lunes, 25 de marzo de 2019

El Mago de Oz

SÉBASTIEN PEREZ Y BENJAMIN LACOMBE




  • Traductora: María Isabel Soto López
  • Tapa dura: 109 páginas
  • Edad recomendada: 8 años y más
  • Editor: Editorial Luis Vives (Edelvives); Edición: 1 (24 de septiembre de 2018)
  • Colección: Cuentos clásicos ilustrados
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8414016936
  • ISBN-13: 978-8414016930


                                                                          MI OPINIÓN
"Mago de Oz" es una maravilla que además puede durar todo lo que tú quieras.

2018 fue un año especialmente duro, pero la Navidad se portó bien y entre las cosas buenas que sucedieron una de ellas fue recibir este libro, además de forma totalmente inesperada y de parte de alguien muy especial.

La historia ya la sabéis, Dorothy quiere volver a Kansas, el espantapájaros un cerebro, el hombre de lata un corazón y el león valor. La única que realmente está jodida es Dorothy porque los demás en realidad ya tienen lo que quieren pero no lo ven. En realidad ella también pero no sé si no sería un apaño de última hora. Aun así, vivirán muchas aventuras, un viaje épico lleno de peligros siguiendo el camino de baldosas amarillas hasta llegar a la ciudad Esmeralda y que el mago les conceda sus deseos.

No he leído nunca la novela original, y para ser sincera, no lo voy a hacer, aunque sí que he visto la película y me gusta mucho.  Así que no sé si es o no muy fiel esta adaptación de Sébastien Perez. Es fácil deducir que ha metido la cuchilla, o la guillotina, pero intuyo que lo importante se lo ha quedado.  Al final hay unas notas y dicen que es una revisión del original y que está adaptado a los tiempos modernos. Ya me imagino que el lenguaje y el estilo no son el mismo pero tengo que decir una cosa, me gusta muchísimo la forma de narrar de Sébastien. Aunque lo haya modernizado, el texto no es nada vulgar ni mucho menos simple. Está muy cuidado, las palabras bien escogidas porque suena muy bien, se lee con mucha facilidad y está lleno de detalles y matices.

El narrador es el típico de los cuentos, omnisciente y en tercera persona pero la historia está contada desde el punto de vista del Espantapájaros, aquí convertido en un personaje muy interesante incluso llegando a ser bastante complejo para el tipo de relato que es. Lo más importante y en lo que más empeño pone el autor es en reflejar las emociones. Lo hace tan bien que llega a conmover al lector en varias ocasiones, y convertirlo en un ser humano muy especial, un humano enternecedor.
El resto de personajes también responden a un arquetipo al servicio del mensaje que quiere transmitir la historia, pero tienen cierto encanto y es fácil tomarles cierto cariño en el sentido de querer que las cosas les vayan bien. Los malvados están un poco desdibujados, existen pero apenas tienen relevancia, se centra más en el sentido de la amistad, el ayudarse unos a otros y hoy por ti, mañana por mí.
La trama aunque es conocida para la mayoría, está contada con mucho dinamismo e incluso intriga, amena y con diálogos que aportan información de los personajes y colaboran con el mensaje que el libro quiere dejar.

La ambientación está bien pero ahí es donde entran las ilustraciones del genio Lacombe. Es el que  crea el ambiente y te hace perderte en la historia. La verdad es que aunque tienen muchos detalles lo mejor sin duda es el color y en especial la luz. 
Hay dos tipos de ilustraciones, unas son dibujos sencillos con tinta negra y algunas partes en color verde, pero un verde metalizado que le da un toque muy especial. Y cómo no, sus grandes ilustraciones, a todo color, creando texturas y no sé cómo pero le da mucha expresión a los dibujos de los personajes. Crea con ellos una atmósfera muy especial y puedes estar mucho tiempo mirándolos, son hipnóticos.

Con todo esto, nada más que añadir, que no me dediquéis más tiempo a mí e id a por este libro, es un fantástico viaje literario y visual.

