lunes, 6 de julio de 2015

El guardián de la luz

ANITA NAIR



Datos del libro

  • Nº de páginas: 432 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: DUOMO EDITORIAL
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788492723607
  • Año Edición: 2015
                                                                MI OPINIÓN
"El guardián de la luz" es un cuento para mayores de trece años que a través de un viaje nos relata la historia de tres personas y el vínculo que las une.

Esto va de un hombre somalí que se llama Idris que tras una noche mágica engendra un hijo al que va a buscar nueve años después porque Idris es de los que llega, se lo pasa bien pero luego coge las de Villadiego con la excusa chabacana de que su alma es inquieta y lo empuja a herrar por el mundo. O lo que es lo mismo, un caradura que se las da de místico, cualquier cosa menos honesto. El caso es que él se cree de verdad su excusa, de hecho tiene bellos sentimientos y una mentalidad adelantada a su tiempo ya que vive en el siglo XVII y es capaz de ver la barbarie de algunas costumbres de su época y tener mentalidad del XXI que para algunas cosas no es precisamente un piropo, pero en fin.
El caso es que él vuelve a buscar a su hijo y se lo lleva de viaje durante un año en el que pretende enseñarle cosas de la vida.

Vamos a ver. En esta novela se mezcla la crónica de la sociedad de esa época con el relato íntimo de la vida de sus personajes principales. Resulta muy interesante, los ritos, tradiciones y la mentalidad que tenían, cómo se estructuraba todo en base a la familia y al sistema de castas. Tiene un ritmo pausado, para leer con calma pero no requiere pararse demasiado, lo único que hay palabras indias escritas en cursiva que hay que buscar en un glosario al final del libro, pero en sí el libro es de muy fácil lectura.
Ayudan mucho las descripciones para situarse tanto en el lugar, la India, como en el tiempo y entrar en la historia. Son muy efectivas y muy visuales, algunas llegan a ser también evocadoras y pintan situaciones bucólicas y hermosos paisajes. No abusa de adjetivos ni comparaciones, tampoco sobran adornos, más bien se vale de la habilidad para escoger las palabras adecuadas por lo que no se hace pesado.

Los personajes son la base de una novela que a ratos pretende ser relato iniciático del niño Kendavar, el hijo de Idris, y aparecen varias lecciones o enseñanzas como parábolas que parecen cuentos dentro de la misma novela. Son muy cortas pero dejan alguna que otra reflexión de regalo para el lector. Estos personajes están muy bien perfilados aunque al final la sensación no ha sido tan buena como prometía al principio y aquí es donde aparece mi gran pero a esta novela.

Idris acaba resultando ser una mezcla extraña, por un lado va enarbolando su espiritualidad y su búsqueda de la esencia humana junto con los valores que pretende transmitir a su hijo y por otro, es el amante infalible, va de profundo pero lo único que quiere es una mujer hermosa o como se diría hoy en día, una tía que esté muy buena para revolcarse, porque aunque él dice que se enamora y que ve más allá. A fin de cuentas va a lo que va y pese a que la autora quiere convencernos de que es diferente con una mujer que con otra no es así, ella lo cuenta igual y pasa lo mismo, ahí creo que ha fallado, si quería transmitirnos algo distinto tendría que haber escrito algo distinto.
Las escenas de sexo son como anuncios de colonia pero con detalles, sí, amantes perfectos con la luz perfecta, a ratos va a parecer que se quiere poner sensual pero no, no es eso. Ellas son perfectas y él es esa criatura mágica que mezcla el porte de macho alfa con un saber hacer increíble, que no más las mira y ya sabe lo que quieren las mujeres cuyo placer le importa más que el suyo propio y echa unos polvos épicos. Y claro, ahí caen rendidas ellas que ya no pueden vivir sin él después de semejante encuentro. Pero digo yo, ¿ no daría un poco de miedo que alguien que te ve un rato ya sepa todo lo que quieres en un tema tan íntimo?

Los personajes femeninos quedan un poco diluidos, tenemos a la mamá del chico que refleja a la
mujer tradicional de la época a la que le pasa algo también muy tradicional en las leyendas y cuentos
de aquellos tiempos pero que están descritas aquí con habilidad danto un toque mágico a la lectura. También tenemos a una prostituta que pasaba por allí y a una mujer que va de independiente pero está deseando pillar maromo que la ate. No hay personaje ni persona que más me enerve que estos independientes de postureo, caray, donde haya una persona honesta...¿qué de malo hay en reconocer que quieres compañía? Nada, otra historia es lo que quieras sacrificar por ello.

El niño está bien, es un niño y no molesta, se comporta como tal y así actúa. También los amigos que se echan por el camino.

El final es un final de cuento y no esperaba menos así que por ese lado he salido contenta. Lástima del tramo que hay un poco antes de ese final en el que se me han hecho un poco pesados y repetitivos los pasajes llegando a sobrarme alguno de ellos. No, no me refiero a los encuentros amorosos sino a lo que hacen los que van de viaje.

Sin duda alguna me quedo con la autora cuando escribe historias de hoy, como El vagón de las mujeres, Lección de olvido o Las nueve caras del corazón.

En resumen, un libro que en cierto modo se ha quedado corto porque en un principio parecía que iba a ser más profundo pero va perdiendo densidad según avanza. Lo recomiendo como lectura entretenida y si te interesa la ambientación india y el estilo de cuento.

PUNTUACIÓN: 3/5 Anita, ¿te acuerdas cuando defendías a las mujeres? Pues eso, vuelve.

