lunes, 6 de julio de 2015

El guardián de la luz

ANITA NAIR



Datos del libro

  • Nº de páginas: 432 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: DUOMO EDITORIAL
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788492723607
  • Año Edición: 2015
                                                                MI OPINIÓN
"El guardián de la luz" es un cuento para mayores de trece años que a través de un viaje nos relata la historia de tres personas y el vínculo que las une.

Esto va de un hombre somalí que se llama Idris que tras una noche mágica engendra un hijo al que va a buscar nueve años después porque Idris es de los que llega, se lo pasa bien pero luego coge las de Villadiego con la excusa chabacana de que su alma es inquieta y lo empuja a herrar por el mundo. O lo que es lo mismo, un caradura que se las da de místico, cualquier cosa menos honesto. El caso es que él se cree de verdad su excusa, de hecho tiene bellos sentimientos y una mentalidad adelantada a su tiempo ya que vive en el siglo XVII y es capaz de ver la barbarie de algunas costumbres de su época y tener mentalidad del XXI que para algunas cosas no es precisamente un piropo, pero en fin.
El caso es que él vuelve a buscar a su hijo y se lo lleva de viaje durante un año en el que pretende enseñarle cosas de la vida.

Vamos a ver. En esta novela se mezcla la crónica de la sociedad de esa época con el relato íntimo de la vida de sus personajes principales. Resulta muy interesante, los ritos, tradiciones y la mentalidad que tenían, cómo se estructuraba todo en base a la familia y al sistema de castas. Tiene un ritmo pausado, para leer con calma pero no requiere pararse demasiado, lo único que hay palabras indias escritas en cursiva que hay que buscar en un glosario al final del libro, pero en sí el libro es de muy fácil lectura.
Ayudan mucho las descripciones para situarse tanto en el lugar, la India, como en el tiempo y entrar en la historia. Son muy efectivas y muy visuales, algunas llegan a ser también evocadoras y pintan situaciones bucólicas y hermosos paisajes. No abusa de adjetivos ni comparaciones, tampoco sobran adornos, más bien se vale de la habilidad para escoger las palabras adecuadas por lo que no se hace pesado.

Los personajes son la base de una novela que a ratos pretende ser relato iniciático del niño Kendavar, el hijo de Idris, y aparecen varias lecciones o enseñanzas como parábolas que parecen cuentos dentro de la misma novela. Son muy cortas pero dejan alguna que otra reflexión de regalo para el lector. Estos personajes están muy bien perfilados aunque al final la sensación no ha sido tan buena como prometía al principio y aquí es donde aparece mi gran pero a esta novela.

Idris acaba resultando ser una mezcla extraña, por un lado va enarbolando su espiritualidad y su búsqueda de la esencia humana junto con los valores que pretende transmitir a su hijo y por otro, es el amante infalible, va de profundo pero lo único que quiere es una mujer hermosa o como se diría hoy en día, una tía que esté muy buena para revolcarse, porque aunque él dice que se enamora y que ve más allá. A fin de cuentas va a lo que va y pese a que la autora quiere convencernos de que es diferente con una mujer que con otra no es así, ella lo cuenta igual y pasa lo mismo, ahí creo que ha fallado, si quería transmitirnos algo distinto tendría que haber escrito algo distinto.
Las escenas de sexo son como anuncios de colonia pero con detalles, sí, amantes perfectos con la luz perfecta, a ratos va a parecer que se quiere poner sensual pero no, no es eso. Ellas son perfectas y él es esa criatura mágica que mezcla el porte de macho alfa con un saber hacer increíble, que no más las mira y ya sabe lo que quieren las mujeres cuyo placer le importa más que el suyo propio y echa unos polvos épicos. Y claro, ahí caen rendidas ellas que ya no pueden vivir sin él después de semejante encuentro. Pero digo yo, ¿ no daría un poco de miedo que alguien que te ve un rato ya sepa todo lo que quieres en un tema tan íntimo?

