lunes, 27 de junio de 2016

El sabor de tus heridas.

VICTORIA ÁLVAREZ


  • Tapa blanda: 416 páginas
  • Editor: Lumen; Edición: 001 (21 de enero de 2016)
  • Colección: LUMEN
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8426402682
  • ISBN-13: 978-8426402684


                                                   MI OPINIÓN

"El sabor de tus heridas" es una novela irregular, que mantiene la esencia de sus dos compañeras de saga y que a pesar de ser necesaria no me ha terminado de convencer.

Este libro viene a cerrar la historia de los colegas del Dreaming Spires, periódico dedicado a los fenómenos extraños y paranormales. Pero eso es lo menos importante, la razón de ser de la novela es la vida personal de estos hombres, sus hijas, sobrinas, amantes...(hay que ver la lata que le da a esta gente el género femenino). Y en este caso es la desaparición de Chloe, la hija pequeña del desolado Oliver. Así, por causa de fuerza mayor y porque aparece la lianta "number one" que no es otra que la señorita Stirling, la pandilla se ve envuelta en una buena.

En esta ocasión, salimos de Londres hacia la ciudad de Karolvy Vary, mítica y que suena a leyenda. Pasamos por París como dice la sinopsis pero nada, como cuando vas de viaje y solo paras en un sitio para ir al baño, porque la historia se centra sobre todo en la ciudad húngara y su famoso balneario.

Para desenredar el cambalache que tiene montado con los orígenes y leyendas que han dado forma a esta trilogía o saga, la autora vuelve a recurrir a los cuentos y seres míticos que todos conocemos y que en este caso, aunque trata de esconder las cartas hasta el final, la vemos venir de lejos. Volvemos también a disfrutar de una excelente ambientación, con unas descripciones muy evocadoras y precisas que nos trasladan en el tiempo y el espacio. Con un buen ritmo, una narración que no se detiene, en la que se van formando y deshaciendo nudos poco a poco, conseguimos entretenernos y evadirnos con unos personajes a los que cuesta tomarles cariño, no son carismáticos y la verdad que cada uno mira para así, es un egoísmo extraño porque luego hacen unos sacrificios unos por otros que  son dignos de admirar. Mi favorito sigue siendo, desde el primer libro en el que apenas tiene peso, la señorita Stirling.
Un narrador omnisciente nos va contando dos historias, una presente y otra del pasado vista a través de los fenómenos extraños y ciertos dones de algunos de los personajes. La que más me ha gustado sin duda es la del pasado, en la que hay amor, aventuras, traiciones y un misterio. La del presente que en realidad es la importante me ha gustado menos.

Toda la novela tiene un aire a relato clásico de aventuras que le viene muy bien, que se agradece ya que no había móviles y Google aún no estaba ni en el pensamiento de su inventor que ni siquiera
había nacido.

Pero pasa una cosa, que en ese mundo antiguo, los personajes hablan como lo haríamos hoy en día, produciendo una sensación extraña y sacándote del ambiente cuando empiezan los diálogos. No digo que tengan que hablar como hace cien años porque igual no nos enterábamos de mucho pero algunas expresiones son demasiado actuales.

Podría pasar eso por alto tranquilamente pero lo que ya no me acabó de encajar es la forma en que ciertas cosas tienen que pasar, parecen forzadas y a veces se resuelven de manera demasiado simple. La parte sobrenatural tiene demasiada luz, y no me acaba de gustar cómo está contada. En cuanto a la trama romántica del presente, decir que es demasiado exagerada y exaltada, un poco empalagosa para mi gusto, a ratos parece que van a salir Eduardo Gabriel José y Jimena Fernanda declarando su amor en plan "mi vida no era vida hasta que apareciste tú" y entonces sonará una canción de Enrique Iglesias.

