lunes, 20 de noviembre de 2017

El crimen del ómnibus

FORTUNÉ DU BOISGOBEY


  • Traductora: Eva María González Pardo
  • Tapa blanda: 312 páginas
  • Editor: Depoca; Edición: 1 (13 de marzo de 2017)
  • Colección: dEpoca Noir
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8494363492
  • ISBN-13: 978-8494363498

                                                                     MI OPINIÓN
"El crimen del ómnibus" es una historia clásica del quién fue y por qué en la que se mezclan distintas tramas que se resuelven en un final perfecto.

Una mujer muere en un trayecto en ómnibus por las calles de París, el pintor que viaja a su lado decide jugar a detectives con un amigo. La policía también tendrá algo que hacer y mientras tanto se monta el lío con una herencia y un romance para que no falte de nada. La trama se subdivide y empieza el juego, todos los juegos juntos, el quién es quién, el cluedo, amores y desventuras varias y un poco de todo que forma un conjunto equilibrado. 

El narrador es un observador imparcial, el típico omnisciente en tercera persona que lo sabe todo de todos y en todas partes. No le esconde nada al lector y tampoco lo engaña. Esto no quiere decir que enseguida uno se vaya a dar cuenta de por dónde van los tiros, sabe guardar las cartas, pero es un buen jugador y no precisa de trampas para ganar la partida.
Es una novela muy ordenada y no hay posibilidad de pérdida. La narración es muy ágil y casi todo el peso recae sobre los diálogos. Así es cómo se cuenta la historia, solo unos pocos párrafos de prosa, bastante cortos, se emplean para situar al lector, el resto es todo narrativa oral. Son los personajes por tanto los encargados de desvelar la trama.
La ambientación es muy llamativa, el París de la Belle Époque, pero son escasas las ocasiones en las que el autor se detiene en detalles, da por supuesto el conocimiento del lector de la época y lo resuelve con pocas frases. Aun así, esto no supone ningún problema, a poco que se haya leído enseguida se reconoce el ambiente y se sitúa uno.

Esta economía de datos y prosa y la especial atención a los hechos hace que los personajes sean también sencillos, arquetipos fácilmente reconocibles con los que no es necesario empatizar ni tampoco odiar para entrar en la historia, son fichas del juego. Lo apasionante es la partida.

Tengo que decir que me ha sorprendido el ritmo, tan rápido, sin perderse en detalles ni transiciones en una novela del siglo diecinueve, me esperaba una lectura más pausada y me he llevado una grata sorpresa. Y resalto el final que me ha parecido espléndido, con todo bien encajado en su sitio, sin dudas ni titubeos ni ases sacados de la manga a última hora, ni a primera.

Muy recomendada tanto para amantes del whodunit, o quién fue, como para los que le apetezca embarcarse en una aventura de detectives aficionados más listos que el hambre con delincuentes no menos avispados.

Y antes de irme, alabar la edición, como siempre impecable de la editorial Dépoca, y a quien venga a protestar (normalmente los que nunca leen) porque les parece una frivolidad decir que es bonita la portada y que las ilustraciones del interior son preciosas y llaman la atención, decirle que a mí me gusta mucho y valoro sobre todo el trabajo que hay detrás de todo esto y pienso que enriquece el libro aunque no sean necesarias, pero si están, pues se valoran. Y a ver por qué no lo vamos a decir, ea.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 13 de noviembre de 2017

Ríos de Londres

BEN AARONOVITCH

  • Traductor: Joan Josep Mussarra
  • Tapa blanda: 352 páginas
  • Editor: OZ; Edición: 1 (11 de octubre de 2017)
  • Colección: Oz Nébula
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416224463
  • ISBN-13: 978-8416224463

                                                                 MI OPINIÓN
"Ríos de Londres" es una novela tan rara que te atrapa y te transporta a un mundo asombroso y muy entretenido.

