lunes, 20 de marzo de 2017

Falcó

   ARTURO PÉREZ-REVERTE


  • apa dura: 296 páginas
  • Editor: Alfaguara; Edición: 001 (19 de octubre de 2016)
  • Colección: HISPANICA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420419680
  • ISBN-13: 978-8420419688

                                                         MI OPINIÓN
"Falcó" es un festival de imágenes que nos llega a través de una historia contada con maestría que culmina en un final perfecto.

Estamos en plena guerra civil española, y Falcó es un canalla sin escrúpulos ni ideales que hace trabajos  para el mejor postor. Encargado de llevar una importante operación a cabo llega a Murcia donde se encontrará con sus colaboradores, dos hermanos y una mujer falangistas. La novela se centra en la operación y en las relaciones que se establecen entre los cuatro, y en las consecuencias del resultado de esa operación.

Un narrador omnisciente va contando toda la historia desde la perspectiva de Falcó, un personaje que para mí es un capullo. A ver, que no me ha caído bien pero es que además representa un cliché que no compro, el del canalla irresistible, y el problema que encuentro con estos personajes es que sus características no me parecen nada atractivas, más bien al contrario, hacen que no quiera toparme con gente así ni en la imaginación. A saber: despiadado, cruel, soberbio, chulo, va de "a mí no me pilla nadie", que va a los bares a buscar mujeres como quien va a la feria del ganado a por reses, y por supuesto más machista que un disco de reggaeton y con todo esto quieren los señores autores y autoras también, que nos creamos que el tipo en cuestión es irresistible para todas las féminas. En fin, para quien le guste ahí está.
Pero en este caso me viene bien porque así si le pasa algo no me da pena, no empatizo con él así que me importa menos que tenga mejor o peor suerte.
También es un superviviente, es el típico listo que se las sabe todas y escapa de los peores enredos. Tiene un pasado poco agradable de recordar. Lo que me ha molestado en cierta manera es que en esta historia comete un error ridículo. Vamos a ver, el lector tiene más o menos la misma información que el personaje y lo ve venir, vamos que la piedra con la que tropieza este hombre es una roca gigante a la que solo le falta un luminoso que ponga "peligro", pero él, aunque algo intuye, no solo tropieza, además se la lleva. Esto ha hecho cojear al personaje  pero también reconozco que sin eso, la novela perdería todo su encanto y se quedaría en un guion de una peli de Steven Seagal. Así, tenemos algo más al estilo Casablanca.

Y hablo de cine porque leer esta novela es como ver una película. Me gusta mucho el estilo del autor, su forma de fijarse en detalles que hacen que las escenas cobren vida y metan al lector en la historia. Puedes oler, ver, oír, sentir todo lo que ocurre en el libro y al terminar tienes una sensación muy parecida a la que tienes al salir del cine. Esto es lo que más me gusta, la fotografía de la novela es espectacular, el sabor a cine clásico de espías, con esos personajes tan simples como eficaces. Porque Falcó no está solo. Le acompañan unos cuantos secundarios que hacen un papel excelente. Sabremos menos cosas de ellos pero están muy bien perfilados y encajan perfectamente en la historia. Hay un par que me han caído medio bien pero está claro que en tiempos de guerra y puestos a sobrevivir, no somos muy simpáticos, el egoísmo y todo lo que deriva de él es tan necesario como inevitable.

No falta tampoco el retrato de la sociedad del momento ni tampoco el político, explicado de forma clara y sencilla y bien integrado en la narración de manera que no hace perder ritmo a la trama. Es un libro que se lee sin esfuerzo. Los diálogos predominan, exponen a los personajes y hacen avanzar la trama. Algunos son muy ingeniosos.