Con las trilogías surgen dos problemas, bueno, a mí, puede ser que las lea del tirón y entonces parece que es el mismo libro siempre y acabes un poco saturado o que la leas según vaya saliendo como es este caso. Si lo haces así, lo que me pasa es que no me acuerdo de los detalles de los otros libros. Si lees solo un libro cada dos años y además es el libro del que todo el mundo habla todo el tiempo, pues sí, te acuerdas más. Como no es mi caso, solo recuerdo personajes, o la trama principal o algún detalle que me llamara la atención pero sobre todo me quedan sensaciones, recuerdo perfectamente si me han gustado o no, cuánto y si me ha marcado o pasó sin pena ni gloria.

A la hora de enfrentarme a esta lectura me han faltado datos porque no los recordaba, y el libro aunque sí que recuerda algunas cosas la mayoría las da por sabidas y es lógico que no lo vuelvan a repetir.

Si me preguntáis si se pueden leer de forma independiente yo diría que no tiene sentido. Por supuesto cada uno puede hacer lo que le dé la gana, por poder, ya ves, como si quieres empezarlo por la última página y hacerlo de atrás adelante como leen algunos el periódico pero no sé yo de qué te vas a enterar.

En conclusión, un libro que me ha gustado en lo general, pero que me ha fallado en lo particular, del que esperaba más, a la altura de los anteriores, pero que era necesario para cerrar la historia y atar todos lo cabos aunque algunos de forma un poco exagerada.

PUNTUACIÓN : 3/5 podían hacer peli, pero una juntando lo mejor de las tres y sin ciertos actores.

lunes, 20 de junio de 2016

Soy leyenda

RICHARD MATHESON



Traductor: Manuel Figueroa

  • Tapa blanda: 184 páginas
  • Editor: Minotauro (14 de enero de 2003)
  • Colección: Minotauro Bolsillo Ciencia Ficción
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8445074334
  • ISBN-13: 978-8445074336

                                                                  MI OPINIÓN
"Soy leyenda" es una novela breve, entretenida y a ratos sobrecogedora que esconde interesantes reflexiones tras la sencillez de su prosa.

Escrita en los años cincuenta del siglo pasado, imagina un futuro veinte años después en el que la raza humana se enfrenta al peor de los peligros. Robert Neville parece que es el único superviviente y recluido en su casa busca una manera de seguir vivo y una razón para hacerlo. Lo segundo le va a resultar más complicado que lo primero. La novela nos cuenta todo lo que a este pobre hombre se le va ocurriendo y cómo lleva a cabo sus planes hasta que la cosa ya no depende solo de él y el destino llega con nuevas ideas.

Con una prosa muy sencilla, de frases cortas en las que predominan los verbos de acción y escasean los adjetivos, el autor nos muestra un mundo reducido a casi nada, un hombre en un apuro de los feos y muchos interrogantes. No hay extensas descripciones, solo unas breves pinceladas de cómo es el hogar del superviviente y los objetos que le atan a la vida.
Tampoco se pierde con los datos del pasado, solo lo justo para entender de dónde viene la historia y para meter algún diálogo que otro.
Es una novela de presente, se centra sobre todo en el momento en el que Robert toma decisiones importantes y por qué, cómo llega a determinadas conclusiones. Y con estos datos nos tenemos que apañar para saber cómo es, ya que tampoco se profundiza en su carácter. El autor muestra y el lector saca sus propias impresiones sin tener tampoco que inventarse la novela, tiene la información suficiente cómo para entender la lectura.

Por un lado tenemos la trama de ciencia ficción, la que concierne a los vampiros, las explicaciones científicas y la parte más de misterio y suspense que a veces llega a producir cierto desasosiego pero también está la otra, la personal, la que ahonda en los pensamientos y sentimientos del protagonista y
cómo la situación en la que vive lo convierte en una persona diferente. Aunque en las primeras páginas predomina la acción, después van entrelazadas y terminan por llevarnos a un final demoledor.

Ay qué tiempos aquellos en los que abundaban los buenos finales como el de esta novela y a los escritores no les daba miedo terminar sus libros y tomar partido.