Los personajes femeninos quedan un poco diluidos, tenemos a la mamá del chico que refleja a la
mujer tradicional de la época a la que le pasa algo también muy tradicional en las leyendas y cuentos
de aquellos tiempos pero que están descritas aquí con habilidad danto un toque mágico a la lectura. También tenemos a una prostituta que pasaba por allí y a una mujer que va de independiente pero está deseando pillar maromo que la ate. No hay personaje ni persona que más me enerve que estos independientes de postureo, caray, donde haya una persona honesta...¿qué de malo hay en reconocer que quieres compañía? Nada, otra historia es lo que quieras sacrificar por ello.

El niño está bien, es un niño y no molesta, se comporta como tal y así actúa. También los amigos que se echan por el camino.

El final es un final de cuento y no esperaba menos así que por ese lado he salido contenta. Lástima del tramo que hay un poco antes de ese final en el que se me han hecho un poco pesados y repetitivos los pasajes llegando a sobrarme alguno de ellos. No, no me refiero a los encuentros amorosos sino a lo que hacen los que van de viaje.

Sin duda alguna me quedo con la autora cuando escribe historias de hoy, como El vagón de las mujeres, Lección de olvido o Las nueve caras del corazón.

En resumen, un libro que en cierto modo se ha quedado corto porque en un principio parecía que iba a ser más profundo pero va perdiendo densidad según avanza. Lo recomiendo como lectura entretenida y si te interesa la ambientación india y el estilo de cuento.

PUNTUACIÓN: 3/5 Anita, ¿te acuerdas cuando defendías a las mujeres? Pues eso, vuelve.

lunes, 29 de junio de 2015

La casa de las miniaturas

JESSIE BURTON

  • Tapa blanda: 448 páginas
  • Editor: PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.; Edición: 1 (1 de mayo de 2015)
  • Colección: Narrativa
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498386748
  • ISBN-13: 978-8498386745



                                                           MI OPINIÓN
"La casa de las miniaturas" es el fascinante retrato detallado de la sociedad holandesa del siglo XVII en la que viven unos personajes que se quedarán después de la lectura. Sin embargo...

A Nella la mandan casarse con un rico comerciante holandés, muy obediente ella llega procedente de su aldea a su nuevo hogar en Ámsterdam donde va a empezar una nueva vida que ya se imagina feliz y en la que pone muchas expectativas. Nadie le dijo a Nella lo malas que son las altas expectativas para la salud mental así que según pone pie en la casa empieza a comprobar cómo nada es tal cual ella se lo había imaginado. Hasta aquí lo normal. Hasta que su marido que no parece tener nunca ganas de fiesta le hace un regalo, una casa de muñecas para que se entretenga. Así contacta Nella con un miniaturista que le va a mandar extraños paquetes. Completan el reparto un mayordomo negro, una criada que al principio está un poco tiesa pero enseguida se descubre lo salada que es y la cuñada,  Marin que está amargada o eso parece.

El narrador en tercera persona y a través de los ojos de Nella nos cuenta esta historia dividida en cinco grandes partes y cada una de ellas en varios capítulos que cuentan con su propio título. En las primeras trescientas y pico páginas va dejando cebos que mantienen el interés del lector en una trama que promete mucho, con su toque de misterio incluso pero se centra sobre todo en el funcionamiento de la sociedad del momento, del comercio y en particular y haciendo especial hincapié en la situación de la mujer, en la libertad que tiene o querría tener. Utiliza a los personajes para representar varias opciones.
A través de descripciones minuciosas crea una atmósfera opresiva pero muy visual y que transporta al lector tanto a la ciudad como a la casa, lo mete en la historia lo que le permite captar y entender los sentimientos y actitudes de cada uno de los personajes.

En el último tramo del libro, abandona esa casi obsesión por contar los detalles una y otra vez de la vida cotidiana para centrarse en la trama. El libro cambia de ritmo y capta la atención por completo, impidiendo abandonar la lectura ya que aquí ya estás atrapado por los personajes. Se lee con urgencia por conocer el final aun sabiendo que eso quiere decir que se acaba el juego.

Los personajes son magníficos, escarba en su mente para dar a conocer todo lo que piensan y lo que sienten, son complejos y esconden historias algunas cotidianas y otras excepcionales. Aunque el más detallado es el de Nella, niña convertida en mujer a golpe de infortunios y contratiempos nos gana desde el principio, los demás no se quedan atrás y ninguno de ellos nos dejará indiferente.

