lunes, 17 de septiembre de 2018

Sirenitas

LOUISA MAY ALCOTT


  • Traductor: Óscar Mariscal
  • Tapa blanda: 223 páginas
  • Editor: Berenice; Edición: Berenice (3 de febrero de 2015)
  • Colección: Los libros de pan
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8415441665
  • ISBN-13: 978-8415441663

                                                                         MI OPINIÓN
"Sirenitas" es un viaje a un mundo mágico donde sentir la emoción de cuando eras pequeño y todo te fascinaba, cuentos llenos de aventuras, seres fantásticos y lecciones que a veces arrinconamos como si las hubiésemos olvidados.

Si no sabes quién escribió "Mujercitas" probablemente no sepas quién es Louisa May Alcott. Pues es esta señora, que además también escribió estos cuentos recopilados en un pequeño libro que lleva por título uno de ellos, "Sirenitas". En total son siete cuentos de distinta extensión de los que a mí me ha sobrado uno.

Los cuentos siguen el esquema clásico de inicio, nudo y desenlace. Tienen una moraleja o lección, no sobra nada, todos los elementos que nos vamos encontrando tienen un significado y están ahí por algo. Los personajes son arquetipos, representan algo también muy concreto, son sencillos, con una o dos características que los definen ya que lo más importante es lo que sucede. Esto no quiere decir que resulten personajes aburridos, insustanciales o que no empaticemos con ellos porque sucede todo lo contrario, lo que les pasa y lo que sienten nos hacen ponernos de su lado.
El estilo es muy cuidado, también muy clásico, lo normal de su época, con frases largas, descripciones detalladas que sirven para crear mundos fantásticos que se vuelven muy reales a ojos del lector. Es un festival para los sentidos, provocan muchas sensaciones y también mantienen la intriga hasta el final.

La ambientación tanto en época como en lugar, gracias a las descripciones es uno de los puntos fuertes. En todos ellos aparece el mar como medio natural, o las playas y los faros e islas. También hay seres fantásticos con unas características muy concretas, así como animales humanizados que hablan.

Los temas son muy generales, son los grandes temas, el amor, la amistad, la lealtad, la pérdida, los sueños, los deseos... Todos guardan una lección importante, centradas sobre todo en los valores. Aunque alguno de ellos es bastante infantil y su protagonista es más pequeña, yo entiendo que van dirigidos a niños un poco grandes ya. Y para los adultos también sirven, pueden funcionar como llamada de atención, de párate un poco a pensar, que con tanta prisa y tantas cosas que nos dicen que tenemos que hacer se nos olvida lo importante.

Voy a empezar por el que eliminaría, se trata de "Una francachela junto al mar". No he entendido nada, en este caso sí que no he sabido ni qué quería contar, montan una fiesta en el mar sus habitantes pero no le he visto la gracia, ni me ha entretenido y lo he terminado porque eran apenas 20 páginas.

Todos menos el primero que ronda las 80 tienen entre 20 y 30 páginas y son perfectos para tiempos de lectura breves porque se leen del tirón. Eso me parece una ventaja porque es difícil dejarlos a medias y quedarte con la intriga. Desde luego hay más narración y acción que diálogo pero los que están sirven para seguir contando la historia y hacerla avanzar.

"Ariel o una leyenda del faro" es una historia romántica para jóvenes. Tiene todos los elementos y entran en el juego también la lealtad, los celos, el desamor y la valentía. También hay momentos de mucha tensión hasta llegar al final. Me ha recordado mucho a "El jorobado de Notre Dame", pero a la peli de Disney, no al libro. Aunque tenga como núcleo el amor romántico no hay exceso de almíbar.

"El pequeño Gulliver", es una bonita fábula sobre la amistad que produce mucha ternura.

"Sirenitas", es el que da título a esta recopilación. Quizás el más infantil pero también el que si generalizamos el mensaje, es el que más llega.

"La amiguita de Fancy", este tiene unos personajes que se llaman Fancy, Ficción y Realidad. Aunque a mí me ha gustado mucho y es muy reflexivo, quizás es el que he visto más adulto y no tanto para niños que pueden quedarse un poco en lo que es solo la historia en sí por lo metafórico.