PUNTUACIÓN: 5/5 ¿Para dibujar como tú dónde hay que apuntarse?

lunes, 18 de marzo de 2019

Una pareja casi perfecta

MARIAN KEYES 
     

  • Traductora: Matilde Fernández de Villavicencio
  • Tapa blanda: 608 páginas
  • Editor: Plaza Janés (marzo 2018)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8466346597
  • ISBN-13: 978-8466346597



                                                                MI OPINIÓN

"Una pareja imperfecta" es una novela que cala más de lo que pretende pero que al final se arrepiente y acaba siendo lo que parecía.

Empecé a leer a Marian Keyes en esa época en la que piensas que tu vida va a ser maravillosa y te van a pasar las cosas más guays del mundo. Sí, así de joven era. Y me divertían mucho sus historias, me parecían diferentes y locas pero luego llegó el momento en el que me cansé porque fueron muchas y se empezaron a parecer. Hace un par de años o así, leí "Helen no puede dormir" y ahí nos encontramos con una escritora mucho más seria y también triste, me volvió a gustar pero no era lo mismo. Y ahora cogí este libro porque mi estado de ánimo me boicotea y no quería una lectura que me trajera preocupaciones. Esperaba encontrarme con la Keyes del principio pero está solo a medias.

Amy tiene un marido estupendo, Hugh, y unas hijas maravillosas y todo va todo lo bien que puede ir hasta que un día el bueno de Hugh decide dejar de serlo y anuncia que se va de viaje seis meses porque quiere tener veinte años otra vez. A Amy se le caen todos los palos del sombrajo y nos cuenta cómo lo va a resolver.

Amy es la narradora de esta historia que se divide en tres partes, Antes, Durante y Después. Capítulos muy cortos que ocupan un día cada uno y que alternan con otros en los que la protagonista nos cuenta su primera relación de la que tiene otra hija y los pasos que la llevaron hasta Hugh para situarnos y sobre todo, para que entendamos por qué reacciona y siente de la forma en la que lo hace.  Emplea un lenguaje muy directo y sencillo, sin adornos con un humor sarcástico y ciertos toques de socarronería con el que consigue que la entendamos y la sintamos más cercana, un personaje que llegaremos a conocer muy bien, con todos sus miedos, sentimientos, deseos y frustraciones y también sus errores.
Al resto de los personajes los conocemos como si fueran gente de paso, no profundiza en ellos y se centra en la característica principal, estos son sus amigos, familiares, compañeros de trabajo incluso el propio Hugh.

Me ha vuelto a gustar bastante, aunque no llega al nivel de los primeros, se acerca, sigue teniendo demasiada seriedad para mi gusto, cierta tristeza pero sí que aparece esa chispa incluso un poco de mala leche que tiene. No me gusta el género chick-lit, pero Keyes lo hace diferente, bueno, lo hacía muy diferente porque la gran pega de esta novela es que a partir de la página 375 empieza a descender por el barranco de los clichés y los tópicos y pierde lo que había ganado con esa primera mitad que era casi perfecta.

Lo mejor de la novela es sin duda todo lo que hay en la cabeza de Amy y que es fácilmente reconocible en el entorno de cualquiera. Es de agradecer que lo cuente con tanta honestidad, que sea tan sincera y tiene muchos momentos en los que pese a ser un libro que parece de consumo rápido, ( se lee y se olvida con facilidad) conmueve y emociona. Aunque tiene cierta frialdad logra la empatía del lector. Es una pena que haga una cosa que no va con su carácter y con todo lo que nos venía mostrando, el personaje iba para perfecto y se ha quedado en notable. Siempre lo digo, en la ficción todo puede ser como tú quieras pero si tu personaje vuela tiene que tener alas, o llevar capa y los calzoncillos por fuera de la ropa, pero no puede ser que de repente un  buen día se levante con ocho kilos de autoestima que no se sabe de dónde han salido, los planetas se alineen y se cumplan todas las leyes de Paulo Coelho.

El tema principal son las relaciones de pareja y la fidelidad pero aprovecha también para hacer cierta crítica a las redes sociales, con sus pros y contras y deja muy clara su posición respecto a un tema especialmente complicado para los irlandeses, el aborto.