Tengo que decir que hay un par de pasajes que he leído con los ojos cerrados, vamos que miraba las palabras hasta que me encontraba con una que me hacía pensar que la cosa había terminado y ambos corresponden a torturas en los interrogatorios. Todos sabemos que en esos cuartos en los que hay una silla, una bombilla y un juego de bricolaje, no pasa nada bueno.
Tampoco faltan detalles en cuanto a la mente retorcida de Falcó a la hora de cumplir con los recados que le mandan, creo que aquí saca Arturo la artillería pesada y todo lo que sabe de sus vivencias como corresponsal de guerra, un trabajo que no sé cómo puede dejarte bien la cabeza. Porque si vivir una guerra es lo más estresante y traumático que le puede pasar a un ser humano (dicho por los científicos), vivir unas cuantas ya tiene que dejarte tocado, aunque no sea tu país y solo estés de paso, todo lo que ves y lo que vives...mejor ni pensarlo.

Y tengo que decirlo, los encuentros sexuales del señor Falcó, narrados con detalle son bastante cutres, sórdidos. Me ha sorprendido en cierto modo, porque en otras ocasiones Arturo hacía gala de un toque sensual a la hora de enfrentarse a estos pasajes que me gustaba. También es verdad que el personaje no se merecía otra cosa, jeje.

Con todo esto, y a pesar del error de bulto, tonto, del prota, he disfrutado mucho leyendo esta novela. Una historia apasionante, muy entretenida que cuenta con varios giros muy bien colocados que hacen que se lea con avidez y a veces aguantando la respiración. Altamente recomendable para los que gusten de este tipo de historias.

PUNTUACIÓN: 4/5 le has copiado una cosa a Greene.




lunes, 13 de marzo de 2017

El juego de los niños

  JUAN JOSÉ PLANS

  • Tapa blanda: 179 páginas
  • Editor: La Página Ediciones, SL; Edición: 1 (1 de mayo de 2011)
  • Colección: Sýnoros
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8493852147
  • ISBN-13: 978-8493852146

                                                            MI OPINIÓN
"El juego de los niños" es una historia terrible, sobrecogedora y breve que suelta al lector con la misma facilidad que lo atrapa al principio.

La novela comienza con la narración escueta pero potente de varios hechos en los que se atisba un punto en común. Más tarde, se centra en las desventuras de un matrimonio que llega una isla para pasar las vacaciones. Pero en la isla está sucediendo algo extraño.

Esta novela sale a pasear muy a menudo por la blogosfera cuando se acerca Halloween. El libro es raro de solemnidad. Al principio todo resulta muy confuso, la narración es precisa, casi telegráfica, las frases cortas a veces se amontonan y hacen al lector tropezar. Pero genera interés por saber qué pasa, cómo se van a resolver las incógnitas y cómo los personajes metidos en un buen apuro intentarán salvarse.

Está dividida en varias partes de capítulos muy cortos en los que los diálogos llevan todo el peso de la trama, hay muy pocas descripciones de lugares, las que hay son muy precisas y demasiado breves. Tampoco los diálogos muestran demasiado el interior de los personajes, lo que hacen es contar la trama.
Pese a su brevedad, que visto lo que sucede, es de agradecer, no es un libro para leer en una tarde. En verdad, es un libro que no cuesta dejar de leer, que a veces exige esa pausa por las cosas tan terribles que pasan y porque llega un momento en el que todo es demasiado confuso. Pero también hay que decir que te ronda la cabeza y que quieres saber cómo se resuelve.

El carácter de los personajes pasa desapercibido, no es importante para la historia ni para el mensaje que quiere transmitir, así que no tenemos que empatizar ni tampoco sufrir más de la cuenta por su destino.

Aunque ha sido catalogada como novela de terror, a mí no me lo ha parecido, es más suspense y sí, es terrible por lo que cuenta. Pero miedo, no, bueno, si te da miedo una mosca revoloteando en la cortina pues estos niños igual sí, pero vamos, que es apta para todos los públicos sensibles pero aviso que hay alguna que otra escena un poco, no, un mucho de casquería.

Al final hay un epílogo del autor que ya no es narrativa donde explica el mensaje de la novela, y que habrá tres con distintas historias pero la verdad sea dicha, no seré yo quién las lea, ni siquiera sé si las hay.

En conclusión, una historia que pasará por mi colección de lecturas sin pena ni gloria, ni para arrepentirse de haberla leído ni para pensar que nos perdemos algo genial si no la lees. A gusto de cada uno.