"Historia de una ballena", de corte ecológico tiene una manera de contarlo que enternece y una sensibilidad muy especial que para mí ha sido más efectivo que otras lecturas que tratando de tirar de las orejas con el tema lo hacen de forma que no me atrae.

Y lo mejor, lo dejo como el editor, para el final, porque sin duda el mejor de todos es el último, "Rizo, la ninfa del mar", es una joya, tiene todo, un mundo mágico, seres fantásticos, combina sentimientos muy profundos y muy importantes con viajes y aventuras. El mensaje es optimista, en el centro está el amor y sobre todo la esperanza.  Es muy conmovedor, por lo que cuenta y cómo lo cuenta aunque esté lleno de colores y magia.

Tengo que avisar que puede ser que haya gente que se ofenda con ciertas cosas que dice sobre todo acerca de la mujer y de su papel en la sociedad. Hay que entender que los escribió en su época, finales del XIX, y había lo que había y punto. Lo digo por aquellos que se ponen nerviosos por ejemplo cuando ven películas de cine clásico y las encuentran machistas y demás (no entro en debate de si lo son o no), pues si estás en esa situación, puedes pasar de estos cuentos porque para qué llevar mal rato.

En conclusión, una bonita forma de deshacerse de todo durante un rato, visitar mundos imaginarios bajo el mar o a su lado, de conocer historias fantásticas y vivir aventuras.

PUNTUACIÓN: 4/5 Una versión ilustrada sería muy chula.

lunes, 10 de septiembre de 2018

La mujer del pelo rojo

ORHAN PAMUK


  • "Debería ser creíble como una historia real, y a la vez resultar familiar como una leyenda."

  • Traductor: Pablo Moreno González
  • Tapa dura: 288 páginas
  • Editor: LITERATURA RANDOM HOUSE; Edición: 001 (15 de marzo de 2018)
  • Colección: Literatura Random House
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8439732562
  • ISBN-13: 978-8439732563
                                                                MI OPINIÓN
"La mujer del pelo rojo" es una historia pesada pero interesante sobre un hombre que se pasa la vida cargando con las consecuencias de arrastrar un pasado no resuelto.

Cem nos cuenta su vida desde que de adolescente cuando soñaba con ser escritor trabaja en el verano con un pocero y conoce a la mujer del pelo rojo, una mera anécdota que le traerá problemas y una obsesión que resolverá de forma muy peculiar.

La novela está dividida en tres partes, contadas en primera persona, las dos primeras correrán a cargo  del protagonista y la última por otro personaje muy importante. El estilo es tedioso, en la primera parte mientras vamos a la librería con el muchacho y nos cuenta sus intenciones nos lo pasamos bien pero cuando toca arrimar el hombro para construir el pozo es insufrible, es que te entra hasta calor y está a punto de darte una lipotimia con tanta piedra y que si pico aquí o pico allá y ahora tira escombros. Si la intención del autor era que sintiéramos lo mismo que el personaje, conseguido, al mil por cien. Lo bueno es que luego se van de farra por el pueblo, un pueblo que ahora ya forma parte de la ciudad de Estambul pero que en aquella época estaba apartado y aunque muy pobre tenía un encanto especial. Y sí, a la farra también nos lleva pero o ellos tampoco lo pasan tan bien o no consigue el mismo realismo que con lo del pozo.
Hay que reconocer que el nivel de detalle aunque a veces abruma y aturde, en otras ocasiones pinta escenas preciosas, muy bucólicas que llaman a la reflexión y que compensan un poco las jornadas poceras.
Con muy pocos diálogos, el libro se apoya sobre todo en la narración que pone el foco de atención en los sentimientos del muchacho que poco a poco irá haciéndose hombre con todo lo que le pasa, cómo eso le hace percibir las cosas de forma diferente y va transformando sus valores según las vueltas de la vida.

En la segunda parte ya es un adulto y viene el lío, aparecen giros argumentales que te sacuden un poco justo cuando te vas a quedar frito con el resto de la lectura. Podría considerarse incluso novela histórica, Estambul va creciendo y formándose también, no lo cuenta mal y la verdad que resume bastante pero no lo hace muy ameno. En realidad, todo el tono de la novela es así de académico rozando lo rancio, ¿sabéis estos profesores que te traen un power point y se dedican a leerlo? Pues así.