Lo malo es que como se cansa de ser original y diferente, Keyes vuelve al redil y nos deja sin el final que nos merecíamos. No sé por qué, la verdad, podría haber hecho una novela diferente pero ha decidido apostar por lo seguro y a mí me ha dejado indiferente con el final.

Aun así me parece el libro ideal para desconectarte de tus problemas y seguir los del personaje y entrar en su mundo aunque solo sea de visita.

PUNTUACIÓN: 3,5/5

lunes, 11 de marzo de 2019

El árbol de las mentiras

FRANCES HARDINGE Y CHRIS RIDDELL

    

  • Traductora: Roser Vilagrassa
  • Tapa blanda: 488 páginas
  • Editor: BAMBH|#BAMBU; Edición: 1 (17 de febrero de 2017)
  • Colección: Exit
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8483435144
  • ISBN-13: 978-8483435144

                                                                        MI OPINIÓN
"El árbol de las mentiras" es un caramelo, para disfrutar tanto de la emocionante aventura como de las maravillosas ilustraciones.

No alimentemos más al árbol, la verdad es que vi el libro en las novedades, reconocí al autor de la portada y me lo llevé. Ni miré la sinopsis, el título no estaba mal pero es que me daba lo mismo. Y me he llevado el premio porque la historia es muy entretenida, tiene más chicha de la esperada para ser un libro juvenil y las ilustraciones han estado a la altura de las expectativas.

Tenemos a la muchacha intrépida, Faith, hija de un científico en la época victoriana que viaja a una isla junto con toda la familia porque les ha pasado una cosa en Inglaterra y han tenido que poner tierra de por medio. Lo que empieza siendo una típica historia, con todos los elementos comunes, casa desolada, ambiente gótico, tormentas, acantilados y pueblo receloso va dando paso a una historia con una sola trama a la que se le pueden ir sacando diferentes cosas.

En principio tenemos la aventura en sí, un misterio y una investigación. Todo es muy sencillo y en línea recta, un narrador omnisciente que lo sabe todo va contando la historia con un estilo muy directo aunque no es simple. No vamos a encontrar nada entre líneas, lo que se lee es lo que hay pero deja por supuesto el mensaje moral, sin pasarse, solo ahí para que se entienda. También tiene cierto aire reivindicativo con unos personajes femeninos consistentes que responden a los diferentes arquetipos sin darle demasiadas vueltas pero que responden muy bien y cumplen su función.

La ambientación es muy efectiva, tiene descripciones detalladas que ayudan mucho a entrar en la historia, a tener esa sensación de estar ahí y vivir la aventura junto con los personajes. Porque aunque sí tiene esa otra parte de la que hablaba en la que entra en juego el conflicto ético, el romper las normas y las decisiones y sus consecuencias, el peso del libro se lo lleva la aventura, donde no falta la fantasía como una parte muy importante de la novela. Tiene cierto aire a leyenda y cuento antiguo cuando entra en materia, con las investigaciones, excavaciones y por supuesto el arbolito, que se las trae.

De los personajes ya he dicho que responden a los diferentes arquetipos, empezando por la madre que es la típica victoriana, pasando por el padre que es el típico genio malo de aguantar, la archienemiga que igual no es tan malísima como parece y a veces hasta tiene razón, el codicioso y el tonto que no se entera de que lo están utilizando hasta la heroína que en este caso nos la hacen de carne y hueso. Ella también tiene lo suyo, se equivoca, se pasa de lista pero claro, es el "mal ejemplo" a seguir, como ella dice.

Como libro juvenil no le pondría ninguna pega, me gusta todo lo que quiere contar y me parece que lo hace de forma muy amena y muy interesante porque hasta da pena terminarlo. La única pega se la pondría precisamente a Faith, que aunque piensa y se comporta como alguien de la edad que tiene, a veces actúa como una adulta, y además adulta muy espabilada, así que hay un poco de desfase en eso pero es algo pequeño, que si no nos quedamos sin libro.