PUNTUACIÓN: 2/5 si lo tienes que explicar es que no lo has contado bien.


lunes, 6 de marzo de 2017

Guillotina de cuaresma. El camino de los dioses.

ANTONIO CABANAS




  • Tapa dura: 744 páginas
  • Editor: B; Edición: 00001 (25 de noviembre de 2015)
  • Colección: NB HISTORICA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8466658009
  • ISBN-13: 978-8466658003
                                                  MI OPINIÓN   
"El camino de los dioses" es el camino al aburrimiento. Un páramo narrativo plagado de datos contados con desidia, al menos en sus primeras 84 páginas.

Vale, el género de novela histórica no figura entre mis favoritos, por eso me lo pienso mucho y cuando escojo una lectura de este tipo creo que voy a acertar. Está claro que el método no ha funcionado. A veces se quiere y no se puede, es ley de vida, y da igual el esfuerzo que hagas. 

Escogí esta novela porque tenía muchos alicientes. Para empezar, ya había leído otra del mismo autor, El secreto del Nilo y había disfrutado mucho de esa lectura. Por ahí pensé que tenía algo ganado. Fallo number one. Por otra parte, me prometía llevarme al Antiguo Egipcio, que de la pereza general que me da la antigüedad, esta parte es la que más me llama y encima iba a haber un conflicto, el momento crucial en el que chocan las civilizaciones y lo de Egipto se va a pique y entra el poder de los griegos y romanos. Y ahí era donde yo me las prometía muy felices. De aventura en aventura. Pero no ha sido así.

No puedo decir que todo eso no esté en la novela, estará, quién sabe, igual había que aguantar más pero no ha sido posible. De verdad, lo he intentado, me decía, va, tira, que enseguida empieza lo bueno. Esa sensación de irremediable pérdida de tiempo que tienes cuando te enfrentas a una lectura que te aburre me impidió descubrir si a lo mejor a partir de la página 500 la cosa se ponía interesante y era un no parar de emociones y sobresaltos. No lo sé, y nunca lo sabré.

Como ya he dicho, conocía al autor y sabía que era minucioso. Entiendo que es absolutamente necesaria  esa cantidad ingente de datos para comprender una época que en tiempo humano nos queda muy atrás y de la que tenemos muchas ideas preconcebidas que pueden no ser muy precisas. No quiero desmerecer el esfuerzo titánico que tuvo que hacer para documentarse y explicarlo pero ¿de verdad era necesario hacerlo tan aburrido?

Me ha hecho recordar por qué no me gustó nunca la Historia, por qué esos profesores desganados que dan clases tediosas hicieron de mí una ignorante en la materia. Así es cómo lo cuenta en el inicio, simplemente va describiendo sin pasión, sin darle vida a la historia y aburre mucho. Es como leer los datos de la Bolsa que aparecen en la parte inferior de la pantalla en una tira durante algunos telediarios. Todo muy interesante.

Mirar la novela cuando tienes tiempo para leer y soltar un bufido porque no te apetece nada es muy mala señal y ahí fue cuando decidí dejarla. Cuando me cansé de leer nombres de faraones que hicieron cosas muy malas y nombres de personajes que pasaban por las páginas sin pena ni gloria, que no eran más que letras.

Se suponía que había un personaje que me tenía que interesar mucho, que iban a aparecer otros muy interesantes que enriquecerían la trama. Pero para cuando yo lo dejé, todavía no habían venido y tenía la sensación esa de que ni están ni se les espera.

Tampoco la descripción era evocadora, no lograba meterte en ningún momento, aunque bien pensado no había un lugar donde meterse porque no había trama apasionante. Párrafos y párrafos sin apenas diálogos, qué van a decir los pobres, si los personajes que aparecieron formaban parte del paisaje.

En resumen, no sé dónde está el autor que me gustó tanto en su anterior historia, no recuerdo que se me hiciera tan pesada en ningún momento y mucho menos durante tanto tiempo. He sacudido el libro a ver pero no cae nada. Personalmente no la recomendaría a los que como yo tenemos que hacer un esfuerzo extra para este género. Para los seguidores incondicionales pues igual sí les gusta, se supone que más adelante aparecen cosas de mitología, gente muy guay y sucesos extraordinarios. 

