llamas del infierno, y además es macabro nivel leyenda, cosa que también me tira, pero tiene una cosa en común con otro maestro, Stephen King, y es lo bueno que es contando historias, de quitarse el sombrero y aplaudir de pie. Te enganchan desde la primera palabra hasta el punto final

Este libro, enlaza directamente con el anterior, es el mismo caso que continúa en un nuevo capítulo. ¿Se puede leer independientemente? Pues como poder, puedes hacer lo que te dé la gana, como si quieres leerlo de atrás para delante, pero vamos, sería una tontería como otra cualquiera. Yo empecé a leer esta serie por otro título, La ira de los ángeles, y me enteré bastante bien de todo, luego leí el anterior a este, La mujer del bosque en el que empezó la historia que se desarrolla en este que os traigo hoy, y que finaliza aquí. 

Esto va del Mal, así, en todo su esplendor. Connolly ha cogido todo los niveles posibles de mal, desde el mismo Diablo, aquí conocido como el señor Quayle hasta el tonto torpe que a ver por qué le han encargado nada, y hala, todos para dentro. En el otro equipo están los buenos, que como fichaje estrella tienen al detective Parker, aunque no es tan rematadamente bueno como malo el Quayle, es decir, que es bueno pero rollo humano, con sus cosas, que si no, igual no nos cae tan bien, especialmente bien en mi caso. Y mientras Quayle intenta reunir un libro, Atlas, valiéndose de sus secuaces para destruir el mundo y de paso a sí mismo, Parker y sus colegas intentan detenerlo y salvar todo lo que puedan. 

Y para que todo esto suceda lo que hace este escritor es coger, una historia de misterio con tintes sobrenaturales y libros poderosos, asesinatos a tutiplén, personajes atractivos para bien y para mal y varios casos en marcha, lo mete todo a la batidora, le da al botón y le sale esta maravilla. Lo cuenta todo un narrador en tercera persona, omnisciente, que le da toda la información al lector para que no se pierda entre las varias tramas en las que se abre la historia. Hay también algunas partes escritas en primera persona, y editadas en otro tipo de letra, que nos trasladan a un pasado remoto, pero que son  piezas imprescindibles para completar el puzzle. 

El estilo es muy práctico, selecciona los elementos que son vitales y deshecha cualquier adorno superfluo, porque tiene mucho que contar. Son 760 páginas que no van a dar respiro a un lector atrapado desde el inicio. Tampoco se entretiene demasiado diseccionando a los personajes, que son ciento y la madre. Los viejos conocidos siguen ahí, tanto buenos como malos, y los nuevos se entienden muy bien incluso provocan sentimientos de todo tipo en el lector.  Tiene muy buen ritmo, el perfecto para la historia, que fluye de forma natural, ni lento para aburrir ni de esos endiablados que parece que se te viene la historia encima y acabas mareado.  También combina a la perfección, partes de narración con unos diálogos que van desde lo más descarnado y cruel hasta otros con toques de humor pero todos hacen avanzar a la historia y contribuyen a dar vida a los personajes. Con todo esto genera una atmósfera inquietante que te hace pasar página tras página casi sin que te des cuenta y te aísla de todo. Eso sí, hay que estar atento porque la historia tiene su miga.

Muchas veces rechazo lecturas porque su nivel de violencia, porque hay muchos asesinatos y sangre y aquí hago una excepción con este autor, es lo mismo que me pasa con Tarantino en el cine, que tienen algo que me gana por la mano. No sé lo que es, supongo que como dije al principio es lo bien que cuentan las historias y cómo te sacan de la realidad para engancharte a su aventura. Aparte de que toca temas que me gustan mucho y con ese toque sobrenatural que me pierde. 

Solo os digo que si no sois de los que se marean con la sangre os animéis sin dudar a esta aventura y que si alguna vez tenéis la oportunidad de asistir a una presentación de este hombre, apuntaos sin pensarlo.