Y para el final me dejo lo mejor, las ilustraciones. Están hechas como a lápiz, ocupan una hoja y hay alguna de dos y también hay pequeños detalles en muchas páginas y al empezar y acabar los capítulos. A mí me fascinan pero eso va en gustos. No son narrativas, son representaciones de lo que acabas de leer. Pero son tan bonitas...

Conclusión, si lees de vez en cuando o normalmente literatura juvenil, me parece muy buena opción. Que si te gusta mucho el dibujante pues lo tienes al menos que ver, y que está muy bien para desconectarse un rato de la realidad y sacar a pasear al niño que todavía vive aquí dentro. Es un libro que al final te deja una sonrisa y eso a veces, vale mucho.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 ¡¡¡¡CUIDADO CON LA SINOPSIS DEL LIBRO!!! Cuenta algo que no sucede hasta la mitad.


lunes, 4 de marzo de 2019

La esposa

MEG WOLITZER



  • Traductor: Enrique de Hériz
  • Tapa blanda: 296 páginas
  • Editor: Roca; Edición: Translation (6 de mayo de 2004)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 849628414X
  • ISBN-13: 978-8496284142
                                                                        MI OPINIÓN
"La esposa" es una novela con una narradora tan sincera y honesta que si te cae bien te quedarás hasta el final y la echarás de menos al acabar.

Lo que le pasa a Joan es muy habitual, se enamora de un profesor al que admira, el típico hombre deseado por demasiada gente y aunque esté casado ella no pierde su ocasión. Después le toca el típico, y ahora te aguantas por pedirlo, claro que ese aguante tiene un precio y un límite. De camino a Helsinki donde Joe recogerá un importante premio literario, Joan vuelve la vista atrás para explicar cómo fue su vida hasta ese momento y por qué ha llegado a tomar una importante decisión.

La narradora como digo es Joan, por lo tanto tenemos relato en primera persona. Es un estilo muy directo, sin adornos y llamando las cosas por su nombre, nada de ambigüedades, ni de dobles sentidos, y mucho menos maquillar la realidad. Solo quiere contar lo que le pasa y lo que siente. En un principio puede parecer que va a ser algo aséptico, o frío pero no lo es en absoluto ya que abrirse de esa forma es un acto de generosidad y de valentía. Valentía porque es muy fácil juzgarla y caer en la crítica, querer decirle eso de "mujer, cómo se te ocurre, hacer todo eso por un hombre que no se merece ni la mitad, que si el amor no es eso, y bla, bla, bla..." Pero es que no es fácil, cuando los sentimientos entran en el juego, todo se trastoca y por muy claras que estén las cosas, se van las normas al carajo y da igual que sean los años 50 o 60 del siglo pasado que es la que ocupa la parte del pasado de esta historia, o  la segunda década del dos mil, siempre se cae en eso. La cuestión y en este caso es lo que nos mantiene en vilo es si se levanta o no.

Estamos ante una historia de renuncias, de una vida que se admite tal y como viene porque las otras opciones se antojan complicadas o simplemente imposibles. Meg Wolitzer nos deja un retrato muy claro, también sencillo como toda la narración, de la sociedad en la que le tocó vivir a los personajes, cómo estaba montado el tinglado de la clase universitaria y el papel de la mujer entonces.

Lo que más me ha gustado es que la protagonista no se queja en ningún momento, simplemente expone. Aunque hay más narración que diálogo, los que hay son muy contundentes y reflejan el carácter de los personajes. Estos personajes están vistos a través de los ojos de la narradora y en función de su relación con ella, su familia, el marido que hay que echarle de comer aparte, los hijos, otras escritoras...y el periodista.

Es una novela muy fácil de leer, sobre todo si decides creerte a Joan, es como tomar un café con alguien cercano pero que hace años que no ves y te pone al día con una sorpresa final en la que hay unas referencias literarias muy interesantes y también una parte importante sobre la creación literaria. El estilo me ha recordado mucho a Jhumpa Lahiri, a la guay, sí, la guay porque esta a veces también se tuerce y vaya tela.