Con estos mimbres la cesta tenía que haber sido espectacular y en parte lo es pero ha quedado sin rematar, en parte porque ocurre una cosa inverosímil por completo, caray, si tienes personajes humanos tienen que funcionar como tales, pero no solo eso sino que el miniaturista casi desaparece de la historia, como si la autora no lo hubiera recordado hasta el final lo abandona mucho tiempo y su resolución resulta forzada y encima desperdiciada. Digo yo, que en vez de haberse puesto tan cansina, porque en alguno momento lo fue con el tema costumbrista y comerciante se hubiera centrado en el miniaturista la cosa hubiera cogido consistencia. No es lo peor tampoco, otro de los flecos que quedan sin rematar que el propio narrador resuelve diciendo "nunca lo sabremos", lo peor es una cosa que pasa justo al final, cuatro hojas antes de acabar que apetece arrancar y hacer confeti con ella, de hecho manipula a los personajes y los fuerza, los ata literariamente para que no suceda lo contrario. Este hecho que no debería haber sido así es como una hostia con la mano vuelta en la cara del lector que no se la merece y que es algo que suele pasar a menudo en primeras novelas, supongo que por impresionar.

En conclusión, una lectura entretenida, interesante que aporta mucho más que el mero entretenimiento que podía haber sido perfecta pero también digo que mucha gente estará de acuerdo con el final y no le molestará tanto como a mí, así que leed y luego discutimos.

PUNTUACIÓN: 3,5/5 no seré yo quien ponga la otra mejilla.

lunes, 22 de junio de 2015

Un hijo.

ALEJANDRO PALOMAS









  • Tapa blanda: 288 páginas
  • Editor: La Galera; Edición: 1 (18 de marzo de 2015)
  • Colección: Bridge
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8494185756
  • ISBN-13: 978-8494185755

  •                                                       MI OPINIÓN
    "Un hijo" es un relato conmovedor que busca emocionar y enternecer al lector.

    Guille es un niño con unos gustos raros, dice que quiere parecerse a Mary Poppins lo que hace que su profesora se preocupe y llame a su padre al despacho. Después aparece la psicóloga, María para terminar de armar el lío. Entre todos nos contarán la historia de Guille y su padre, su madre ausente y los gustos e intereses poco habituales del niño.

    Dividido en varias partes cada una con su título, los personajes van tomando la palabra en cada uno de los capítulos que lleva su nombre. El cambio de tono, de vocabulario y de forma de expresarse es muy claro y es lo que va a definir también cada uno de ellos. Los capítulos de María han sido para mí los más interesantes, reflexivos y profundos, los que han dado un poco más de espesura al libro que por lo demás se queda demasiado sencillo. La trama en sí parece novedosa al principio pero una vez que vemos por dónde va, podemos recordar muchos libros y películas que ya han recorrido este camino. Lo nuevo en este caso, es incorporar varias voces para contar la historia mezclando lo infantil con lo adulto. Esto le da dinamismo, la hace más entretenida y ayuda a empatizar con los narradores-personajes ya que son honestos y hablan de sus sentimientos.

    El núcleo de la historia sin duda alguna es Guille, se desenvuelve muy bien y a veces incluso demasiado maduro para su edad. Es el típico personaje bombón al que es casi imposible resistirse (hay gente con el corazón muy duro) pero que a base de relatar su historia como si nos estuviera
    mirando a los ojos es difícil de abandonar. El padre bastante tiene con lo suyo y es un hombre muy
    normal. La psicóloga es el otro personaje entrañable del libro que a veces está a un paso de caer en el pozo de almíbar.

    Definitivamente yo diría que es un libro infantil o casi juvenil con un final adulto.

    Lo que más me ha gustado del estilo de Alejandro Palomas es un sensibilidad, la ternura y el simbolismo que está presente a lo largo de toda la lectura. El claro homenaje a Mary Poppins si te gusta y el final, cómo da sentido a todo en poco más de una frase.
    Lo que menos es casi lo mismo, que esas virtudes a veces se han excedido y le han restado viveza. Descubre las cartas demasiado pronto y el lector se entera enseguida de lo que está pasando mientras los personajes, en concreto la profe y la psicóloga están con la torrija. Me ha sobrado un resumen que hace al final a modo de por si no te has enterado voy a explicártelo todo (otra vez). Y parte de la escena final que ha sido un poco incongruente con lo pregonado todo el tiempo.