Tengo que decir que no suelo leer ciencia ficción y en cuanto a vampiros se refiere saliendo de Drácula y alguna que otra historia gótica tampoco suelo visitarlos y aun así he disfrutado muchísimo de esta lectura. Como ciencia ficción no es tampoco de lo pesado ni empieza a contar cosas demasiado extrañas de esas que parece que te has saltado la única clase importante y no te enteras de nada. Tampoco me gustan mucho las novelas en las que hay un solo personaje o muy pocos como en este caso donde solo aparece algún que otro artista invitado. Pero Matheson se las ha averiguado para hacerlo muy bien y no aburrir.

En conclusión, una lectura muy recomendable para todos, incluso para estas épocas que requieren de lecturas menos enrevesadas y más dinámicas. Y si has visto la peli no te preocupes porque lo único que tienen en común es el título. Con decir que en la novela Neville es rubio y blanco, calcula, de ahí para adelante nada.

PUNTUACIÓN 4/5 ¿Le pagaron derechos solo por el título? Vamos, que además de buen escritor era                                  buen negociante.







lunes, 13 de junio de 2016

El niño pájaro

JUAN MANUEL PEÑATE RODRÍGUEZ

  •                 "La mayoría nos hemos acomodado en este andén en mitad de la niebla, solo                         unos pocos cogen el tren cuando creen estar preparados"
  • Formato: Versión Kindle
  • Tamaño del archivo: 3653 KB
  • Longitud de impresión: 322
  • Vendido por: Amazon Media EU S.à r.l.
  • Idioma: Español
  • ASIN: B01F6ATDJW
  •                                       
  •                                                   MI OPINIÓN
"El niño pájaro" es una buena colección de relatos que sorprenden, divierten y emocionan.

Ya estamos a vueltas con el lío de reseñar relatos así que los que salen corriendo cuando ven que la cosa va de estas pequeñas maravillas que se esperen un poco, nunca se sabe dónde vamos a descubrir algo nuevo.

El sello de este autor sin duda alguna es su creatividad, tiene una imaginación desbordante y es un genio mezclando elementos y dando vueltas de tuerca a temas ya trillados. Si no lo conoces, al empezar a leer sus relatos puedes pensar: uf, ya estamos con lo de siempre. Sin embargo si ya has probado algo de su buen hacer contando historias sabes que te va a sorprender. Empiezas a leer con la certeza de que de un momento a otro va a saltar la sorpresa, como si atravesaras una puerta que te llevara del esquema de una historia ya sabida a un mundo mágico y nuevo. 

Otra de sus grandes bazas es lo visual de su narrativa. Sin esfuerzo alguno puedes ver lo que estás leyendo. Sin aburrir, sin aturdir con millones de adjetivos y descripciones pormenorizadas logra formar imágenes muy concretas de lo que está sucediendo. Creo que es porque sabe escoger los detalles que marcan la diferencia, que dan vida a las escenas.

Respecto a los personajes hay que decir que no suelen estar demasiado elaborados, lo justo para la historia salvo en una en la que es muy importante saber cómo son, cómo piensan y por qué actúan de la forma en la que lo hacen y ahí sigue desplegando su talento y de la misma forma que en otros relatos vuelca todo su buen hacer en la ingeniosa trama, en este relato en particular, vuelve su mirada al interior, a las emociones, al sentimiento.


Todos tienen en común un narrador omnisciente en tercera persona que cuenta la historia sin juzgar, con una visión tan amplia que es la que ayuda al lector a entrar en la trama sin darse cuenta. Emplea un lenguaje muy coloquial, sin pretensiones, aunque en un par de ocasiones se le va la mano y se pone un poco bruto y descoloca, se le perdona. Se nota que es muy joven. Sin embargo su aparente sencillez no resta calidad, todos los elementos son necesarios y encajan perfectamente al final de la historia. 

Aún no he dicho de qué van los relatos pero es que lo mejor es que no sepáis nada. Porque si les quitas la magia de la sorpresa siguen siendo buenas historias pero pierdes ese cosquilleo de "por dónde va a salir esto". Pero para que no vayáis a ciegas sí diré que hay uno de aventuras de estilo clásico, otro de fantasmas que te llevarán a un lugar muy especial, también tenemos el que escarba en la mente y las consecuencias de una pasión que arrastra a la locura, leyendas también tenemos y completa con uno de ciencia ficción que tiene el mejor final y golpe de efecto que he leído en mucho tiempo. Y conste que este iba a ser el que menos me gustaba porque además era el último. Pero ha sido muy hábil guardando su mejor baza.