Y como me imagino que en aquella época no había guillotinas, pondré la novela en la barca rumbo al más allá, que la fuerza te acompañe.




                                                      
                                                

lunes, 27 de febrero de 2017

La noche de los niños

TONI MORRISON
                                 


    
  • Traductor: Carlos Mayor Ortega
  • Tapa dura: 192 páginas
  • Editor: LUMEN; Edición: 001 (14 de abril de 2016)
  • Colección: LUMEN
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8426402852
  • ISBN-13: 978-8426402851


                                                                    MI OPINIÓN
"La noche de los niños" es una novela impactante, dura, complicada y emotiva que no dejará indiferente a ningún lector.

Bride es una hermosa mujer negra que parece tener una vida ordenada y satisfactoria hasta que Booker, su novio, decide abandonarla sin apenas dar una explicación. Este hecho, prende la mecha y la historia de Bride saltará en pedazos para caer en manos del lector. Esos pedazos, hechos de una infancia especialmente dura, recuerdos, decisiones controvertidas, forman un personaje fascinante y cuando estén juntos conformarán una historia inolvidable.

Leer a una autora (o autor) que trae la etiqueta Nobel da cierto respeto, al menos yo suelo pensar que va a ser una lectura complicada, nada de páginas que vuelan una detrás de otra sin freno, de personajes que encajan solos en estereotipos ni mucho menos tramas consabidas, todo eso está muy bien pero también lo asocio a estructuras que pueden resultar engorrosas, reflexiones demasiado personales y que solo ellos entienden, las populares pajas mentales y también cierto esnobismo que me queda grande. Con Toni Morrison ya lo había intentado, en concreto con Beloved y la dejé por todas esas cosas que describo, pero lo que de verdad creo que pasó es que no era el momento, creo que me faltaban años. Ay, la juventud.

"La noche de los niños" toca la fibra más sensible de cualquier lector. Un niño pequeño representa lo más inocente e indefenso que nos podamos imaginar y en este libro, Toni Morrison los castiga a todos. Son seres tremendamente desafortunados, y ese es el punto en común de todos los personajes. Lo cierto es que no sabía que habría tantas víctimas o me hubiera pesando un poco más abordar esta lectura pero me alegro de haberlo hecho ya que en sí el libro no se centra en ellos.

La historia nos la cuentan los propios protagonistas, dividida en cuatro partes, contiene capítulos que van alternando narrador y que tienen como título el nombre de este. Así podemos conocer de primera mano las impresiones y vivencias de cada uno de los personajes, Bride, la protagonista, su madre Sweetness, su mejor amiga Brooklyn y el novio Booker. En algún capítulo se cuenta la historia en tercera persona, es un narrador omnisciente desconocido, un observador, estas cosas son las que yo llamo marca de la casa nobel, el hacer las cosas como un poco raras.

Los personajes son perfectos desde el punto de vista creativo, es complicado empatizar con alguno de ellos, incluso con la propia Bride, a la que a veces cuesta entender, pero en este caso, ese matiz, la hace increíblemente humana. Aunque la palma del odio se la va a llevar la madre, a la que casi no le corresponde perdón por mucho que ella intente explicarse. Es en esa construcción de personajes donde a mí me ha parecido que florece la genialidad y el talento de la autora en todo su esplendor.

Pero es más que una mera descripción de personajes, la trama es a ratos inquietante y se va acumulando tensión, es muy potente. Sitúa al lector en diferentes ambientes muy concretos que aportan verosimilitud a la historia y la hacen muy creíble. La prosa es impecable. Y tiene algo que me ha enamorado, ¡No repite nada! Eso es un arma de doble filo, lo sé, pero he disfrutado mucho con este tipo de lectura que es como subirse a un tren, se pone en marcha y ya no para hasta llegar a su destino.

Detrás de la dureza en sí de la trama, se esconde una bella historia de amor que da un respiro y hace que compense un poco el haberlo pasado mal con el resto. Es un tipo de amor de los de con los pies en la tierra, solo se permite de vez en cuando un par de pinceladas un poco almibaradas donde no se ve cómoda a la autora, como que le queda raro. Tiene también cierto toque a realismo mágico pero en plan raro, en realidad, es algo como muy metafórico y que se entiende bien pero le da ese aire raruno de Nobel.