    Y la edición, un despilfarro de papel, el libro tiene casi cuatrocientas páginas que bien podían haber sido doscientas, tiene unos márgenes en los que cabría otra novela, una letra para miopes (gracias) y muchos dibujos que ayudan pero vaya...señores de La Galera, un poquito de por favor.

    En conclusión, una lectura recomendable para sentirse bien y terminar con una sonrisa, porque a ver a quién no le gusta recordarse lo bueno que es.

    PUNTUACIÓN: 3,5/5  supercalifragilisticoespialidoso

    Esta reseña forma parte de la lectura conjunta organizada por Marga Ramón y Marisa G., además gracias a ellas y a la editorial conseguí el libro en un sorteo.
    http://librosyexcursiones.blogspot.com.es/
    http://booksandcompanies.blogspot.com.es/


    lunes, 15 de junio de 2015

    Henry y Cato

    IRIS MURDOCH



    Datos del libro

    • Nº de páginas: 448 págs.
    • Encuadernación: Tapa blanda
    • Editorial: IMPEDIMENTA
    • Lengua: CASTELLANO
    • ISBN: 9788415578543
    • Año edición: 2013
                                                       MI OPINIÓN
    "Henry y Cato" es una novela brillante, reflexiva y con unos personajes vivos que el lector echará de menos.

    Años han pasado desde la primera vez que intenté leer una novela de Iris Murdoch tras ver la película "Iris". Este segundo intento con "Henry y Cato" ha sido todo un éxito.

    Henry y Cato son dos conocidos que acaban teniendo más cosas en común de lo que quisieran en un principio. La novela comienza con la vuelta de Henry al pueblo inglés que abandonó en su juventud para ir a Estados Unidos donde trabajaba como profesor en la universidad, el motivo de la vuelta es la muerte de su hermano Sandy. Henry se reecontrará con su madre con la que no tiene una buena relación quizá porque en cierta manera se parecen demasiado, con el hombre que vive con ella, con su antiguo amigo o más bien conocido Cato y su hermana Colette. De las vidas de todos estos personajes y unos cuantos secundarios más que enriquecerán la trama es de lo que va este libro. Si algo tienen en común todos ellos es que quieren salir del camino vital por el que transitan, romper con lo establecido y como todo el mundo sabe, andar por las cunetas en vez de por el asfalto tiene tanto su precio como su recompensa.

    El estilo de Iris Murdoch es muy pulcro, muy pensado y de manera que parece fácil pero que se intuye que no lo es, combina descripciones con acción y sobre todo con pensamientos. Es la forma de entender la vida, de pensar, de tomar decisiones en lo que más se centra. Sin dejar de lado una interesante trama que ameniza todo el discurso y permite al lector respirar y tomarse una especie de recreo entre momentos importantes.
    Tiene el tono perfecto para la historia que trata, pausado pero sin aburrir ni detenerse en detalles superfluos. Todo lo que hay en esta novela tiene que estar, todo lo que cuenta y lo que se describe está por algo y tiene su función. Las descripciones de lugares tanto interiores como exteriores son perfectas y dan una idea clara de cómo son, tanto que el lector puede sentir que los conoce y tiene al final la sensación de haber estado allí.

    Pero sin duda alguna la joya de la corona de esta magnífica novela son sus personajes, desde el cínico Henry al que en cierta manera cuesta cogerle el punto, pasando por el inestable Cato, la apocada y caprichosa Colette y la impasible Gerda hasta la pícara Steph que las coge al vuelo. Son tan humanos, sienten tanto, piensan, dudan, se equivocan y de vez en cuando hasta son felices. Que además tendrán unos diálogos muy buenos y ratos divertidos.