Lo que menos me ha gustado han sido esas salidas de tono de las que hablaba más arriba. En el de ciencia ficción me ha costado entrar porque el género no me gusta, pero como era el último hice el esfuerzo y mereció la pena. En El niño pájaro, que es casi una novela, hay una parte que también me costó tirar de ella pero es breve. Y el primero de la serie tiene un final un poco precipitado dejando al lector un poco a oscuras.

Recomiendo este libro a todos los que disfrutan de las historias diferentes, que quieren pasearse por multitud de realidades teñidas de acción, suspense, romanticismo, ya que vida solo tocamos a una. En especial a los que rehuyen de los relatos. Porque estos hay que leerlos del tirón. ¿A qué se parece? Pues salvando la distancia de la edad y los años de carrera, a Stephen King. Hasta ha merecido la pena leerlo en el iPad.

PUNTUACIÓN: La última lectura 3/5
                    Club Paradise 4/5
                    El niño pájaro 4,5/5
                    ¡Feliz no cumpleaños! 4/5
                    La gasolinera 4,75/5


lunes, 6 de junio de 2016

La presa

  • IRÈNE NÉMIROVSKY

  • Traductor: José Antonio Soriano Marco
  • Tapa blanda: 224 páginas
  • Editor: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.; Edición: 1 (7 de abril de 2016)
  • Colección: Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498387450
  • ISBN-13: 978-8498387452

                                                                  MI OPINIÓN
"La presa" es un cuento triste y claustrofóbico pero con el toque maestro de Némirovsky que lo convierte en lectura memorable.

Jean Luc es un desgraciado que solo se preocupa en buscar el éxito y la fortuna sacrificando todo lo demás y bloqueando sus sentimientos. Esta es su historia, desde joven hasta que se convierte en el adulto que quería ser y le toca recoger la siembra.

Antes que nada, una vez más, aviso de que la sinopsis destripará toda la trama. Vale que la esencia de la novela no es saber "qué pasará" pero aun así, me parece una faena que den tantísima información. Dicho queda.

Y vamos con el libro. No es de lo mejor que he leído de Irène, dividido en dos partes tengo que decir que la segunda mitad de la primera parte me ha resultado un poco aburrida y áspera. Entre que el personaje principal es bastante repulsivo y que la temática sobre sus negocios no me interesaba mucho he llegado a cansarme un poco. Eso me ha durado lo que tarda en llegar a la segunda parte donde la autora despliega todo su talento, se centra en las personas, en ese perfil tan terroríficamente exacto que logra del interior del personaje. La verdad es que logra poner palabras donde otros buenos escritores a veces recurren al adjetivo "indescriptible". La Némirovsky siempre sabe cómo describir los sentimientos y logra frases y casi párrafos enteros dignos de enmarcar. Solo por eso ya vale la pena la lectura y superar el escollo que supone ese tramo más tedioso del que os hablaba al principio.

La prosa es sencilla pero magnífica, crea unos ambientes perfectos para dar soporte a la historia y al personaje. Algunos tienen una pequeña pincelada de belleza, son como fotografías, momentos puntuales. Pero la mayoría son oscuros, asfixiantes, poco halagüeños. Porque así es esta historia, no hay lugar para la fantasía, casi ni para la esperanza , como mucho alguna pequeña grieta al final pero muy pequeña por lo que es una lectura que a mí me ha resultado triste. Y esa sensación me ha acompañado después de terminarlo.

Detrás de la historia hay un mensaje, deja poso para  la reflexión sobre temas importantes, en especial, el amor y cómo manejar los sentimientos.