Este es un libro para alumnos aplicados, no vale distraerse o venir a dejarse llevar, tienes que poner de tu parte, para no perderte, porque no lo cuenta todo aunque tampoco falta nada, se entiende bien pero no vale despistarse. Hablo de interés, no de inteligencia, la inteligencia vale con la del día a día, la que tenemos la mayoría, alcanza.

Me he quedado con ganas de saber qué ocurría después en la vida de Bride, pero me temo que no lo vamos a saber. Cuidado porque pudiera parecer que un libro que no llega a las 200 páginas se ventila en nada, no es así, es para leer poco a poco, para dejarlo reposar y no tragarse las páginas sin masticar. En ocasiones incluso se hace largo cuando entra en pasajes especialmente duros.

En conclusión, una lectura muy recomendable si no estás buscando solo diversión porque aquí para reírse hay poco. Y solo si es el momento de dejarte zarandear, de adentrarte en un universo donde suceden cosas muy reales pero que nunca tendrían que pasar. Te llevarás la recompensa de una obra genial y una historia de amor.

Comentar por último que en el libro aparecen unas ilustraciones muy bonitas y expresivas, son meros trazos en negro, casi como manchurrones. A ver, no os quejéis que yo en los manchurrones normalmente tampoco veo nada pero aquí sí se ve, y la verdad es que acompañan la lectura, la embellecen.

"En mi época fui guapa, pensó, guapísima, y creía que eso bastaba. Bueno, en realidad bastó hasta que dejó de bastar, hasta que tuve que ser una persona de verdad; hasta que tuve que pensar. Y ser lo bastante inteligente para saber que ser un peso pesado era una molestia, no una enfermedad; lo bastante inteligente para leer al instante la mente de la gente egoísta."

PUNTUACIÓN: 4,75/5
La anécdota tonta del día: leí en una entrevista que Michelle Obama quería que su hija leyera pronto La canción de Salomon, de esta misma autora, puesto que es su libro favorito. Pobre chiquilla, que la dejen leer Crepúsculo, como todos, ya tendrá tiempo de llevarse bofetadas literarias. ¿No?

lunes, 20 de febrero de 2017

Un hombre muerto

NGAIO MARSH

  • Traductor: Alejandro Palomas
  • Tapa blanda: 184 páginas
  • Editor: Siruela; Edición: 1 (27 de abril de 2016)
  • Colección: Libros del Tiempo
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416638764
  • ISBN-13: 978-8416638765

                                                     MI OPINIÓN
"Un hombre muerto" es una novela clásica correcta de detectives que empieza muy bien y acaba de pena.

Empezamos con lo de siempre, casa rural donde se reúnen grupo de pijos para pasar el finde y se ponen a jugar a "Descubre al asesino" y como bien indica el enigmático título, la cosa se sale de madre y el tipo muere de verdad. Aparece entonces el detective de turno para investigar.

No. No me estoy quejando de que la novela siga el esquema tradicional porque es lo que esperaba y lo que quería leer. Pero la historia me ha resultado insípida, muy insulsa pese a que en el inicio plantea una situación con muchas posibilidades, algunas muy interesantes, personajes que podrían dar mucho juego, elementos atractivos como hermandades y objetos misteriosos. La resolución no es mala, pero es que ya da igual.

Los personajes se quedan cortos, ya sé que por el tipo de novela que es no requiere que estén demasiado elaborados ni sean complejos, pero me han resultado demasiado simples salvo una de ellas, Angela, que casi parecía fuera de lugar y fue la única que salvó un poco la novela.

Seguiremos la trama a través de los diálogos, entre los que hay alguno un poco mejor, y aquí es donde se cuenta todo lo importante. Aunque normalmente los diálogos aportan dinamismo y aligeran la narración, aquí la espesan y la lastran, porque tardan mucho en contarlo, dan demasiadas vueltas que no conducen a nada y para mí, ha faltado ritmo por lo que a mitad de la novela ya me aburría y la terminé porque en ese momento no tenía nada mejor y solo quedaban cien páginas. Que un libro de apenas doscientas páginas aburra es mala señal, quiero decir que si tiene mil pues ya asumes que algunos tramos serán de transición y resultarán menos apasionantes pero en la que nos ocupa no tiene perdón del lector.