    Si no habéis leído nada de la autora os invito a concerla con esta obra. Un libro de corte clásico pero tema actual e imperecedero que invita a reflexión. Yo he leído una edición muy antigua de Alfaguara con algunos fallos de ortografía, faltaban signos de interrogación o exclamación al principio. También es verdad que las hojas amarillas y gruesas, la letra como de máquina de escribir tenía su gracia pero vamos seguro que la nueva edición de Impedimenta (seguro que alguno ya no duda si apuntarlo ¿eh?) está mucho mejor.

    En resumen un libro que si os interesa un poco la autora, el tema o las novelas de personajes que se muestran con todas sus luces y sombras no podéis dejar pasar. Lástima que al final la autora no le regala una buena solución a uno de los personajes, es un poco raro y queda un tanto deslavazado restando un pelín de brillantez al conjunto.

    PUNTUACIÓN: 4,75/5 Iris ya no puede oírnos así que no hay nada que decir.

    lunes, 8 de junio de 2015

    Elling

      INGVAR AMBJORNSEN




  • Tapa blanda: 274 páginas
  • Editor: Nórdica Libros (1 de septiembre de 2012)
  • Colección: Otras Latitudes
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8415564856
  • ISBN-13: 978-8415564850


  •                                                           MI OPINIÓN
    "Elling" es una comedia original y muy divertida con dos personajes extraños y entrañables que harán de su vida diaria una aventura.

    Este es el segundo libro de un serie de cuatro pero que en español solo hay dos y tiene como subtítulo "Hermanos de sangre". En la editorial Nórdica los han publicado al revés, primero éste y luego "El baile de los pajaritos" que cronológicamente es previo al que hoy traigo reseñado. La razón de que lo haya hecho al revés es lo primero que no me di cuenta y lo segundo y en mi defensa tengo que decir que en la biblioteca solo había éste así que el presupuesto público decidió por mí.

    Ahora vamos con el lío. El protagonista y narrador de este libro es Elling, un treintañero que de mano tiene varias papeletas para no interesar o incluso caer mal. Sin embargo, poco a poco nos gana, con su imaginación desbordante, su honestidad a la hora de contar las cosas y hablar de sí mismo y la ironía con la que narra y vive nos atrapa. Elling tiene un problema mental y su amigo Kjale tampoco estaba el primero de la fila el día que repartieron inteligencia y habilidades sociales.
    A lo largo de la novela iremos descubriendo cómo esta peculiar pareja se enfrenta a su día a día, cómo lo que para la mayoría de las personas es normal y no les supone un esfuerzo extraordinario a ellos se les hace cuesta arriba, como salir, relacionarse, ir a comer a un restaurante... Aunque a ver quién no quiso mandarlo todo a la misma mierda alguna vez y ha dicho eso de "que paren el mundo que yo me bajo", bueno, pues el problema de Elling y Kjale es que esto les sucede muy a menudo. Las circunstancias normales les superan pero ellos ponen interés y de forma divertida se enfrentan a sus obstáculos.

    La historia no tiene desperdicio. La mayor parte del tiempo cuenta situaciones divertidas e incluso
    caóticas que no sabes cómo van a terminar porque todo el tiempo tienes la sensación de que puede
    suceder cualquier cosa. Tiene un lenguaje muy directo, sin demasiados adornos y sin detenerse en
    detalles superfluos aunque a veces a Elling le da el siroco y se pone en plan lírico y consigue unas pocos pasajes muy evocadores. No todo es risa tampoco, tienen sus problemas y hay que decir que llega a hacer algunas reflexiones muy interesantes que dan que pensar. Lo peor de todo es que en más de una ocasión nos vamos a identificar con ellos, nosotros que nos consideramos tan normales.

    Los personajes, tanto la pareja protagonista como los secundarios que los acompañan son seres humanos perfectos en su imperfección, están vivos y tienen múltiples aristas. Se prescinde de su apariencia externa para hurgar en su mente y en sus actitudes.

    Los diálogos van en la misma línea que la narración, el sarcasmo y la ironía lo impregnan todo junto con una especie de inocencia extraña.
    Admito que en alguna ocasión ha habido unas páginas un poco pesadas, también por la edición, porque había párrafos que duraban páginas enteras dándole vueltas a una misma idea y llegaba a cansar un poco. Sin embargo esto no debería servir para desalentar a nadie respecto a esta lectura.