Junto a Jean Luc aparecen Edith, Marie, Langon y otros personajes muy bien definidos y que tienen un papel muy importante. Pero no sólo en función de su relación con el personaje, aunque todo el libro está contado por un narrador omnisciente desde su punto de vista, sino por sí mismos. Los diálogos, que a veces pierden un poco de dinamismo e inmediatez por culpa de unas acotaciones demasiado largas, ayudan a avanzar la historia. El retrato es tan preciso que podemos saber qué van a hacer, y anticiparnos al desenlace. Pese a esto, la autora tiene capacidad para mantener una tensión que en las últimas páginas llega a ser casi dolorosa.  No sé cómo lo hace, que más quisiera yo. Si te paras a pensar cuando faltan diez páginas en cómo va a acabar seguro que lo sabes y aun así lees casi sin respirar.

Sin embargo tengo que ponerle una pega que he lamentado encontrar, es precisamente uno de los momentos importantes, le ha faltado intensidad y se ha notado que se fuerza al personaje a hacer algo que es un poco desproporcionado con el origen de esa acción y que aunque luego hacia el final del libro parece que lo va a explicar, esa explicación se queda un poco corta. No remata.

No es una novela muy larga pero no podría serlo más. Primero porque no falta nada y al leerlo tienes la impresión de que ha contado todo lo que quería y segundo porque tampoco se puede sufrir tanto.

En conclusión, una lectura muy recomendable a menos que estés pasando un momento catastrófico, ideal para comentar después y para deleitarse con la magia de las palabras bien hiladas.

PUNTUACIÓN :4/5



lunes, 30 de mayo de 2016

Tsugumi

BANANA YOSHIMOTO



  • Traductores: Albert Nolla Cabellos y Bibiana Morante Mediavilla
  • Tapa blanda: 192 páginas
  • Editor: Tusquets Editores S.A. (1 de marzo de 2008)
  • Colección: Andanzas
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8483830361
  • ISBN-13: 978-8483830369



                                                    MI OPINIÓN
"Tsugumi" es un regalo de ternura, sensibilidad y belleza, una historia hecha de gestos y momentos que valen cada minuto invertido en su lectura.

Se podría decir que trata sobre una chica, Tsugumi, insoportable donde las haya, y Maria, su única amiga ( y suerte que tiene una) que vive con ella en el hostal de pueblo japonés del que los padres de la niña repelente son dueños y los de la samaritana trabajan. Maria nos cuenta en primera persona el último verano que pasa allí cuando ella ya se ha mudado con sus padres a Tokio. Recuerda también los momentos importantes que fraguaron su amistad con Tsugumi.

Más allá del retrato cotidiano de estas niñas, de sus familias, de lo que les ocurre, lo importante de este libro es lo que sienten, lo que experimentan. A través de un relato sencillo pero hermoso, nos expone esos momentos vitales en los que nos sentimos a gusto, en los que llegamos a pensar eso de "ojalá no tuviera que irme" o esos otros en los que no querríamos estar en otro lugar.
La autora vuelve la mirada a esas cosas sencillas como tomarse una bebida en una terraza una noche de verano, un paseo por la playa aunque sea una playa pequeña y abandonada, o el repiqueteo de la lluvia en los cristales.

Por supuesto también hay una trama en la que se van desvelando ciertos acontecimientos y la historia familiar.
Lo mejor sin duda son las descripciones de esos lugares, las metáforas que emplea nos hacen evocar nuestros propios refugios y sentir que podemos acudir a ellos aun cuando no podemos hacerlo en realidad. Podemos visualizar toda la belleza de las cosas cotidianas que normalmente nos pasan desapercibidas. Junta las palabras del día a día de tal forma que parece cosa de magia y las convierte en algo extraordinario. Incluso consigue retratar esa sensación que tenemos a veces de estar cerrando una etapa, de cómo algo que siempre ha estado llega a su fin y está a punto de cambiar.

Aunque en la trama aparecen algunos acontecimientos tristes, lo que deja es una cierta pena, nostalgia , no es desgarradora ni te abofetea como lo hacen otras tragedias. Es algo que ocurre con naturalidad, sin sobresaltos.

En esta época en la que tanto se ensalzan y tan valoradas están las novelas de 800 páginas que se leen en dos días y donde suceden cuatrocientos millones de cosas (ojo que a mí también me gustan pero creo que están sobrevaloradas) , es todo un placer encontrar una pequeña joya de apenas doscientas páginas, que se lee con calma, que se saborea como si el reloj se hubiera parado. Una lectura íntima que proporciona calor y consuelo. Es casi como un abrazo.