Pero me ha gustado la historia, y contada de otra manera hubiera sido uno de los libros del año. Reconozco que sales de la lectura con la sensación de haber conocido a los personajes, de haber estado en Estambul y en esa aldea perdida de la mano de dios, de haber descansado a la sombra del nogal o contemplado las estrellas haciéndote preguntas. Porque hace preguntas, muchos de los capítulos terminan con reflexiones interesantes que dan que pensar.
También tiene cierta dosis de leyendas y cuentos orientales y viajes que personalmente me han gustado mucho.

El eje central de la novela, su razón de ser ha sido reflejar la relación padre-hijo, de casi todos los personajes, que no son muchos pero tampoco voy a decir quiénes porque entonces la poca chicha que tiene la novela se va al carajo.
Y esa es la principal pega que le encuentro a este libro, la falta de emoción a la hora de contar las cosas. Es todo tan objetivo, tan real, sin adornos, sin ninguna concesión a un poquito de chispa. Que sí, que la vida es eso, pero coime, un poco de gracia no viene mal. Es que este no se ríe ni haciéndole cosquillas, es un muggle.

En conclusión, un libro que merece la pena leer si estás muy tranquilo, tienes tiempo para dedicarle y te atrae la cultura turca. No es una lectura fácil porque no engancha ni te hace pasar páginas a todo dar pero si te dejas llevar puedes sacarle cosas.

PUNTUACIÓN: 3/5

lunes, 3 de septiembre de 2018

Chesil Beach

IAN McEWAN


  • Traductor: Jaime Zulaika
  • Tapa blanda: 192 páginas
  • Editor: Anagrama; 2008
  • Colección: Compactos Anagrama
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8433973363
  • ISBN-13: 978-8433973368
                                                                   MI OPINIÓN

"Chesil beach" es una novela de amor muy seria y profunda a la que le sobran algunas páginas finales y complementos.

Florence y Edward son dos veinteañeros en a principios de los sesenta que acaban de casarse y van a pasar su noche de bodas en un hotel de Chesil beach, la novela nos cuenta lo que sucede esa noche, y todo lo que pasó antes para que las cosas salieran como salen.

Un narrador omnisciente va a meterse en la mente y por debajo de la piel para contarnos esta historia. Emplea un tono serio que recuerda a novelas de antaño, de otro tiempo, con cierto esnobismo incluso. El ritmo es el adecuado a la trama, lento, deteniéndose en todos los detalles porque son importantes para comprender qué es lo que sucede y por qué. Porque la historia de estos dos jóvenes se cuece a fuego muy lento, es artesanal y nos suena a cosas de antes, nada que ver con la premura de ahora en la que todo sucede incluso antes de que te des cuenta, o eso parece, porque en muchas ocasiones sigue siendo igual, lo que pasa que no se presta atención a los detalles y nos la cuentan a partir de lo obvio.
La novela se divide en cinco largos capítulos, alterna la narración de la noche de bodas con la historia de los personajes hasta ese momento. No me ha gustado especialmente esa estructura, creo que si lo hubiera contado de forma lineal habría sido mejor, más que nada porque te corta el rollo totalmente cuando pega el salto, es como cuando cortan una peli para ir a la publi.
La parte del pasado es interesante porque nos descubre a los protagonistas y tiene pasajes románticos muy bonitos, con imágenes bucólicas y sensuales con la dulzura en su justo punto. Pero a ratos se hace un poco pesada, entiendo que era necesario aclarar y retratar el contexto social y político para entenderla pero no hacía falta tanta información y encima la cosa empeora porque la lees con la intriga de saber qué está pasando en el cuarto.

La narración es muy correcta, las descripciones extensas y precisas aunque un poco frías, algo extensible al resto de la narración, como si no quisiera permitirse un poco de desvarío y pasión, muy pegado al tópico inglés de guardar siempre la compostura. Eso sí, es muy explícito aunque igualmente desapasionado cuando tiene que contar asuntos íntimos, pero en este caso debo decir que tiene sentido que sea así y de otra forma habría tirado por tierra el mensaje.
No hay diálogos en gran parte de la novela,  pero hay uno casi al final que vale por todos, es de ponerse de pie y aplaudir.