Recomiendo el libro a los que gustan de dramas domésticos y de historias tan normales que tienen algo especial.

PUNTUACIÓN: 4/5
Por si alguien lo va a preguntar, la peli está bien sobre todo por Glenn pero no le llega al libro ni al lomo.


lunes, 25 de febrero de 2019

Sabotaje

ARTURO PÉREZ-REVERTE


  • Tapa dura: 376 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (3 de octubre de 2018)
  • Colección: Serie Falcó
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420432458
  • ISBN-13: 978-8420432458


                                                                         MI OPINIÓN
"Sabotaje" es puro cine negro clásico, un rompecabezas que mete al lector en la historia hasta el final en el que todo encaja perfectamente.

En este caso, el tercero y creo que último, a Lorenzo Falcó le hacen doble encargo, lo mandan a París a joderle un cuadro a Picasso por comunista y prepararle el último viaje a un tal Leo Bayard. Visto así no dice mucho pero es que lo único que hay que saber es que esta es una novela de espionaje, de las clásicas, donde se arreglan las cosas con inteligencia, maña y fuerza también y por qué no decirlo, algún que otro golpe de suerte.
El contexto político está ahí como base de todo, plena guerra civil española y una mundial que se viene encima, solo con los detalles necesarios para darse cuenta de la situación pero sin entrar en la descripción de penurias. Los personajes pertenecen a un bando de distintos países, o a dos o tres según convenga. La ideología de cada uno está pero de refilón,  en realidad son como mercenarios, hace mucho que perdieron sus sentimientos si es que alguna vez los tuvieron. No ven personas, ven piezas. Es un juego para ellos.

Lo mejor sin duda de estas novelas es la ambientación, el narrador omnisciente en tercera persona nos abre la puerta, es como traspasar una pantalla de cine y entrar en la película, oyes los pasos, sientes el viento, el frío. Mención especial se merecen esos locales de ambiente asfixiante, donde corre el alcohol, el humo asfixia y la música embriaga. En esta ocasión nos lleva a París y nos pasea por sus calles y lugares emblemáticos como el Deux Magots, la orilla del Sena y hoteles de lujo.

Los personajes son puro cartón piedra. NO es una pega, es que son así, huecos, ni sienten ni padecen, les da lo mismo detrás que en la espalda y se mueven por puro instinto.  Pero forman parte de una historia tan interesante y bien tramada que es imposible dejarlos, además si no fueran así, no funcionarían dentro de una trama como esta. Tengo que destacar a uno de ellos, Eddie, que ha sido mi favorita en esta ocasión. Con Falcó no me voy a cansar, ya sabemos lo que es, cada vez que al hablar de una mujer se refiere a ella como hembra me da un retortijón. Vuelven a ser todas ultrafemeninas, atractivas, con el típico aire a femme fatale aunque alguna no lo sea, caen como moscas en la red de Lorenzo y bla, bla, bla.

El ritmo es constante y se apoya sobre todo en el diálogo, hay apenas unos párrafos de narración, lo justo para algunas acciones y para describir lugares y personajes. La descripción física de ellos es muy sencilla y es la carta de presentación cuando aparecen por primera vez, el carácter nos lo da el diálogo y su forma de actuar.
Al principio puedes perderte un poco con tanto personaje apareciendo a la vez, bandos e intereses así todos mezclados pero es cuestión de un poquito de paciencia poner orden y disfrutar.

Me ha gustado mucho esta última (creo) entrega, una trama que queda muy bien redondeada, en la que hay un espacio reservado para la cultura y el cameo de ciertos personajes históricos reales.  Con un final poético que le ha sentado fenomenal.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 no la vendas por favor, habría que resucitar a mucha gente para hacer la peli y no se puede.

lunes, 18 de febrero de 2019

Qué verde era mi valle

RICHARD LEWELLYN



  • Traductor: Pedro Ibarzábal
  • Páginas: 417
  • Formato: Tapa dura con sobrecubierta
  • Editorial: Mundo Actual Barcelona (1980)
  • ISBN: 8474541298
  • ASIN: B00CL9NHYE

                                                                 MI OPINIÓN
"Qué verde era mi valle" es la historia melancólica y amable de una vida y una época que han llegado a ese punto del que ya no se puede volver.