Vi este libro en el blog de Lesincele, .http://viajagraciasaloslibros.blogspot.com.es/, y me llamó la atención, así que aproveché mi crisis lectora de narrativa contemporánea de realidad para embarcarme en esta aventura.
Si la continuidad del mundo dependiera de que yo fuera capaz de explicar el argumento de la novela, ya podéis ir recogiendo porque dejará de girar. En apariencia y si solo cuento una parte, es un caos sin pies ni cabeza pero la novela no lo es, y todo tiene sentido, incluso es relativamente fácil de seguir una vez te sitúas y te acostumbras al escenario.
El principio es el de cualquier novela negra al uso, asesinatos y un policía novato al que le toca investigar, con una compi que le mola y un jefe que no le mola tanto. Pero pronto empiezan a mezclarse los elementos extraños, que descolocan al lector desprevenido o poco acostumbrado al género de ciencia ficción y fantasía. Vienen los fantasmas, la magia, los lugares raros, otro mundo.

El protagonista, Peter, es el policía novato y el encargado de contar la historia desde su punto de vista. Se dirige al lector como si fuera el colega con el que está tomando una cerveza en el pub. Aquí tengo que decir que eso de que el narrador le hable directamente al lector no me suele gustar, pero en este caso me ha gustado, creo que también porque me caía bien el personaje, tiene carisma y además ese humor jocoso del que no abusa y que a mí me va. Emplea un lenguaje directo como no podía ser de otra manera, si con el toto que monta con la historia encima se pone a hacer experimentos con la estructura o el estilo, la novela podía haberse convertido en algo infumable.
Describe con mucha claridad los lugares y dibuja un mapa muy preciso y fácil de seguir de los escenarios en los que transcurre la trama. Eso ayuda mucho a transportarte a la historia y conseguir esa maravillosa evasión que buscamos cuando leemos.

Los personajes no son muy profundos, la verdad que tampoco tienen tiempo para eso con todo lo que se les viene encima. Aunque el protagonista-narrador es el centro, tampoco es un protagonista absoluto, más o menos todos están a la misma altura, incluso los que no son de este mundo.
En ese sentido diría que es una novela de trama, de acción, donde todo el tiempo el peso recae sobre lo que sucede y no hay lugar para la distracción. Es como un capítulo extenso de "Expediente X", ¿os acordáis? Te perdías una frase o parpadeabas más de un segundo y ya estabas perdido. Pues así. Es una lectura que requiere atención pero que te compensa con una aventura muy divertida, interesante y entretenida.

Como lectora novata del género tengo que decir que me ha parecido una novela asequible para los que están en la misma situación, además emplea elementos que particularmente me atraen mucho, fantasmas, magia, mitos, leyendas... Creo que debería leer libros de estos más a menudo. Es muy raro, montón de raro el libro pero merece la pena el esfuerzo y además me ha venido muy bien desentenderme de problemas mundanos durante la lectura.

Antes de irme tengo que aclarar que aunque en la portada se menciona a Harry Potter, me parece pura maniobra publicitaria, no tiene nada que ver, lo que faltaba, que ahora todo lo relacionado con la magia venga de ahí, como si no hubiera existido magia antes de Hogwarts, de verdad. Es más, si puede recordar vagamente a algo sería a "Los Magos" de Lev Grossman.

Aconsejado sin duda para hacer un viaje desde casa, pasarlo bien y salir indemne de la aventura. Para leer dejándose llevar, la verosimilitud está de vacaciones, no te lo vas a creer pero no importa, Ben Aaronovitch  miente tan bien que es un placer escucharlo.
Por cierto, este hombre es el creador de la mítica serie Dr. Who.

PUNTUACIÓN: 4/5 No vuelvas a dejar que menten a Harry Potter en tus portadas.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Flores para la señora Harris

PAUL GALLICO


  • Traductor: Ismael Attrache Sánchez
  • Tapa blanda: 168 páginas
  • Editor: Alba; Edición: 1 (26 de mayo de 2017)
  • Colección: Rara Avis
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8490651523
  • ISBN-13: 978-8490651520

"Flores para la señora Harris" es un canto a la vida, y al valor de las ilusiones que nos empujan a sobrevivir y a veces, supervivir.