Los personajes están despellejados, nos los muestra sin ningún pudor en lo más íntimo, sin ahorrar ningún detalle de lo que piensan y lo que hacen. Son complicados de entender, aun en su época, ambos son culpables e inocentes al mismo tiempo, incluso a veces no son ninguna de las dos cosas y cada uno podrá pensar lo que quiera. No hay buenos ni malos, hay personas. La novela trata de ellos dos, y aunque también salen los padres, son meros secundarios pero descritos con cuidado porque ellos también son en cierto modo "culpables" de cómo se comportan y actúan sus retoños.

Me gusta mucho el final de la historia pero no el final del libro. Me explico, una vez que termina la historia el autor ha sentido la necesidad de contar en unas pocas páginas un montón de años, pisando el acelerador como un loco y encima es algo que bueno, puede satisfacer cierta curiosidad pero lo que venía a contar ya está contado. Rompe totalmente con lo que era la novela hasta ese momento, como si le hubiera poseído el demonio de las prisas, un cambio brusco que desluce el conjunto. Es un pegote en toda regla.

En conclusión, un libro que merece mucho la pena leer, porque cuenta algo menos habitual en lo que a historias de amor se refiere, atrapa por su sencilla complejidad. Y sí, hay que leerla antes de ver la peli que se avecina, hacerlo espués creo que no tiene mucha gracia.

PUNTUACIÓN: 4/5 ¿Llamas tonadillas visionarias a las canciones de los liverpulianos? Yo me he reído un montón pero cuidado con sus fans, supongo que sabes lo que le pasó a Lennon.




lunes, 27 de agosto de 2018

Esperando a Mister Bojangles

OLIVIER BOURDEAUT


  • Traductor: José Antonio Soriano Marco
  • Tapa blanda: 152 páginas
  • Editor: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.; Edición: 1 (9 de febrero de 2017)
  • Colección: Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498387787
  • ISBN-13: 978-8498387780
"La verdad está mal considerada -pensé decepcionado-. Para una vez que era tan divertida como una mentira..."

                                                              MI OPINIÓN

"Esperando a Mister Bojangles" es un cuento de amor con los ojos abiertos. Una caja de sorpresas que provoca risa, felicidad, dolor, tristeza y hace soñar.

El libro nos cuenta la historia de una familia formada por un matrimonio y su hijo, gente a la que le han tocado malas cartas pero aun así se las apañarán para ganar alguna mano mirando la realidad de una forma muy especial. Se trata de darle una vuelta a lo establecido, de romper normas y decir, vale, voy a perder pero yo decido cuándo dejo de jugar. Y ya, porque lo mejor es leerlo sin saber nada de la trama.

El narrador es el niño ya convertido en adulto que vuelve la vista atrás para hablar de su familia, de esa época en la que vivía una vida apasionante, llena de aventuras, muy diferente a la ordinaria que tenían los demás. Es un estilo muy sencillo, sin palabras rebuscadas ni grandes frases pero tan sincero, tan honesto que consigue la empatía con pasmosa facilidad y con lo ordinario consigue una narración extraordinaria. Lo hace con mucha gracia, tiene un sentido del humor sarcástico y socarrón que a veces se pasa al cinismo pero le da vida al libro, se gana al lector desde el primer párrafo. Alterna la narración con diálogos muy divertidos y cuando toca ponerse serio te deja con la boca abierta. Porque se te mete en el corazón, toca la fibra sin que te des cuenta, te hace pasar de la risa y la felicidad a la desolación y la tristeza en apenas un par de renglones.
Algunos capítulos forman parte de un diario del padre por lo que igualmente es un narrador en primera persona pero con otra perspectiva. Lo que hacen es completar.
Es muy evocador, cuenta como si las frases fueran pinceles que van pintando un cuadro, ves sin ningún esfuerzo lo que pasa mientras lees, y consigue que sientas que estás a su lado en el pupitre del colegio, en el sofá de casa, o viviendo grandes aventuras en sus viajes. Todo muy bonito y muy entretenido pero no tendría mayor trascendencia si no fuera por los personajes.