    El humor de Elling y en cierta manera el personaje y su actitud me ha recordado mucho a Sheldon Cooper de "The big bang theory"  solo que sin su cociente intelectual, claro. Pero para que os hagáis una idea los que hayáis visto esta serie, va un poco por ahí la cosa.

    Recomendadísimo a todos los que han tenido alguna vez la sensación de que todos los libros son iguales, para los que quieren encontrar de vez en cuando personajes diferentes y para reírse un poco que hace mucha falta.

    PUNTUACIÓN: 4,5/5 bazzinga!!

    lunes, 1 de junio de 2015

    La señorita Mackenzie

    ANTHONY TROLLOPE


    Datos del libro

    • Nº de páginas: 480 págs.
    • Encuadernación: Tapa dura
    • Editorial: DEPOCA
    • Lengua: CASTELLANO
    • ISBN: 9788493897277
    • Año edición: 2014
                                                  MI OPINIÓN

    "La señorita Mackenzie" es el libro más, perdón, lo siento pero lo tengo que decir, aburrido que he leído en muchos años. Pero muchos.

    Vaya por delante que entiendo que haya habido gente a la que le haya gustado mucho pero yo he estado a punto de no poder con él, qué se le va a hacer.

    Empezamos bien, no, lo digo en serio, empezamos bien con un planteamiento del que se puede sacar mucho. Margaret, una solterona (en aquella época era así) treintañera hereda una renta nada despreciable a la muerte de su hermano al que ha estado cuidando. A partir de ahí, ya se sabe, el dinero te da libertad si lo sabes manejar pero también atrae a muchos amigos que no sabías que tenías. Eso le pasa a esta mujer que decide tomar bajo su protección a una de sus sobrinas y se va con ella a Littlebath, un pequeño pueblo inglés donde lo más normal es morirse o por lo menos enfermar de aburrimiento, y nosotros los lectores con ellos. Porque el autor, narrador omnisciente, está todo el tiempo interrumpiendo la trama para dirigirse al lector y desgranar sus opiniones insulsas que no van a parar a ningún sitio o para explicar lo que ya ha contado. ¿Para qué? Pues no lo sé, ni que estuviera hablando de "La teoría de cuerdas", vamos que lo que cuenta es lo que le pasa a Margaret que básicamente es nada, y que de vez en cuando, a partir de la página 110 o así sí que se pone un poco interesante. Lo que le sucede a Margaret es sencillo, ella quiere casarse, lo que pasa que dice que no con la boca pequeña, así como para disimular quiere ir de libre e independiente pero en realidad no quiere hacer nada. La historia se anima un poco cuando entran en juego los "malos personajes" que en realidad van a ser los que le den vidilla al asunto, pero son espejismos, duran lo que una PlayStation a la puerta de un colegio (los niños de hoy ya no se manipulan con caramelos), enseguida cae de nuevo en repeticiones, en idas y venidas, reuniones que no dan para casi nada... Y así todo el rato hasta que la Margaret dice sí, y entonces pegas un salto del sillón porque por fin tú has ganado la partida y has acabado con el libro. La madre que la parió, la de vueltas que dio, que si se quiere casar pues que se case, que no pasa nada, mujer. Pero la tabarra que da...no es ni medio normal.

    De la edición no hay nada que decir, claro, es una maravilla, todo. El tacto de las páginas, el color, la tipografía, la portada, el punto de lectura...Todo cuidado hasta el último detalle pero ¿ha sido suficiente? No.

    El estilo es un tormento, mucho vocabulario, frases perfectas pero nada de emoción, no dice nada durante la mayor parte de la lectura y sé que nadie o casi nadie va a coincidir en esto conmigo. Pero yo no veía el momento de salir de este libro, de dejar de darle vueltas una y otra vez a la misma situación. Los personajes no dan ni frío ni calor, ni odio ni empatía, la tía es una pesada que no se entiende por qué todos la pretenden como si ya no quedaran mujeres en todo Londres y los Shire que lo rodean, sí, bueno, quizás por la renta pero tampoco es que se haya vuelto multimillonaria, solo se habla de una buena renta.
    Y tampoco en este caso he encontrado descripciones de lugares o ambientes, no hay atmósfera, van de salón en salón y tiro porque me toca, caminan por la calle y duermen en la cama pero sin más, el resto si quieres te lo imaginas tú.
    Se salvan los diálogos, mira por dónde parece que ahí se despiertan los personajes y tiran de la historia.