26 comentarios:

  1. Pues estaba yo aquí releyendo un Dostoyevski y un Thoreau porque mis neuronas no están para explorar y digo... Voy a ver a Norah a ver si ha puesto helados y tiene un cubo de agua fría para echármelo por lo alto. La verdad es que como novela entretenida, de eso de ver qué pasa por allí mola. No sé porqué siempre me ha interesado Somalia pero esos libros a los que le faltan páginas y les sobran otras son los que más odio como un deLillo que leí que si llego a ser el editor le arranco las hojas, le hago tragárselas y lo mando a escribir las que faltan. Qué calor!!!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Por supuesto que hay helados en la cantina.
      Mira, me ha gustado ese brote mafioso a lo Tarantino que te ha salido y es que hay editores que lo pide a gritos. Por Somalia ni te molestes porque allí no van para nada y aunque Idris cuenta algo de su cultura hay muy poco. Entretenido es pero se ha quedado un poco como dirían por ahí abajo, desaborío.
      Cómo no te va a arder la cabeza leyendo a esos dos juntos...es que tú también.
      Vale, puedes llevarte un helado para el camino pero ve por la sombra.
      Un beso, Yossi

      Eliminar
  2. Cuando lo ví me llamó la atención pero alguna reseña me hizo ver que no era lo que yo esperaba y ya, que la tuya lo corrobora, no me llama tanto la atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera gustado más lo que parecía que iba a ser pero se vuelve demasiado fría y pierde fuelle.

      Eliminar
  3. A mí me molestan los personajes "adelantados" a sus tiempos. Si los hubiera habido tantos en sus respectivas épocas, otro gallo nos estaría cantando hoy en día... Una portada muy bonita pero creo que pasaré. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son como esa gente que te dice "ya sabía yo que iba a pasar", siempre me cabreo y digo "pues haber avisado". La portada es preciosa y la autora me chifla pero la historia se me ha quedado ahí, a medias.
      Besos

      Eliminar
  4. Tengo por ahí El vagón de las mujeres desde hace tiempo y creo que me quedaré con él. Tengo la sensación de que este libro es un poco falsete y presuntamente moralizante y no me tienta mucho, la verdad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Idris va de una cosa, dice otra y hace otra más diferente. No es moralizante tampoco, solo cuenta la historia pero apunta hacia algo a lo que no llega. Tengo muy buen recuerdo del vagón que fue mi primera lectura de la autora.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Lo tengo pendiente pero no he leído la otra novela de la autora así que no llevo expectativas demasiado altas. Y viendo que se queda en entretenido por lo menos no me asusta leerlo jajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no asusta. Para pasar alguna tarde de verano está bien. El otro seguro que está mejor. ¿Quién dijo miedo?
      Un beso

      Eliminar
  6. Hay muchos Idris por ahí pululando, jajaja! De todas formas, este no me lo llevo, no me termina de convencer.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, no es de los tuyos, ni siquiera de cuando descansas de tu género favorito. Hay demasiados, más de los necesarios, es un jeta.
      Besos

      Eliminar
  7. Fue mi primera lectura de la autora y me gustó mucho su estilo así que voy a repetir con alguno de los que mencionas. En este caso disfruté de la lectura, y veo que a mí el personaje de Idris me convenció más que a ti
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí es que al final no me pareció honesto, creo que podría haber hecho las cosas acorde a como decía que sentía y hubiera encajado mejor. Yo tengo ganas de leer el único que me falta "El corazón es un lugar feroz". Disfrutarás mucho de sus novelas.
      Besos

      Eliminar
  8. Quizás para saber un poco sobre Somalia, podría ser. El resto, no me apetece mucho. Igual, tendré que esperar su llegada para hojearlo y ver.
    Un beso, Maja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy poco sobre Somalia vas a averiguar con esta novela, si es la India mejor pero vamos, tampoco...
      Échale el ojo cuando lo veas aunque creo que te lo podrías ahorrar.
      Besito

      Eliminar
  9. Pues me lo llevo, porque no pinta mal =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien para el veranito. A la pila.
      Besotes

      Eliminar
  10. No es lo que me esperaba, y la historia no termina de llamarme.
    Gracias por la reseña.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco del todo lo que me esperaba yo así que no digo nada, si no llama, déjalo pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Yo no he tenido mucho éxito con los autores indios y no sé si con el de Villadiego y su polvo épico me irá mejor, sobre todo por esas mujeres diluidas. Pero, al fin al cabo, es otra forma de ver la vida. Venga, anda, me quedo con ese 3 sobre 5 que le das. ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual sí, entretenido es sin más. Ya te digo, cada uno hace lo que puede. Si pruebas ya me dirás qué tal.
      Abrazos

      Eliminar
  12. Ains, no sé, ya lo había visto pero no me convence: mira que me gustan los cuentos pero este no me termina de entrar por el ojo... Lo de la espiritualidad y el crecimiento interior me huelen un poco a autoayuda camuflada y como que no. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, esa es la idea pero no luego lo que hay en el libro. Busca espiritualidad pero en realidad es lo que dice y no lo que hace. Pero bueno, no es de los imprescindibles.
      Un beso

      Eliminar
  13. Pinta bien, al menos la sinopsis me parece atractiva. Será cuestión de darle una oportunidad.
    Buena reseňa.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es buena lectura aunque no sea lo mejor de la autora es entretenida y para el verano está bien. Gracias.
      Nos leemos.
      ;)

      Eliminar