Huw Morgan mira al valle que representa lo que él siente que es y vuelve la vista atrás para contar su historia.
Es por tanto el encargado de narrar todos los acontecimientos que han marcado su existencia desde la infancia hasta el momento en el que se prepara para partir llevándose un montón de recuerdos.
Es una narración sencilla en la que a veces (pocas) se dirige a sus lecotres tratándoles de usted. El ritmo y el tono hacen que la lectura sea de las que sosiegan,  y esto no quiere decir que sea lento sino que las cosas suceden de forma natural y se toman el tiempo necesario para que sean reales y creíbles.  
Es una historia lineal que tras la presentación inicial vuelve a la infancia del protagonista. Es la época en la que más se detiene y que sirve de entrada al lector en el hogar de los Morgan. Familia numerosa, dedicados a la minería y donde aunque todos sean del mismo padre y la misma madre son completamente distintos aunque a veces se ponen de acuerdo en ideales o en decisiones. 

La ambientación es muy efectiva, describe lugares con mucha pulcritud y numerosos detalles que hacen que además sea bonita de leer, sin llegar a ser poética ni recargada. El valle minero de la región de Gales es el escenario principal, pero presta también especial atención a lugares públicos, la mina, la escuela y por supuesto, al interior de las casas para reflejar una forma de vida.

Y de la misma importancia va a ser la parte política con las huelgas y protestas ante los cambios en la minería. Esta parte era la que me daba pereza y me hacía rehuir la lectura pero ha merecido la pena el desafío porque está contado de forma muy amena y sin abusar.
También el retrato social , las clases, la religión y la cultura van a tener mucho peso ya que va a condicionar la actitud de los personajes y muchas cosas que pasan. 

Pero sin ninguna duda lo que mueve de verdad esta novela y la hace especial son sus personajes. El principal desde luego es el que se va a hacer el más querido, es que le vemos crecer...es imposible no tomarle cariño, es como de casa. La forma de mostrar todos sus sentimientos, pensamientos e inquietudes al lector es impecable, se abre aunque conserva cierta distancia, frialdad pero retrata a la perfección esa etapa de la vida en la que todo tiene solución, siempre hay alguien que lo va a solucionar sea cual sea el problema, las sensaciones van de un extremo a otro, el descubrimiento. Pone palabras donde muchas veces es muy difícil y a partir de cierto momento, el amor será el centro de la historia.  A los demás los conocemos a través de sus ojos por lo que es una opinión sesgada pero igual de válida. El personaje de la madre es otro de los grandes de la novela. Y el resto son también muy buenos y aunque algunos son arquetipos, eso es solo la cáscara, vale la pena averiguar el interior. La única pega que les pongo es que algunos de ellos tienen unos nombres terribles, difíciles de situar al principio y que sinceramente, no sé cómo se pronunciarán.

Tiene muchos diálogos donde es tan importante lo que se dice como la forma de decirlo y que una vez más te hacen parte de la novela. También algunas reflexiones y un final precioso y conmovedor

En conclusión,  una novela clásica que enriquece, que te gusta más de lo que pensabas porque se te han pasado montones de páginas y horas sin que te hayas cansado de leer.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 11 de febrero de 2019

La novia gitana

CARMEN MOLA

  • Tapa blanda: 408 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (17 de mayo de 2018)
  • Colección: ALFAGUARA NEGRA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420433187
  • ISBN-13: 978-8420433189
                                                                MI OPINIÓN

"La novia Gitana" es una novela que atrapa desde la primera página y no suelta hasta la última con una trama que se retuerce demasiado y pierde consistencia.

Tenemos cadáver, asesino con todas las papeletas para acusarlo de repetir tropelía pero que estaba ya en la cárcel, inspectora traumatizada con compañero súper espabilado pero poco ortodoxo y un puñadito de sospechosos. 
La novela negra no es mi fuerte pero de vez en cuando cae alguno y por eso escojo aquellos que me parece que tienen algo especial. Aquí lo he encontrado pero a medias.