PUNTUACIÓN: 5/5


lunes, 18 de abril de 2022

Catedrales

CLAUDIA PIÑEIRO

 


  • Editorial ‏ : ‎ ALFAGUARA; 001 edición (21 enero 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 336 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8420455598
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8420455594

 

                                                                MI OPINIÓN 

"Catedrales" es un puzzle que da como resultado una buena historia que viene con piezas repes.

Ana, la hija pequeña es asesinada cuando era una adolescente, una herida que romperá la familia para siempre. Cada uno intenta sobrevivir a su manera y por su cuenta. El libro le da voz a todos los implicados para esclarecer la historia y de paso desahogarse y en cierto modo justificarse.

Dividido en tantas partes como protagonistas y por lo tanto, narradores van a intervenir. Salvo Marcela, que por exigencias del guion tiene una diferencia notable en sus primeros capítulos, el resto tienen todos una voz parecida. Lo cierto es que sabes que cambia el narrador porque te ponen el nombre antes de empezar. Esto es algo que suele pasar muy a menudo en este tipo de estructuras narrativas. En total son siete personajes los que van a dar su versión de los hechos.

Los personajes se descubren al lector sin reparo. Confiesan sentimientos que a menudo, en el mundo real no se cuentan y que uno se suele guardar para sí, por pudor, porque no es necesario contarlo todo y porque de alguna manera tenemos que convivir los siete mil millones de personas en este planeta. Por eso las novelas como esta tienen algo que me gusta mucho y es que conocemos el lado oscuro y controvertido de los personajes. El acierto de Claudia Piñeiro en esta historia es que cada uno de ellos tiene luces y sombras, son buenos, se han portado mal y tienen remordimientos. Aunque también cargan con una buena dosis de tópicos, lo que los hace únicos es suficiente para tener al lector atento y que supere esas partes repetitivas y cansinas. 

El estilo es muy bonito, con frases largas, muchas subordinadas y pocos diálogos, está lleno de citas para enmarcar, de esas que quedan muy resultonas con una foto de un atardecer de fondo. La autora es intensa, sus personajes  lo son. Mis favoritos, aunque no porque me han caído bien sino por que son más complejos y por tanto más interesantes han sido Lía, Marcela y Julián. No os voy a contar quién es cada uno porque esa es la gracia del libro, ir descubriendo los lazos de cada uno. Lo más bonito desde luego es la razón de por qué el libro se titula Catedrales. 

Asumimos que como van a hablar todos del mismo acontecimiento algunas cosas se van a repetir, los hechos son los que son, pero mi queja va para lo que cuenta cada uno personalmente que está lleno de repeticiones innecesarias. No aporta nada nuevo a una situación que se resuelve demasiado pronto, y luego solo es dar vueltas a lo mismo. El caso en sí respecto a lo que le pasó a Ana se ve venir de lejos, y muy pronto, por lo que si lo lees buscando una novela negra es probable que te lleves un chafón. Probablemente la parte más encajada en ese género sea la de Elmer, el criminalista, que a mí me ha sobrado, porque lo que aporta y nada es todo lo mismo y sinceramente, su vida no tiene para mí ningún interés. 

Y en vez de entretenerse tanto venga a repetir y repetir, podría haberse centrado en algunas cosas que deja ahí al aire, de refilón y que no resuelve, como lo que están viviendo en la actualidad Mateo y Lía y un final medio abierto. Pero claro, aquí me puede decir la señora Piñeiro que ella escribe lo que le da la gana y sobre lo que le sale de la pluma. Y en este caso, uno de los temas claves va a ser la religión y cuestiones de la fe. Cualquier religión mal entendida puede generar monstruos o servir de excusa para actitudes deleznables. En este caso, le ha tocado a la religión católica, tira a dar, pero no deja de ser una novela y unos personajes, tampoco es cuestión de ponerse ahora en plan ofendidito. 

El final es un poco abrupto y descafeinado y faltan cosas que podrían haberlo redondeado como ciertas reacciones de algunos personajes. 