Los personajes son una absoluta maravilla. El niño es el que mejor construido está porque también es el más difícil de crear a mi entender, un niño que no se pase de listo, que en realidad tenga que ser más maduro por las circunstancias que le tocan de lo que le corresponde pero que no sea un adulto tampoco, encontrar ese equilibrio y que no se le vaya de las manos y sea un niño repelente no está al alcance de cualquier autor. Y Olivier lo consigue de largo, este niño es adorable y apetece tener diez años otra vez y ser su amigo.
El padre es el más complicado, en parte por lo que le toca y ponerse en su situación es buscarse problemas porque no sabe uno qué pensar y en parte porque provoca sentimientos muy diferentes a lo largo de la novela. La madre en realidad es la más sencilla, es lo que es y solo queda comprenderla o no, según cada uno, es la que más fantasía aporta pero también es quizá la que menos recovecos tiene.

La historia en sí es muy dura, y vista sin adornos, con frialdad, podría resultar muy difícil de llevar pero ellos le ponen todo su entusiasmo, disfrazan los problemas y los combaten con fantasía, o aquello que también se pueden llamar mentiras.
El tema central, el origen de la situación es un problema muy serio y está muy presente hoy en día, a menudo se pasa por alto, se normaliza y es muy peligroso.

Y el final le sienta como un guante. Puede que al lector no tanto, es de esos que de primeras te puede resultar extraño pero tardas un segundo en darte cuenta de que no había otro mejor ni posible.

En conclusión, un libro de esos que te sorprenden a cada párrafo, para dejarse llevar por una historia que no sabes por dónde va a salir y hacerle hueco a unos personajes que han venido para quedarse.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 ¿dónde aprendiste a hacer esto?


lunes, 20 de agosto de 2018

Un andar solitario entre la gente

ANTONIO MUÑOZ MOLINA


  • Tapa blanda: 496 páginas
  • Editor: Seix Barral; Edición: 1 (13 de febrero de 2018)
  • Colección: Biblioteca Abierta
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8432233501
  • ISBN-13: 978-8432233500

"No tienes ni siquiera la escapatoria de la nostalgia porque sabes que no ha habido antes otro tiempo que fuera mejor. No tienes nostalgia de lo que pasó sino de lo que podía haber pasado; no de lo que fue sino de lo que fácilmente podría haber sido."

                                                                    MI OPINIÓN
"Un andar solitario entre la gente" es una visión particular y del mundo actual cargado de una poesía muy especial, ideas atractivas y metáforas perfectas. Un libro muy fácil de leer pero muy difícil de contar, con algún pero.

Presuntamente esto es una novela. La cuestión es que un escritor, el que firma, va a Nueva York un par de meses y a través de la observación de otro personaje (que puede ser él mismo), empieza a recopilar ideas, recortes, noticias, imágenes, etc, en sus cuadernos para escribir un libro.

Pero no es una novela. Y esto va a ser un desastre de reseña, ya aviso por si alguien no quiere perder el tiempo. ¿Sabes cuando vas a hacer algo y de repente tienes una presentimiento muy fuerte y te dices "esto va a salir muy mal" pero no lo puedes evitar? Pues así. 

Empezamos con la estructura. Van dos partes, la primera bastante más extensa que la segunda. Dentro de esa parte no hay capítulos como tal. La narración se va dividiendo en ideas, empieza con una frase tipo eslogan, a veces son citas, a veces frases en inglés o francés y después desarrolla lo que venía a contar. Lo que hace es caminar por la calle e inspirarse y reflexionar, y unas cosas le van llevando a otras. Le van surgiendo temas de los que necesita hablar y a veces también cuenta historias de escritores o de otros artistas. Una idea puede dar para varias de esas entradas que empiezan con la frase en negrita. Luego página en blanco y pasa a la siguiente idea, historia, o lo que sea. Aunque dicho así parece un poco engorroso a la hora de leer no lo es, solo al principio descoloca un poco porque no hay una trama al uso que seguir y lees sin saber muy bien a dónde va a parar la cosa hasta que te das cuenta enseguida del tipo de libro que es.

Son esas ideas que nos pueden venir a todos a la cabeza cuando vamos solos, a ver, que si vas acompañado también pero es muy probable que la otra persona esté hablando y es buena idea escuchar y mantener una conversación. Pues si se le ocurre a cualquiera dónde está el mérito, diréis, pues que luego no sabemos contarlo así de bien y montar un libro con las piezas.
Ves algo, puede ser un anuncio, una frase dicha en voz alta, un comercio en particular, la portada de un periódico...cualquier cosa. Y entonces el autor habla de lo que le inspira o de recuerdos que le trae lo que ve, juzga y critica a la sociedad actual, siente nostalgia, siente admiración, se enfada... Entre los temas más actuales recurre en varias ocasiones al terrorismo, a Trump que le cae muy bien, y a noticias cruentas y violentas tipo El caso, que empieza a enumerarlas todas y se vuelve loco, especialmente difícil de digerir es una que pasa en un pueblo en Sudamérica.