La señora Harris trabaja como limpiadora en varios hogares y tiene una ilusión en su vida, comprarse un exclusivo vestido de Dior, que probablemente nunca tenga la oportunidad de usar y que le va a costar más que dinero.

Visto así en puede parecer ridículo y parecernos una frivolidad, y es que cuando nos ponemos intensos con los grandes valores de la vida y las hazañas épicas somos un peligro. A veces pasa, y cuando cuesta levantarse por las mañanas, un objeto o el deseo de poseerlo puede ser tan válido como cualquier otra gran aspiración para seguir adelante y por eso no debemos juzgarlo. Y mejor leemos la historia porque además nos va a sorprender. La auténtica frivolidad no la cometería la señora Harris con su propósito sino nosotros si nos quedamos en la superficie de la narración o no le damos la oportunidad de explicarse.

El narrador, omnisciente y en tercera persona es el cuentacuentos clásico, que sabe llamar la atención del lector, mantener el interés y cambiar de intensidad durante la narración para que esta sea dinámica y no resulte plana o aburrida. Esto lo consigue con una prosa sencilla aunque con recursos suficientes como para crear una atmósfera bucólica, sobre todo en el París de color pastel que describe y que cuesta mucho abandonar. Porque aunque no todo es sacar agua del pozo ni el viento sopla a favor todo el tiempo, incluso las dificultades están contadas con cariño, como sin querer hacer daño. Además, deja la sensación de que al final, de alguna manera todo tiene que salir bien, de la manera esperada o de otra.

El personaje estrella sin duda es la señora Harris, esa mujer admirable, que a todos nos gustaría tener como amiga y que hace cosas que otros solo imaginan, ella se atreve a dar el paso, a tropezar varias veces con la misma piedra, incluso a veces hasta se la lleva, pero persiste porque ha decidido hacerle caso a su intuición, a ese algo no del todo explicable que a veces nos muestra un camino que seguir y que a menudo ignoramos, porque no es seguro. La señora Harris tiene muchas emociones revueltas en su interior y es un placer descubrirlas.
Junto a ella aparecen otros personajes, menos definidos, son arquetipos pero no por eso resultan menos creíbles ni deslucen la historia. Destaco a la amiga y a otra mujer que aparece en la historia. Hay momentos divertidos, diálogos muy bien construidos que dan buena cuenta del carácter de los protagonistas, de sus sentimientos y carácter y también espacio para una sencilla historia romántica sin exceso de azúcar, solo lo justito.

El libro recuerda a película de las de antes, aquellas historias aparentemente simples incluso algo tontas, pero que no lo son si sabes verlas, y en eso tenemos ventaja los lectores, estamos acostumbrados a mirar más allá de las letras, buscando en todos los rincones. Si fuera una peli sería una de Billy Wilder, y si eres seguidor del género y has visto sus obras, verás esta novela como una de ellas.

Es el libro perfecto que lo único que tiene de malo es que se acaba, pero es de los que permanece después, de los que hacen pensar, de los que pueden hacer un click aunque sea pequeño y cambiar algo. Muy recomendable para el invierno, para la Navidad aunque no tenga nada que ver, para cualquier momento en que necesites desconectar del mundo real.

PUNTUACIÓN: 5/5







lunes, 30 de octubre de 2017

Margarita Dolcevita

     STEFANO BENNI
    


                  "Por debajo del trombón del cinismo oí el violín desesperado del amor perdido."


  • Traductora: Celia Filipetto
  • Tapa dura: 224 páginas
  • Editor: Blackie Books (13 de septiembre de 2017)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 841629092X
  • ISBN-13: 978-8416290925


                                                               MI OPINIÓN
"Margarita Dolcevita" es un regalo imprescindible. Una novela llena de humor sarcástico y ternura, con una profundidad tan conmovedora como inesperada.