    Sé que en esta ocasión solo los adolescentes y los fans de Crepúsculo (tengo que encontrar otro ejemplo, lo sé) van a estar de acuerdo conmigo pero esta lectura ha sido como un domingo en misa, cuando eres pequeña y vas con esos zapatos de charol que atentan contra la dignidad humana, hay que ver el daño que hacían por no hablar del vestido de punto ruso que se te clavaba en las entrañas y no te dejaba respirar, y no veías la hora de salir de aquel lugar oscuro donde un hombre hablaba sin parar de nada y de cosas que no entendías, lo peor de todo era cuando ni siquiera había coro y no había canciones. Algo así, y para los que nunca hayan pasado por esta experiencia decirles que es como cuando estás esperando en algún sitio y no tienes nada que leer y miras los anuncios de las vallas publicitarias o las matrículas de los coches.

    Me ha dado mucha pena porque tenía muchas ganas de leerlo, me gustaba la idea, me esperaba un clásico, ya sabía que no iba a haber acción trepidante, ni ritmo endiablado y que la cosa iba de relaciones y dimes y diretes pero no contado así.

    PUNTUACIÓN: 1/5 el punto va por el valor sentimental que tiene el libro ya que fue un regalo y eso lo tiene.

    lunes, 25 de mayo de 2015

    Sueño y Azar

    FERNANDO GARCÍA PAÑEDA


    Nivel: Jóvenes y adultos
    Formato: 13,5x21 cm.
    Pàgs: 64
    PVP: 11 €.
    ISBN:  978-84-943422-6-4

                                                 MI OPINIÓN

    "Sueño y azar" es un cuento para adultos muy bonito cargado de sensibilidad y emoción.

    El autor ganó un concurso de novela corta con esta obra. Me la ofreció para leer, puse mis condiciones, aceptó y aquí está mi reseña. La historia ocupa apenas sesenta páginas en papel pero contiene dos vidas enteras, la de dos personajes que se han ido cruzando a lo largo de los años en varias ocasiones y han llegado al momento en el que o van juntos o lo olvidan para siempre, ¿por qué? Hombre, leed el libro si queréis saberlo, y puedo aseguraros que una vez que empecéis a conocer a los dos personajes querréis.

    La historia está contada desde el punto de vista de ambos que se van alternando en los capítulos. Al ser un libro tan corto está claro que no le sobra nada y que no hay ningún detalle superfluo, está limado hasta dejar solo la esencia, en este caso la de la vida.

    Tanto el hombre como la mujer aparecen expuestos sin adornos, sin maquillajes ni lugares en los que esconderse, todo gira en torno a lo que son y lo que sienten. Los lugares en los que transcurre la historia no son importantes y con breves pinceladas tenemos suficiente. Ella es artista y él siguió el camino recto del "estudia algo que tenga salida y hazte funcionario", los dos tienen muchos rasgos que vamos a reconocer como propios o como muy cercanos y esa empatía que generan es la que obliga a girar una página tras otra pese a que eso signifique acabar el libro.

    Nobleza obliga y lo tengo que decir, el libro se acaba antes de tiempo, queremos y necesitamos saber más y aunque el final está claro porque además el autor nos ha llevado de la mano hasta él, hay un después que hubiéramos querido saber. Es de esas lecturas que te dejan la sensación de robo, aunque por otro lado reconozco que lo siguiente ya es otra historia.

    El tono es el adecuado, amable, cuidado, evocador, ninguna palabra suena más que otra, solo las sensaciones que provoca marcan la diferencia entre uno y otro tramo de la novela. Hay descripciones de momentos que se antojan inolvidables, entrañables o nostálgicos. El ritmo tranquilo, exige al menos un poco de calma. Es una novela que se podría leer en cualquier sitio pero no de cualquier manera.

    En resumen, un cuento que os animo a descubir si queréis una historia amable, sin artificios, sin trampas. Y un poco de emoción.

    PUNTUACIÓN: 4/5