Pero la mayoría de las veces y por eso me ha gustado tanto este libro, trata de cosas sencillas, de lo que pensamos de las cosas cotidianas y les da una vuelta más, les adjudica un valor literario que normalmente no vemos, ve historias por todas partes y lo relaciona con su forma de entender la literatura y la creación y lo junta también con sus sentimientos. Y también escribe sobre otros autores, en especial De Quincey, Baudelaire, Walter Benjamin y Poe. Cuenta cómo ellos también recorrían ciudades y la relación que eso tiene con su proceso creativo y con ellos vamos a París, a Londres, Bélgica, Liverpool y Nueva York.

Como digo, no tenemos una trama en sí, hay un sutil hilo argumental que le da un sentido pero que no tiene demasiado peso y apenas ocupa algunas páginas de vez en cuando. Y mejor que sea así porque en la segunda parte se centra más en eso, y describe Nueva York pero no de la forma habitual, nada de la visión del turista y ni mucho menos Instagramera, no hay picnics en Central Park, fotos panorámicas ni paseos por el puente de Brooklyn. Le mira las entrañas a la ciudad, donde normalmente no vamos a mirar aunque sabemos que existe. Pero en esta parte, que es la segunda del libro, se vuelve un poco repetitivo, da la sensación de que se ha estancado y vuelve a la misma escena varias veces hasta que viene Poe al rescate y entonces ya la cosa se recupera hasta el final.

Esos son los dos pequeños peros que le tenía que poner, esa parte que se me ha hecho un poco más pesada, que ha perdido la vida que tenía la primera. Y cierto tono prepotente que le sale algunas veces, pocas, que me ha hecho no llevarme tan bien con él como quería.

Sin embargo lo que más me ha gustado del libro es lo bien escrito que está. Frase tras frase que impacta, las palabras parece que han llegado solas al papel y se han colocado en su sitio. Podrías subrayar o llenarlo de post it porque en cualquier página que abras el libro, menos en la parte pesadita, encontrarás alguna frase que te gustaría recordar. Es un estilo muy trabajado, muy pensado, con muchos adjetivos, símbolos y metáforas que son toda una lección sobre cómo escribir bien, bueno, no, en realidad es un libro que te demuestra lo que nunca vas a ser capaz de hacer salvo que te llames Paul Auster, Carson McCullers o alguno de los del Olimpo.

En conclusión, una novela o lo que sea, que te dan ganas de ponerte a escribir, y que merece mucho la pena leer porque te va a permitir ahondar en lo sencillo de la vida y descubrir cosas de los escritores curiosas y fascinantes.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 te van a quitar la tarjeta verde.

lunes, 13 de agosto de 2018

Damas oscuras

CUENTOS DE FANTASMAS DE ESCRITORAS VICTORIANAS EMINENTES


  • Traductoras: Alicia Frieyro, Olalla García, Sara Lekanda, Magdalena Palmer, Consuelo Rubio
  • Tapa dura: 496 páginas
  • Editor: Impedimenta; Edición: 1 (10 de noviembre de 2017)
  • Colección: Impedimenta
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8417115307
  • ISBN-13: 978-8417115302
                                                          MI OPINIÓN
"Damas oscuras" es un cajón de sastre donde caben desde los relatos más insufribles hasta auténticas maravillas pasando por todo lo que hay en el medio.

Esta preciosa edición de Impedimenta contiene 20 relatos de suspense, misterio, a veces terror y otras vaya usted a saber qué, escritos por autoras victorianas como Braddon, Willa Cather, Charlotte Brönte o Vernon Lee. El papel es muy suave, la letra diminuta (ay la edad...), tiene punto de lectura de esos que hay que hacerles nudo para que no salgan flecos y a cada relato le precede una breve biografía de la autora.