Llegué a este libro por una corazonada, no mía, pero de alguien que me conoce tal vez demasiado bien, que me la transmitió.  El presupuesto no llegaba así que lo pedí a la editorial y me lo mandaron. A veces las cosas son así de fáciles.

Margarita es una niña de quince años tan extraordinaria que la sociedad la descarta, lo que la lleva a crearse un mundo propio interior fabuloso. Tiene la generosidad de dejarnos entrar para conocer su vida, su familia y a sus nuevos vecinos.

Es una historia que podría haber sido muy sencilla, pero no lo es. Arranca con una presentación muy divertida de la protagonista y su entorno. Ella es la dueña de la historia y por lo tanto la encargada de contarla. No me suelen gustar los libros de humor, en especial el absurdo o surrealista, por no hablar del inglés, que no me entero nunca de dónde está la gracia. Pero el humor que hay en este libro es distinto, te hace reír como si fueras una perturbada durante un rato porque suelta sus mejores ocurrencias cuando menos te lo esperas y son geniales. Pienso que el autor ha hecho una buena limpieza con el texto porque es imposible que se te ocurran tantos golpes buenos seguidos. A ver, no es que salgan en fila por la página todos juntos, pero cada poco sí. Eso retrasa un poco la lectura, pero merece la pena. No quiero poner ningún ejemplo porque fuera de contexto y sin conocer a Margarita, no tiene sentido. Pero la sensación es la misma que en esas ocasiones que empiezas riéndote de algo y luego no te puedes poner serio en un buen rato y al final, cuando se te pasa te sientes como si te hubieran quitado una piedra que cargabas sin darte cuenta.

Pero también toca ponerse serio, porque lo que hace en el fondo es disfrazar o gestionar como mejor puede su pena. Porque sí, ella a ratos está triste y preocupada y ahí le sale el lado tierno que te hace cogerle incluso cariño. Si pudieras entrarías en el libro para acariciarle la cabeza y decirle que al final todo saldrá bien. Consigue que empatice el lector con ella al instante pero además genera esa necesidad de protección. 

El resto de personajes están creados con la misma sensibilidad pero se quedan pequeños al lado de la protagonista. Tienen un toque de misterio que les sienta bien, es difícil descifrar alguno de ellos, ya que todo lo vemos y lo sentimos a través de los ojos de Margarita, por lo que nos va a faltar información. Falta esa parte de los demás que no podemos conocer, en unos casos más extensa que en otros.

La trama es un poco extraña. Combina fantasía con ciencia ficción. La parte fantasía es muy bonita, evocadora y con aire a cuento gótico con todos los elementos propios del género. Es sin duda lo mejor, lo que hace además que esta vaya a ser una de las lecturas del año, porque te hace volver a la época de los cuentos. La ciencia ficción, es la piedrecita en el zapato, chiquita pero ahí la llevas. Es lo que menos me ha gustado pero era necesaria porque en el trasfondo de todo hay una crítica mordaz y descarada a la sociedad.

Como ya habréis imaginado, el libro se lee solo, es de los que lees con la pena de que se termine pero disfrutando del camino. Hay muchos diálogos ingeniosos bien integrados en una trama que fluye y prescinde de detalles superfluos.

Tengo que decir que el final es un poco extraño y en las últimas páginas sentí cierto temor a un descalabro. Pero se recupera y la despedida está a la altura, cierra la historia como se merece y además no es una despedida triste.
Cuando necesito reírme siempre veo "Con faldas y a lo loco", ahora también tengo a Margarita.

"¡Ah, suspira, quién tuviera un destornillador para quitar las ideas erradas y un martillo para fijar las buenas, una llave inglesa para apretar eternamente el amor y una sierra para cortar con el pasado! Pero no nos han dado este utillaje, así que después de tambalearnos y crujir, tarde o temprano, nos romperemos."