Un libro que considero que le puede gustar a cualquiera incluso a los que no les guste la literatura oriental.

PUNTUACIÓN: 5/5

lunes, 23 de mayo de 2016

Puerto escondido

MARÍA ORUÑA 



  • Tapa blanda: 432 páginas
  • Editor: Destino (8 de septiembre de 2015)
  • Colección: Ancora Y Delfin
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8423349527
  • ISBN-13: 978-8423349524

                                                   MI OPINIÓN

"Puerto escondido" es un claro ejemplo de novela entretenida pasatiempo y de cómo cargarse el trabajo de trescientas páginas en las cuatro últimas.

Todo empieza cuando en las obras de una antigua casa que va a ser convertida en hotel encuentran el cadáver de un bebé de la época de la guerra civil. El propietario, el perfecto Oliver que cómo no es guapísimo, encantador y tiene dinero y no tiene pareja llega al pueblo para huir de un desengaño y se encuentra ese percal que va a tener que solucionar la Guardia Civil.

Tenemos así dos partes de una misma historia, una de ellas contada en primera persona y que narra los hechos acontecidos en el pasado. No sé muy bien por qué los capítulos de esta parte se llaman Diario porque no lo es, hasta donde a mí me llega la inteligencia, Diario es lo que sucede cada día no una historia de hace un montón de tiempo contada del tirón. En fin, que eso es un detalle sin más pero me pareció curioso.
En esta parte se centra la narración del libro, los personajes más interesantes y el corazón de la novela que además sirve para mantenerla a flote. Tiene un buen ritmo, con los detalles necesarios para no perderse pero sin aburrir. A veces se enreda demasiado con las idas y venidas y los líos de sábanas y acaba teniendo un cierto aroma a culebrón venezolano que tampoco molesta porque la hace divertida y entretenida, se lee con interés a ver en qué para el asunto.

En la parte presente llegan las reclamaciones, no me gustaron los personajes. Para su construcción, la autora tira de estereotipos en todos los casos sin añadirles nada más. Vale que lo hagas con algún secundario pero aunque por el tipo de novela que es no necesite tampoco ahondar en ellos
profundamente, un poquito de esfuerzo sí hay que poner. Me ha parecido que en este sentido ha sido
una vaga. La perfecta inspectora de la Guardia Civil dan ganas de vomitar, por mucho que haya querido atribuirle una pincelada de trastorno obsesivo compulsivo, se pasa, es listísima, guapísima, y todos los -ísima positivos que le quieras poner y sí, además está convenientemente sola.
Sí que me ha gustado la forma de contarlo, es casi todo diálogo donde se van informando unos a otros  de los avances de la investigación alternando estos con las descripciones de los lugares como Santillana del Mar o Suances,  muy pormenorizadas, de esas que te dan sensación de haber estado allí.
Ha intentado meter algo más de misterio añadiendo la aparición de un colgante extraño pero o no le entusiasmó la idea o no debía fluir la cosa porque se queda por el camino.

Es una novela que se lee sola, que mantiene muy bien el interés porque va dando datos que hacen avanzar la historia y que quieras seguir volviendo páginas. Tiene un sospechoso parecido con las de la Loli y su trilogía del Baztán aunque sin el componente folclórico.

Sin embargo y como digo al principio, a falta de cuatro páginas más o menos la caga, la destroza con un giro que se saca de la manga, que no era necesario pero que clama al cielo por lo absurdo y porque no tiene sentido. Es una verdadera torpeza que carece de credibilidad. No me importa que los autores
me engañen si hacen bien sus trucos, es más, me parece genial pero reírse del lector no. Es que no viene al caso lo que sucede, no cuadra en absoluto con el resto de la historia, ni con el personaje al que se le atribuye cierta cosa. Creo que debería haber cambiado muchas cosas para que eso del final tuviera sentido. Muy mal.