La principal pega que le pongo es esa y debo decir que es la única pero echa por tierra todo lo demás. Es pesado de leer, o al menos a mí se me ha hecho pesado, es como cuando alguien que te cae mal y tienes que aguantar por obligación te está contando algo que no te interesa nada y quieres que se calle de una vez, y encima esa persona es de las que te cuentan hasta el más nimio detalle y no terminan nunca.

Y ahora cabe pensar que a lo mejor este tipo de novelas no son para mí, y resulta que este libro es buenísimo. Pues no diría yo que no. En mi defensa tengo que decir que otras del estilo me han gustado mucho como "Gramercy Park".

La conclusión es que si eres un entendido del género y disfrutas de él, no me hagas ni caso. Si no, pues igual te puedes sentir identificado conmigo.

PUNTUACIÓN: 1,5/5 la portada es molona.


lunes, 13 de febrero de 2017

Tres días y una vida

PIERRE LEMAITRE  
   


                                       "Lo que no ocurriera hoy sería una amenaza para mañana."

  • Traductor: José Antonio Soriano Marco
  • Tapa blanda: 224 páginas
  • Editor: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.; Edición: 1 (1 de septiembre de 2016)
  • Colección: Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498387574
  • ISBN-13: 978-8498387575

                                                           MI OPINIÓN

"Tres días y una vida" es una novela que no hace concesiones, que sacude, estremecedora  y que no se puede parar de leer.

Antoine tiene doce años y muy mala sombra, no calcula lo que hace y luego le toca apechugar con las consecuencias. La novela, centrada sobre todo en ese suceso, nos cuenta cómo lo vive, cómo lo maneja, y cómo va a determinar su destino. La sensación permanente de la catástrofe que está a punto de suceder pero que siempre se detiene en el segundo antes de que todo se derrumbe le provoca una angustia que a ratos puede parecer inmerecida y que se transmite al lector.

El encargado de contar la historia es un narrador omnisciente que se va a centrar en el retrato psicológico del protagonista. Este protagonista es un personaje perfecto desde el punto de vista literario, tiene tantas aristas y es tan complejo que causa fascinación pero empatía solo a ratos. No me juzguéis ¿vale? ya sé que es un niño pero bueno, tampoco todos los niños nos tienen que caer todos bien, y este tiene algunas cosas que...si no, leed y ya me diréis. El resto de los personajes están bien elaborados pero en función a su relación con el protagonista, aunque las mujeres salen perdiendo un poco.
La prosa de Lemaitre es una de las que más me gusta de los escritores de este tipo de narrativa. No leo más libros suyos porque cuando saca la vena gore no tiene tope y se pasa mucho con las crueldades, me refiero a su serie de libros protagonizadas por Verhoeven, eso de Alex, Camille, Irene y compañía. Pero me gusta mucho el sentido del ritmo que tiene a la hora de narrar, como si todas las palabras estuvieran ligadas unas con otras, fluyen solas. De esa forma y junto con algunos giros sorprendentes consigue mantener el interés todo el tiempo.

Además, tiene una capacidad fascinante para crear atmósferas y conmover al lector, cortarle la respiración en algunos momentos y dejarlo hecho polvo en otros. Aunque a veces parece que quisiera ocultarla, su sensibilidad a la hora de buscar momentos cruciales y retratarlos con detalles precisos es innegable y consigue que el libro destile humanidad.

Aunque se nos anuncia divida en tres partes que corresponden al año 1999, 2011 y 2015, la novela transcurre casi toda en la primera. Las otras dos, representan otros dos momentos cruciales en la vida del personaje, pero ocupan muy poco espacio, vienen a ser la resolución sin más. Y en esa resolución tengo que poner PEGA. Entiendo lo que el personaje hace y cómo termina pero lo que no entiendo es una insinuación que aparece en la última página, esas que se quedan en plan "ahora nunca lo sabremos", es que no sé a qué vino. Le había quedado un final sorprendente y perfecto, donde sucede una cosa además inesperada pero que tiene sentido.