PUNTUACIÓN: 4,75/5

lunes, 23 de octubre de 2017

Mas allá del invierno

ISABEL ALLENDE





  • Tapa dura: 352 páginas
  • Editor: PLAZA & JANES; Edición: 001 (1 de junio de 2017)
  • Colección: EXITOS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8401019761
  • ISBN-13: 978-8401019760

                                                                  MI OPINIÓN
"Más allá del invierno" es una novela contada con sensibilidad y valentía que entretiene y conmueve al lector.

Tres personas, una joven y dos vecinos ya en la madurez, ven cómo sus vidas terminan por enredarse sin querer en un día de tormenta en Brooklyn, que será el punto de partida al pasado y la historia vital de cada uno de ellos marcada por errores, dificultades, dolores y lucha.

El punto de partida es una de esas cosas literarias que los lectores aceptamos como "mal menor" y tiramos para adelante con la esperanza de que solo sea un detalle. En este caso, la resolución no me ha gustado por lo que hace uno de los personajes, me ha resultado incongruente con todo lo que predicaba durante la novela. También es cierto que el personaje en cuestión me ha caído mal desde el principio.

Yo no sé qué empeño tiene esta mujer con la novela negra, de verdad, que sí, que quiere salir de su hábitat, pero es que no le queda bien. Es como cuando te gusta una prenda que te queda horrible (y hasta tú lo piensas),  atentando contra todas las normas del buen gusto y aun a riesgo de dañar las retinas ajenas te lo pones y dices eso de "que les den y al que no le guste que no mire". Sí, te quedas más a gusto que un ocho tumbado, pero vas mal, y eso es así. Pues lo mismo, a esta mujer la novela negra le queda mal, y ya está, no pasa nada. Puede hacer lo que le dé la gana, como todo el mundo. Pero hace cojear el conjunto, le queda como a medio hacer, tiene agujeros y chirría. Y hasta aquí las quejas.

En cuanto a la trama importante hay que decir que hemos recuperado a la Isabel de antaño en buena medida. De lo último que ha sacado, esto es lo mejor. Me ha hecho mucha ilusión reencontrarme en esta novela con algunas de sus mejores características. Tenemos historias con una excelente ambientación, nos lleva de nuevo a Chile y de viaje a Brasil y México, poco más se puede pedir. Aquí aparece esa cosa tan suya de describir por medio de sensaciones recurriendo a colores, olores y sabores.. El resultado son  atmósferas más sensitivas que visuales pero que llevan al lector lejos del lugar desde donde está leyendo.
No faltan todos los detalles referentes a creencias, culturas y costumbres que conforman un retrato social y cultural muy preciso que sirve de apoyo a la historia para que el lector se sitúe. Aquí es también donde aparece un toque de realismo mágico, pequeñito, que nadie se me asuste, pero está. Es una pena que no tenga más peso porque a mí sí me gusta.

También está presente la crítica social y política, con el tema de la inmigración como eje central desde el punto de vista humano. Y cómo no, lo de Salvador Allende, que no se nos olvida, vaya a ser que se nos pase. A ver, que es algo que por algún motivo necesita que esté siempre presente pero para mí que no hace falta repetir tanto ¿no? Menos mal que esto no es lo más importante.

Y los personajes. Esas vidas tan complicadas, que los vapulean y ellos se revuelven empeñados en vivir. Sin tiempo para la queja, para la autocompasión, el espectáculo no se para. Son humanos y el lector les coge cariño y odio de forma natural, casi sin darse cuenta. Porque la cosa viene variada, por un lado los que merecen la pena y por otro los que están en el mundo porque tiene que haber de todo.
A veces resulta complicado decidir en qué bando ponerlos. Solo ha habido uno que se ha merecido su suerte y otra a la que no he soportado de principio a fin. Los demás van saltando de un lado a otro según pasan cosas.