PUNTUACIÓN: 3/5



lunes, 11 de abril de 2022

La llama inmortal de Stephen Crane

PAUL AUSTER



  • Traductor: Benito Gómez Ibáñez
  • Editorial ‏ : ‎ Seix Barral (1 septiembre 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 1040 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8432239054
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8432239052

                                                                         MI OPINIÓN

 "La llama inmortal de Stephen Crane" es una buena idea, muy bien contada convertida en un auténtico ladrillo.

Abandoné. He llegado a la página 200, porque es Paul Auster y donde hubo siempre queda y le di una oportunidad un poco más generosa. Ahora os cuento por qué.

Esto es lo que ha pasado. Vamos a ver. Paul Auster tiene un crush, Stephen Crane, y ha querido que no caiga en el olvido, cosa que empezó a sospechar que pasaba al enterarse de que no se estudiaba ya como antiguamente en el instituto sino solo en Universidades y carreras muy concretas. Lamentaba que el público lector en general no supiera de este autor y se estuviera perdiendo su magnífica obra y toda la importancia que tuvo. Él quiere que todos seamos igual de felices que él leyendo a su autor. Por lo tanto tuvo una idea, hacer lo que mejor sabe hacer poniéndolo al servicio de esta causa, escribir un libro.

El resultado es un gran libro de 1000 páginas para relatar la vida y diseccionar la obra, ambas breves, del idolatrado autor. Mucho tienes que tener que contar para gastar tanto papel y no, no lo había. 

Está muy bien escrito porque Paul escribe muy bien y las primeras sesenta páginas se leen solas como si estuvieras leyendo una de sus novelas. El problema es que le ha temblado la mano a la hora de darle a la tecla "borrar" y lo llena de repeticiones, sobre todo referentes a las circunstancias de la vida de Stephen, que desde el principio tenemos muy claro cómo es. 

Cada vez que expone alguna idea al respecto la ilustra con ochocientos veinticinco mil razones y ejemplos que además como no se los va a inventar también se repiten y acude a los mismos cada poco. Incluso cuando incluye algo que han dicho otras personas que lo conocieron y dejaron testimonio escrito, lo único que aporta la cita es una prueba de que lo dijo pero no más información que la que ya había expuesto Paul Auster en el relato.

Como la vida de Crane, típica vida bohemia llevada hasta sus últimas consecuencias tampoco da para tantísimo, incluidas las penurias constantes en las que vivía, un amor idealizado y relaciones varias, fue breve, enseguida lo cuenta todo y luego no le queda más que repetir episodios.

Va intercalando también la obra literaria del autor, disecciona casi cada frase y si tienes pensado leer alguno de sus libros te recomiendo que lo leas antes de ponerte con este de Paul Auster porque los despedaza a veces casi frase por frase. También aquí se lía a explicar y analizar tanto los extractos que pone, que acabas cansándote. No te hace falta que te explique qué significa "el niño le pegó al perro", quiero decir, que si tú solo no entiendes esa frase igual tienes un problema. Esto viene mezclado con lo que sí es interesante, cuando habla de las intenciones, el estilo, dónde se inspira y por qué. Esta es la parte guay pero si quieres disfrutarla tienes que tragarte todo lo demás, y es demasiado, como cuando comes mucho pan y no te queda sitio para el postre.

También me sobran las descripciones pormenorizadas de las fotografías. A ver, que con un pie de foto con fecha y lugar entiendo que es suficiente, digo yo, vamos que la foto ya la veo yo sola, si estoy leyendo el libro es porque veo las letras y por lo tanto la foto también. Pues no, Paul Auster no pensó lo mismo y nos explica lo que se ve en una foto que nos acaba de enseñar. 

Y básicamente esto es lo que hay, que aquí venimos con el tiempo contado y malgastarlo un poco está bien pero sin pasarse que luego vendrán los lloros y el rechinar de dientes. Me ha dado pena, porque es Paul Auster pero bueno, a ver, que tampoco tengo yo un gran disgusto por esto, es en plan, jo, qué pena, pintaba tan bien... Y ya, que hay más libros que ollas.