A esto añadimos que la relación entre dos de los personajes no es que sea inverosímil, no importa, el problema es que no cuaja y la autora se empeña y que diga lo que quiera pero si en la primera cita muestras tus debilidades y le cuentas al otro lo horrible que va a ser estar contigo, sale corriendo por muy raro que sea, ni aunque sea un psicópata se queda, seguro. Y el otro peor porque le dice que si va a aguantar que tenga muchos libros. ¿Perdón? Eso en mi pueblo es insultar. Me ha parecido la historia de pareja peor llevada desde Titanic, con la puta Rose "no hay sitio en la tabla, no hay sitio."

Todo esto último me ha estropeado una lectura que hasta entonces me había atrapado y entretenido muchísimo. Asumiendo eso, por lo demás es muy recomendable para pasar el rato. Y no, no sabía que habría continuación, pero no seré yo quien la lea. Además no recuerdo que en las reseñas se mencionara. En fin, eso me pasa por no leer las solapas, en la bio de la autora sí que dice que está escribiendo otra novela donde repite personajes. A ver, que el caso en sí queda cerrado y probablemente en la nueva haya otro caso pero se continúe con la historia personal de Oliver. Al estilo de las de por ejemplo Lemaitre.

PUNTUACIÓN : 2,5/5 y tú siendo gallega y lo bien que se come en el norte ¿qué hace esta gente todo el día a sándwiches?

lunes, 16 de mayo de 2016

Relojes de hueso

   DAVID MITCHELL
                      



      "Tu arte se alimenta de ti, de tu alma y, sí, hasta cierto punto, de tu cordura."


  • Traductora: Laura Salas Rodríguez
  • Tapa blanda: 720 páginas
  • Editor: LITERATURA RANDOM HOUSE; Edición: 001 (7 de abril de 2016)
  • Colección: Literatura Random House
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8439731205
  • ISBN-13: 978-8439731207
                              



                                                                      MI OPINIÓN
"Relojes de hueso" es un caos con cierto orden, una novela para mí diferente, que despierta curiosidad por conocer el destino del desvarío y las historias independientes pero sutilmente conectadas que la forman.

No sabría cómo decir de qué va este libro. En principio podríamos pensar en la historia de Holly, una adolescente en los años 80 del siglo pasado, cuando sabían poco pero bien (no como el desastre de ahora que parece que saben tanto y no pueden estar más equivocados), que atrapa al vuelo la excusa para irse de casa para hacer una cosa que le sale mal y luego apañárselas como puede. De su vida podría ir este libro pero en realidad esta solo es la primera parte, donde también aparece una trama fantástica, o más bien de ciencia ficción que promete entretenimiento y evasión.

Lo malo es que la primera parte se acaba y empieza otra, con otro narrador, otra historia, un lugar diferente y ni rastro de lo que habíamos leído. Y así seguimos una tras otra cada una de las seis partes en las que se divide el libro. Tenemos un elemento en común en todas ellas, algo muy sutil que las va a ir uniendo pero que no podemos entender porque no entra dentro de la lógica y este amable señor que escribe no nos lo quiere explicar, por lo que no nos queda otra que dejarnos llevar, no intentar nadar contracorriente y confiar en que al final nos lanzará el cabo.

Mientras tanto descubriremos la vida de personajes muy peculiares en situaciones bastante cotidianas. Así, nos encontraremos con un periodista al que solo le hierve la sangre si está en un conflicto bélico, a un escritor al que no le gusta mucho que le lleven la contraria, un joven pijo de Londres con sus compinches en la Uni y sí, por ahí anda Holly también. Y junto con todo esto aparecen "los anacoretas" y "los horologistas" ¿qué es eso? pues eso es la gracia de este libro, el punto de ciencia ficción que de no haber estado tan mal integrado por su escasa presencia en buena parte de la novela, le habría dado otro color a la lectura. Si solo te interesa esta parte puedes leer la primera y luego saltar directamente a la página 465.