Lo mejor de la novela es sin duda alguna su forma de contar las cosas, porque Isabel te lo hace fácil. Pese a la dureza de lo que describe en ocasiones lo hace con tanta delicadeza, con tanto tacto que resulta cómodo de leer aunque conmueve igualmente o incluso más. No trivializa ni frivoliza nada, solo encuentra la forma de decirlo dando consuelo al mismo tiempo, al final es una sensación de "todo saldrá bien".

En conclusión, una buena lectura para los adeptos a la autora y también recomendable para los que no han probado aunque yo no empezaría por esta porque las hay mejores.

PUNTUACIÓN: 3,5/5 Isa, vale ya ¿no? deja el CSI tranquilo y saca las pócimas y el libro de hechizos.


lunes, 16 de octubre de 2017

4 3 2 1

PAUL AUSTER


  • Traductor: Benito Gómez Ibáñez
  • Tapa blanda: 960 páginas
  • Editor: Seix Barral; Edición: 1 (29 de agosto de 2017)
  • Colección: Biblioteca Formentor
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8432232890
  • ISBN-13: 978-8432232893

"y cuando las palabras empezaban a cantarle en los oídos y se sentaba al escritorio y cogía la pluma o llevaba los dedos a las teclas de la máquina, se sentía desnudo, desprotegido y expuesto al gran mundo que se le venía encima, y no había mejor sensación que esa, nada podía equipararse a la impresión de desaparecer de sí mismo y entrar en el palpitante mundo de las palabras que le bullían en la cabeza."

                                                       PAUL, TENEMOS QUE HABLAR.

Tenemos que hablar. Es la frase más terrorífica que se puede construir en el idioma español. Da igual quién la diga, puede ser alguien con autoridad sobre ti, entonces te tiembla hasta el último pelo y repasas mentalmente todo lo que has hecho en los últimos tiempos rezando a lo que puedas. Si es un amigo, es peor, porque entonces sabes que algo grave pasa, y a ver cuánto vas a poder hacer, no puedes fallar, y encima dolerá. Luego está la otra opción, esa que tan a menudo sale en novelas y películas, esa en la que uno de los dos la pronuncia aunque ambos lo sentían hace tiempo. Uno toma la decisión de decirla, porque ha llegado la hora de cerrar el episodio cuando ya falta lo más importante, la magia, las mariposas, la emoción. Los sentimientos se han ido a dormir, solo queda cierto sosiego, algo de cariño, la costumbre.

Entre tú y yo no hay autoridad, tampoco somos amigos así que está claro lo que ha pasado.

Has construido la gran novela, una obra de ingeniería de absoluta precisión, complicada y tan elaborada que solo con muchísimo talento y oficio se puede conseguir que algo así se sujete sin
perder coherencia. El reto era complicado, hablar de la vida y del destino, enfrentarse desarmado a
todos los "qué hubiera pasado si..." que a menudo nos atormentan. Un personaje en el centro y cuatro historias, cuatro vidas completas y todo dentro de un plan narrativo perfecto. Una novela donde hay tantas horas de trabajo y que la has pensado tanto, tanto que te has olvidado de sentirla. No eres el tú de la intimidad, el que arrasa, el que trastorna, el que congela con solo una mirada y derrite con las palabras. Eres el tú de todos, de la calle, del gran público, de las Universidades, el de la editorial, sin riesgos.

Eso es lo que ha pasado. Que he sentido el frío leyéndola. Que aunque eras tú, no estabas de verdad ahí. Sí, quedan algunos retazos, a veces parecía que lo ibas a hacer, que otra vez ibas a tocarme de esa forma tan especial y que las mariposas parecían revivir, era un aleteo agónico y engañoso, enseguida apartabas la mano y cesaba. Solo cinco veces de casi mil, qué pobre, qué injusto, qué despiadado.


Falta tu magia, eso que hacías con las palabras, eso de lo que me enamoré la primera vez que te leí, porque pasó y tú también te acuerdas:

"...las historias inventadas podían ir más allá de la diversión y el entretenimiento, eran capaces de volverlo a uno del revés y ponerlo patas arriba, podían escaldarlo, congelarlo, quitarle la ropa y arrojarlo desnudo a los implacables vientos del universo."