La narración es muy sencilla porque hay mucho que contar, así que vamos en línea recta a partir de la aparición del cadáver de Susana Macaya. Presenta signos de tortura, una tortura que puede revolver las tripas a lectores súper sensibles. No es agradable de leer pero a favor de la autora hay que decir que no se recrea en ello ni lo repite más de lo necesario, solo lo justo para ir resolviendo el caso.
Y precisamente el caso es lo que atrapa al lector ya que tiene alguna cosa especial, la asesinada es gitana y además su hermana también había sido asesinada años antes de la misma forma. Enseguida empiezan los investigadores a tener datos por lo que el lector no tiene tiempo de aburrirse.
Es un narrador omnisciente en tercera persona con un estilo muy directo, sin adornos, con muchísima acción y diálogos que no decae en ningún momento.
Se abren varios frentes, aparecen unos cuantos sospechosos y mete cosas interesantes como el tema snuff movies (que no existen)o el componente cultural por ser la víctima de etnia gitana....
Aparte tenemos el trauma de la inspectora Elena y unos fragmentos en cursiva que nos hablan de algo que ocurrió en el pasado de alguien que no sabremos qué pintan casi hasta el final.

Y aquí es donde aparece uno de los tres problemas que me he encontrado en esta novela. Toca demasiados palos y no todos suenan bien. Creo que ha querido darle tantas vueltas y meter tantas cosas que algunas se han quedado en el camino y si te pones a pensarlas a veces no tienen consistencia. Queda raro. Sé que tanta sorpresa y tanto evento dramático junto es lo que precisamente le gusta a muchos lectores pero a mí me parece que se le ha ido la mano.

El segundo punto es el personaje principal. Creo que para crear un personaje femenino hay que hacer algo más que ponerle nombre de mujer. Supongo que la hizo tan masculina sobre todo en forma de pensar  para que pareciera más moderna, ese tipo de mujer que nos quieren vender ahora como la actual, la que va por la vida sin necesitar de nada ni de nadie por encima del bien ni del mal y que solo tiene sentimientos para consigo misma y pocos. Directamente es un personaje que no me ha gustado,  no porque me caiga mal, que también, sino porque no me la he creído. Tiene un soberano problema con el alcohol que por supuesto no le quita ni un ápice de agudeza, ni reflejos ni interfiere en su vida laboral. Va al karaoke a desfogar, algo que me parece bien, pero valora a los hombres como si fueran ganado y se apaña luego sin compromisos y sin sentir ni padecer.
Su trauma del pasado sí tiene sentido al igual que la forma de enfocarlo y su actitud y eso es lo que no se sostiene con lo demás. 
El resto de personajes están para cumplir su función y ejercen su papel con eficacia. Pero todo es frío y superficial aunque al mismo tiempo cuenta cosas muy íntimas y ahí es donde también me cojea el asunto. Es que si entras, entra con todo, hasta la cocina.

Y la tercer problema ha sido el tsunami de clichés y tópicos que se me ha venido encima. Vale que haya elementos comunes y tradicionales del género, de hecho tiene que haberlos pero vaya, esto es otra cosa y es una pena tanto lío con la trama por hacer algo diferente para luego estropearlo así. 

El caso se resuelve más o menos bien y queda claro quién fue el asesino y por qué, es más, si lo hubiera dejado estar y no hubiese sacado cosas de la chistera haciendo más carambolas que el irlandés ese que juega al Snooker (uno que es capaz de meter todas las bolas en un solo turno y no me acuerdo cómo se llama) le habría subido la nota. Pero creo que por un lado ha querido hacer algo como más épico y por otro dejarse la puerta abierta para continuación que sale en abril, La red púrpura, que sea una o trescientas supongo que dependerá de los números.

En resumen, lectura muy entretenida que empieza muy bien pero que se cae de la mitad hacia el final con un personaje que me da urticaria. 

PUNTUACIÓN: 2/5 tú eres alguien de la tv.