La historia que nos cuenta Pierre Lemaitre en esta ocasión es muy complicada. No hay términos absolutos, es casi imposible decidir claramente qué pensar sobre ella, y además nos lleva a esa pregunta de "qué hubieras hecho tú en su lugar", una pregunta que en mi caso la verdad es que como nunca se me ocurrió hacer algo así como lo que él hizo con unas consecuencias más que previsibles incluso para un niño de doce años, he preferido no contestarme porque la verdad es que no lo sé.

Recomendable para todos los que les guste encontrar libros que traen algo diferente y dejan huella, que en cierto modo se queden un poco dando vueltas y además es ideal para comentar y destripar después. Da para una o varias de esas maravillosas tertulias lectoras.

"Lo que impresionaba de sus gritos era que no contenían la furia que cabía esperar de él. Lo que expresaban era puro desamparo. [...] Había bajado la voz y su tono era más bien el de alguien que se ha perdido y pregunta el camino."

PUNTUACIÓN: 3,75/5 podías haberte callado.

lunes, 6 de febrero de 2017

Flavia de los extraños talentos

ALAN BRADLEY


  • Traductora: Montse Triviño
  • Tapa blanda: 423 páginas
  • Editor: Planeta; Edición: Tra (6 de octubre de 2009)
  • Colección: Planeta Internacional
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8408088467
  • ISBN-13: 978-8408088462
                                                              MI OPINIÓN
"Flavia de los extraños talentos" es una novela de corte clásico muy divertida con un personaje peculiar que se hace querer.

Esto va así, vi en la portada una niña que se parece muchísimo a Miércoles Addams, le di la vuelta al libro y leí mansión victoriana y me lo llevé.
Flavia es una niña inquieta obsesionada con la química que vive junto a sus hermanas y su padre en una mansión victoriana en plena campiña inglesa en los años cincuenta del siglo pasado. Tenemos cadáver, misterio, pueblo pequeño donde todos se conocen y se miran de reojo, una trama interesante y un envoltorio precioso.

 Flavia nos contará cómo se las ingenia para resolver el caso. Así, en primera persona, con una prosa muy fácil de leer que huye de florituras y adornos y va directa a la trama, se va desarrollando esta historia por la que desfilan unos personajes que cumplen perfectamente su papel. La superficialidad con la que están descritos no es ningún impedimento para disfrutar de la novela. La trama es suficiente para mantener el interés del lector. Destaca el tipo de humor, entre lo sarcástico, inocente y a veces un poco macabro que aunque no provoca carcajadas sí una sonrisa y sobre todo le da un aire divertido y desenfadado a la lectura que le viene muy bien. En estilo es parecido a "Matemos al tío", a ratos me ha recordado a esa magnífica novela, sería como la hermana pequeña sin llegar a la genialidad de la otra, pero no lo hace nada mal.

Como ya dije, los personajes están descritos con cierta ligereza, definidos por unos pocos rasgos que los meten dentro de ciertos clichés pero se desenvuelven muy bien cumpliendo sus cometidos para dar forma a una trama que si bien no es el colmo de la originalidad, funciona y sorprende. Y funciona mejor aún la ambientación, casi bucólica en ocasiones, antiguos colegios, pueblos encantadores, las casas... y todo gracias al poder de observación de Flavia.

La novela, que forma parte de una saga, sigue el esquema de la historia de detectives de antaño y así es cómo la niña protagonista va a investigar, no será hasta casi el final cuando sepamos qué estaba haciendo la policía mientras tanto. No sé cuál será el primer título de la saga y la verdad que tampoco me importa. Y sí, puede que lea alguno más si me interesa mucho la idea.

En conclusión, muy recomendable para quien quiera novela clásica pero con nuevo aire, algo ligero muy entretenido donde nada, ni siquiera la muerte es tan grave como parece.

PUNTUACIÓN: 3,75/5 no me hagas quinientos iguales, ¿eh?