Empiezo porque si no esto se hace muy largo. Están ordenados por orden cronológico y según explican en una nota final lo han hecho así para que se vea la evolución del género. Todos están contados por un narrador que se implica en la historia con mayor o menor protagonismo, a veces solo es un mero cuentacuentos y le ha llegado el relato por otros, para lo que emplea la tercera persona y en alguna ocasión es el protagonista. Tienen un ritmo por lo general lento, muy descriptivo en el intento de crear una atmósfera de tensión, de miedo o de intriga con desigual resultado, a veces es muy efectivo y otras aturde.

Muchas de las historias tienen como elemento principal la casa encantada, donde ocurre algo que rara vez se va a descubrir qué es, la mayoría acaban con los habitantes cogiendo las de villadiego. Pero otras, tienen un final sorprendente que te deja con la boca abierta y encendiendo todas las luces para atravesar el pasillo de casa. No es que llegue a dar miedo, porque este género no me da miedo, pero es de los que recién leídos sí que dan un poco de eso que llamamos coloquialmente yuyu.

También hay algún que otro relato de corte romántico que me ha gustado mucho, de hecho están en el top de la lista. Estos tienen la esencia de los cuentos góticos, cuentan con presencias sobrenaturales poderosas y con aire de leyendas.

Los personajes están ahí para que les pasen cosas y las cuenten, son solo peones al servicio de una trama que a veces mantiene el interés del lector hasta el final, otras no arranca nunca y la mayoría, se queda en un término medio.

Voy primero con las que no me han gustado nada, y así luego ya para arriba y mejorando. El premio se lo lleva "Cecilia de Nöel", este  por sí solo se merecía una guillotina, encima es interminable, son 94 páginas para hablar de alguien de quien cada uno de los personajes que aparece va dando su evangelio pero no cuenta nada y al final tampoco. No hay tensión, ni siquiera mantiene el interés que puede generar en las primeras páginas. Es una descripción sin ningún objetivo de días, de opiniones que no van cambiando nada, ni añadiendo nada. Es un páramo narrativo.
Y el otro cero, se lo ha llevado el de "La verdad...", a ver, este se lleva mejor porque son cartas y es más breve, pero también es insulso, se escriben dos señoras, una para decir que va para una casa, y la otra pues qué bien, y entonces de vuelta le contesta que algo raro pasa y la otra le aconseja que salga de allí cuanto antes y ya está. Pero no sabremos qué pasó ni por qué.

Hay un puñado más de ellos que son un poco flojos, de los de madre mía qué día tienes hoy, pero que tienen alguna cosa que se salva, a veces una escena o una ambientación muy especial. Son 11 relatos que he puntuado con 2 o 3 puntos.

Y luego hay 7 relatos que son increíbles, de querer volver a leer, con un equilibrio estupendo entre descripción y acción, que te llevan a un final en el que casi contienes la respiración y que no puedes dejar de leer hasta enterarte de cómo se resuelve el asunto. Son muy dinámicos y visuales, hacen sentir al lector el frío, el viento, la desazón de los personajes, la angustia. Dos de ellos han rozado la puntuación máxima, se trata de "La oración", que en realidad es un drama, muy intenso y sensible con un toque sobrenatural pero donde lo importante es el sentimiento, y "Las aguas torrenciales" que pese a ser sencillo y no excesivamente original es muy efectivo, y tiene un final de enmarcar.

Para terminar, mis favoritos, los que se han llevado el cinco, nada más y nada menos que 3 relatos que casi te dan ganas de llorar de lo buenos que son, de ojalá pudiera hacer algo parecido. Talento y genio para formar una historia a la que no le sobra ni le falta nada, perfecta. Y los elegidos son: "La historia de Salomé", un relato impregnado de tristeza pero con una ambientación espectacular, viajes y elementos muy llamativos y potentes a la hora de darle significado a la historia y un final inolvidable. Es de los románticos.
"La vieja casa de Vauxhall Walk" pone los pelos de punta y no es apto para los que ven las pelis de miedo poniéndose la mano delante de los ojos.

Y "La estación de Grove", atención a este porque es una maravilla, porque es tan inesperado lo que ocurre... En realidad sería como novela negra, que engancha desde la primera frase. Los personajes tienen más peso y están más elaborados que en los demás y son atractivos para el lector. El elemento sobrenatural le da una vuelta, lo transforma aunque solo aparezca como de refilón.