El autor recurre a la primera persona en todos los casos para contar esto tan raro, pero a la vez tan claro en lo que quiere explicar, en las ideas respecto a ciertos temas que expone, que ya aclara el autor en una entrevista que publicó Mientras Leo en su blog, http://entremontonesdelibros.blogspot.com.es/2016/05/entrevista-david-mitchell-mientrasleo.html , son opiniones de sus personajes que no deben confundirse con las suyas propias. Vale, tú di lo que quieras que nosotros pensaremos lo que nos dé la gana,  Esto supone un cambio de personaje pero salvo el primero en el que sí es diferente por tratarse de una chica en pleno pavo, los demás se parecen todos, en ritmo, en estilo, aunque se nota cierto intento en algunos matices por dar diferencia no consigue tanta como debería para que pudiéramos escuchar de verdad la voz del que narra.

Aun así, no se le pueden poner más pegas. Logra un retrato excepcional de la forma de ser de unos personajes muy complejos, que tienden más a sufrir y complicar las cosas que a disfrutar pero que van a dejar poso en el lector, tanto para discutir sus decisiones poniéndose en cierto modo en su piel y pensar eso de "qué hubiera hecho yo si..." , como para debatir sobre los temas que trata.

Para bautizar a sus retoños literarios no se complica demasiado, escoge nombres que mezcla con apellidos reales o imaginarios o al revés de autores y personajes literarios famosos. También nos encontramos con muchas referencias literarias a libros de cierto nivel, sin pasarse, porque yo los he reconocido todos, vamos que Crepúsculo no sale pero tampoco todo es de gafapasta antisocial aunque poco le falta. A veces se le va un poco la mano.

Hay más narración que diálogos pero están donde tienen que estar aportando dramatismo, carga emocional y mucha intensidad a ciertos momentos. No hay muchas descripciones de lugares solo aquellos en los que va a ocurrir algo importante o es necesario para entender algunas cosas.

 La trama de ciencia ficción, que tiene su particular espacio en la quinta parte, está muy bien elaborada. Después de llevar al lector dando tumbos todo el rato preguntándose de qué iba todo esto, por fin se digna a explicarlo, porque hasta la página 465 no deja de marear. Entonces sí, te das cuenta de que había pensado todo y que en un momento dado va a tener sentido, no todo, porque los entes extraños hablan klingon o algo parecido y tienes que suponer lo que significan las palabras por el contexto, palabras que al menos podrían venir con otra tipografía, en cursiva o algo así, pero no, ahí están como si formaran parte del castellano recto.

Debido a los importantes saltos temporales hacia adelante que hace de una parte a la siguiente, hay muchas cosas que se quedan sin explicar en el pasado personal de los personajes a los que acompañas y que en algunos casos me parece que hace que se pierda información muy importante. Está bien que el lector ponga de su parte pero sigo pensando que el que tiene que escribir la historia es el autor. A veces tengo la sensación de que algunos escritores no tienen en cuenta que el lector solo tiene lo que hay en el papel, no lo que hay en su cabeza y que por muy obvio que a ellos les parezca tal vez no lo sea. Y Mitchell es de esos.

Me ha quedado una reseña farragosa, no sé si se entiende muy bien qué tipo de novela es, ea, pues así es el libro. Produce una extraña evasión, los personajes y sus historias resultan muy atractivos y enganchan pero al mismo tiempo la sensación de desconcierto que acompaña casi toda la lectura empaña el resultado final. Y hablando del final, la sexta parte, ese relato costumbrista en el futuro es demasiado largo y repetitivo hasta llegar a un final que dará por buenas las horas invertidas en la lectura. O no. Dependerá de cada lector. Aun así, lo podía haber apañado en un par de páginas y ya.

En definitiva, un libro interesante por lo diferente, porque está bien elaborado aunque tiene  ciertas taras como plantear una trama en un futuro en el que no ha cambiado nada (no me refiero a esa última parte sino a la anterior), o relaciones que nos hacen suponer cosas. Ofrece visiones nuevas o por lo menos no tan trilladas de ciertos temas y sin entenderlo muy bien acabas leyéndote sus más de setecientas páginas porque algo tiene, como esas personas que te gustan y no sabes bien por qué.

PUNTUACIÓN: 3/5 Seguro que tienes dvds de cine iraní.