Y ahora es como que ya no quieres hacerme sentir así, ahora escribes como los demás. Este libro podría ser de cualquiera. A ver, cualquiera que junte letras no, me refiero a cualquiera que escriba demasiado bien, de los que están casi donde estabas tú. Sí, estabas porque te has ido, porque está el grupo de los escritores buenos donde hay muchos, en una estación cercana pero fuera de mí, van y vienen, luego un poco más cerca los genios, apenas un puñado, son los que se quedan un tiempo y dentro solo estabas tú, especial, diferente.

Se te ha olvidado eso que hacía que tus novelas fueran solo tuyas, nadie podía hacer lo mismo, nadie podía emocionarme de esa manera, tan intensa que hasta me hacía ver el mundo de forma diferente. Solo es una historia de un muchacho al que le pasan cosas, todo es real, todo está ahí, en la calle, en el día a día aunque sea otro momento histórico. Te enredas en contar detalles infinitos de la sociedad de la época, de la Historia, incluso para alguien que en esa parcela va tan justita como yo, ya es conocido todo lo que cuentas. No era necesario. Vale, sí, que en casi mil páginas algo de relleno va  a haber, y digo yo, ¿pues para qué escribir mil? Déjalo en quinientas y verás cómo mejora.

Sé que a estas alturas puedes permitirte hacer lo que quieras, que has escrito como si fuera la última vez pero aun así no has querido despojarte de todo, lo bueno te lo has guardado. Y nos dejas un novelón por el que cuesta caminar, es un páramo en muchas ocasiones, y no es buena señal cuando empiezas a contar páginas,  a decirte venga, que si llegas a la número xxx puedes ver otro vídeo, a ver cuántas cada día que esto ya para el domingo tiene que estar. No sentía esa urgencia de encontrar el momento para volver a sus páginas, la necesidad de seguir leyendo.

"Podría no acabar nunca. El sol detenido en el cielo, la página perdida del libro, siempre sería verano mientras no respirasen con fuerza ni pidieran demasiado, siempre el verano de cuando tenían diecinueve años y finalmente se encontraban, quizá de manera definitiva, casi a punto de decir adiós al momento en que seguían teniéndolo todo."

Pero lo rompiste. Lo que me quedaba de ilusión ha desaparecido. El golpe de la página 587 fue demoledor, me quedé mucho tiempo mirando las palabras, lo releí por si acaso lo había entendido mal, no solo la frase sino todo el párrafo. Y sí, lo habías dicho, algo ya sabía porque lo dejas caer más veces así que no me digas que se te escapó o que ha sido sin querer. No pasa nada, si hasta tienes razón, pero no hacía falta decirlo así, ni mucho menos ser cruel. Y sí, ahora me imagino a todos los que tienen el libro, yendo a la página a ver qué es eso tan grave, y si lo han leído estarán preguntándose qué se han pasado por alto. No lo van a encontrar, eso es algo entre tú y yo, solo tú y yo sabemos de qué hablamos, porque ellos no estaban aquella noche de otoño en la calle.

Ahora toca despedirnos. Uy no, ni se te ocurra decir eso de que podemos ser amigos, que puedes quedarte un poco más afuera con los otros escritores. No quiero ser tu amiga después de lo que fuimos. Mejor dejarlo así, no estropear el recuerdo.

                                                                                                                                              N. B.

lunes, 9 de octubre de 2017

La librería del señor Livingstone

MÓNICA GUTIÉRREZ

"...pues en este mundo hay libros que siempre se leen con el entusiasmo y la ilusión de la primera vez."

  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 1233 KB
  • Longitud de impresión: 180
  • Uso simultáneo de dispositivos: Sin límite
  • Editor: Mónica Gutiérrez (27 de septiembre de 2017)
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B07613CW5N
  • Word Wise: No activado

                                                  MI OPINIÓN

"La librería del señor Livingstone" es ese abrazo reconfortante que aunque no pueda curar, alivia.