En conclusión, una recopilación que como suele ser habitual cuando son tantos cuentos alguno cojee un poco, o un mucho y otros suban la media considerablemente. Si te gusta el género te gustarán la mayoría.  La verdad es que merece la pena, mucho. Si vas a decir eso de "no soy de relatos", huye.

PUNTUACIÓN: De todo.





lunes, 6 de agosto de 2018

La investigación

PHILIPPE CLAUDEL


  • Traductor: José Antonio Soriano Marco
  • Tapa blanda: 240 páginas
  • Editor: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.; Edición: 1 (5 de abril de 2018)
  • Colección: Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498388414
  • ISBN-13: 978-8498388411

                                                          MI OPINIÓN
"La investigación" es una metáfora, una narración cargada de símbolos que plantea pero no responde a preguntas muy importantes sobre la forma de entender la vida y la visión de la sociedad.

El Investigador llega a una ciudad en medio de ninguna parte para averiguar la causa de los suicidios que han tenido lugar entre los trabajadores de la Empresa.

En esta novela todo es abstracto, son todo ideas que podemos transformar en imágenes pero que hay que pensar, es un libro para leer entre líneas, despacio, sin pararse a descifrar la trama porque lo que ha pasado o está pasando no tiene importancia ninguna, lo que de verdad importa es por qué o para qué. 
Nos sitúa en una ciudad que puede ser cualquiera aunque no sea ninguna en concreto y así perfila un mundo despojado de personalidad, de características particulares en el que todo funciona según el plan de algo o alguien superior que desconocemos. Para evitar la pérdida completa del lector y el consiguiente abandono del libro, el narrador da las explicaciones justas, de vez en cuando reordena todo lo que ha contado y arroja un poco de luz para que se siga viendo un camino. Siembra duda y provoca el interés con sucesos tan extraños que acaban por resultar magnéticos.
Los personajes pueden ser todos el mismo porque también se ha perdido el carácter de cada uno, porque están como reconvertidos en autómatas sin capacidad de salirse de su camino marcado y que no se plantean opciones, todos son más o menos iguales excepto uno y la explicación a eso se queda en el cajón del piensa lo que te dé la gana.

El narrador va contando la historia de forma lineal, un narrador omnisciente que sigue al personaje principal, sin antecedentes que valgan, es un aquí y ahora y tirar para adelante sin saber a dónde, a veces incluso avanzando de lado. Se vale de capítulos muy cortos, frases que transmiten ideas muy concisas, es contundente y no pone ni una coma de más, sin adornos. Pero sí hay muchas metáforas que parecen lecciones y pensamientos, símbolos que representan ideas muy particulares.

Este es de esos libros que nunca hubiera leído de no ser porque la Cuentalibros, que es una lianta de marca mayor, lo expuso en su rincón bloguero y le hizo una reseña que sonaba a no lo toques, a psicología inversa de te digo que no para que te piques. Vale, esa no sería su intención pero a mí me provocó curiosidad y era Philippe Claudel, que puede ser raro, puede que no convenza del todo, pero malo sabes que no va a ser.

Me ha recordado muchas veces a Murakami por lo surrealista, porque creo que se le ha girado la chapa sobremanera queriendo reflejar un mundo que a todas luces se nota que no le gusta y que quiere sacudir a ver si las fichas cambian de lugar y se transforma en algo distinto. Aunque lo más importante al final es el sentido de la vida.
Es un libro del que podrías hablar eternamente y no ponerte de acuerdo con los demás lectores, admite tantas interpretaciones y vueltas como le quieras dar, incluso más de una y de dos por cabeza, así que simplemente creo que el autor lo deja así, sin explicar del todo para que cada uno piense lo que quiera porque tomar una opción u otra es un riesgo. Lo que expone es tan retorcido a veces que cualquiera de las opciones es rebatible y se le pueden encontrar tantos argumentos a favor como en contra, así que pienso que el hombre se ha curado en salud y lo ha dejado así.

Un libro que produce perplejidad, que expone ideas y se las presta al lector, para reflexionar y dar vueltas y que tiene un peligro: puede hacerte darte cuenta de cosas en las que no querías pensar.

PUNTUACIÓN: 4/5