Agnes Martí se traslada a Londres para llevar la vida que cree que quiere, entra en una librería muy especial donde conocerá personajes entrañables y donde tendrá la posibilidad de encontrar lo que no sabía que andaba buscando. Después tendrá que elegir, y tendréis que leer el libro para saber con qué se queda, qué gana, cuánto pierde...

La autora es muy hábil. Sabe atrapar al lector, con mucha sutileza y cuidado va desarmándolo para que baje la guardia y entre en la historia, para que confíe en ella y forme parte del universo mágico que crea poniéndolo también de parte de los personajes.
Me habéis leído decir muchas veces que la literatura de este tipo no me gusta, que cuando las casualidades se amontonan, desconfío y además me pongo muy nerviosa cuando a los personajes les empieza a tocar la lotería todas las semanas, todas las loterías posibles.  Pero Mónica lo hace diferente, me lía, siempre me lía para que me lo crea, es astuta y sabe jugar sus cartas, la buena suerte aparece de forma natural, en el momento preciso, como lo haría en la realidad si la vida fuera fácil.

Y por eso me sienta tan bien leer sus libros.  Porque con su estilo de abuela cuentacuentos, lleno de
ternura pero al mismo tiempo claridad y firmeza, va creando un mundo muy visual, evocador con bonitas descripciones que van de la mano de los diálogos dándole una dinámica natural y fluida a la lectura.

Da vida a personajes muy humanos, que sienten el desasosiego que produce el enfrentamiento entre las expectativas y la realidad, desconfían de su intuición y padecen lo mismo que el lector, todos habremos pasado por momentos similares y por eso enseguida empatizamos, porque suelen tener mucho encanto. Sin duda la protagonista Agnes, es el eje central pero todos están descritos con la misma precisión, los secundarios no parecen una comparsa acartonada, están igual de vivos. También es verdad que faltan malas personas, aquí son todos buena gente y algunos dirán que no es creíble, no estoy de acuerdo, a ver, que si fueran quinientos personajes, pues sí, ya sería raro que no hubiera algún brote torcido pero son media docena. Y tampoco hay tanto malo en la vida real, por eso son noticia.

Situarlo en una librería es partir con ventaja pero también es peligroso, porque suena a conocido y para que funcione y el lector no sienta que está leyendo lo mismo de siempre, hay que encontrar ese algo especial que la haga diferente y en este libro lo hay.

Sin embargo, tengo que ser del todo sincera y hay una pequeña cosa, una pega pequeñita, que no me ha terminado de convencer, al librero se le encasqueta el cartel de gruñón y en ningún momento lo es, quiero decir, que no se sabe de dónde viene esa fama porque en ningún momento se comporta como tal, es más, es el que tiene los mejores golpes de humor. Es como el abuelo de Heidi, que vive el hombre ahí solo en la montaña con las cabras y de repente le traen una cría de cinco años y normal, que se enfade y no sepa qué hacer. Es que... eso no es ser gruñón, eso es tener dos dedos de frente. Pues eso pasa con el librero, que a veces tienes que ponerte en tu sitio porque hay gente que no tiene tope.

No podían faltar los homenajes literarios, a veces introducidos en los diálogos con mucho acierto, y por si no teníamos poco con la lista de lectura también tenemos que añadir Londres a la de lugares que visitar, no, nunca he querido ir y no son pocos los que me aseguran cuánto me va a gustar, pero por algún motivo siempre hay otro sitio que se pone por delante.

Bien, dicho todo esto la conclusión es que para mí, esta es la novela más bonita de todas las que ha escrito hasta ahora Mónica, la historia que más me ha llegado y que mejor me ha sentado. Sin duda alguna es lectura muy recomendable para todos los que buscamos refugio en las librerías cuando necesitamos que el mundo nos deje tranquilos un rato. Y para todos los que quieran sentirse arropados por una historia.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 ¿Por qué seremos capaces de imaginar tantas cosas que no existen?