lunes, 28 de noviembre de 2016

Tan poca vida

HANYA YANAGIHARA







    "...por graves que sean los daños, la vida se reorganiza para compensarte de tu pérdida, a             veces de una forma maravillosa".



  • Traductora: Aurora Echevarría Pérez
  • Tapa blanda: 1008 páginas
  • Editor: LUMEN; Edición: 001 (15 de septiembre de 2016)
  • Colección: LUMEN
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8426403271
  • ISBN-13: 978-8426403278

                                                          MI OPINIÓN
"Tan poca vida" es una buena historia de personajes, muy bien construida pero a ratos muy pesada.

Pues menos mal que fue poca vida porque al protagonista, Jude, le pintaron bastos desde el primer día. Esta es su historia y la de sus amigos, unos jóvenes post universitarios en Manhattan y de cómo se pelean que esa poca vida que a veces da mucho de sí.

Un narrador omnisciente en tercera persona va desgranando las vidas de los personajes. La obra se presenta en siete grandes partes cada una con su título y dentro de esta varios capítulos de considerable extensión, alguno de ellos contado por un personaje, un cambio que no sé ha qué ha venido. No es una lectura difícil, es una narración muy fluida, sin largas frases, todo es muy inmediato. Se centra sobre todo en los hechos y los sentimientos. Hay pocas descripciones de lugares, solo unas cuantas indicaciones. Parece que la escritora da por hecho que todo el mundo conoce Nueva York y nombra calles y zonas que si no has estado o estás bien enterado, te deja indiferente y se queda un poco coja, porque es importante creo saber de qué habla, pongamos que viven en Sevilla, pues no es lo mismo tener tu casa en Nervión que en El Vacie, pero si no sabes lo que es y no te lo cuentan no te enteras. Por otra parte hay que decir que cuando salen de la ciudad sí que describe los lugares y también las casas, eso ayuda a situar al lector.

Los personajes son geniales,tanto Jude, el pobre traumatizado, como sus amigos Malcolm, Willem y JB y las personas que le rodean Harold, Andy, Julia y el resto del reparto. Todos quedan expuestos sin pudor, sus vidas contadas al detalle con todas sus miserias y alegrías. Podría parecer pesado leer tanto antecedente de todo el mundo pero está muy bien contado y lo hace entretenido. Sobre todo en su dimensión psicológica, sus reacciones y sentimientos, eso es lo que va a dar vida a esta novela. Lo que sí me ha pasado es que pese a que pasan muchos años, me he imaginado al personaje principal Jude todo el rato como si tuviera treinta, creo que le ha faltado un pelín de evolución o yo no la he visto.

Tiene unos diálogos muy buenos, conversaciones muy interesantes que aparecen justo en el momento en el que deberían.

Mucho y muy bueno se ha dicho de este novelón, novelón por tamaño. A mí me ha gustado pero podría haberme gustado mucho más si la autora hubiera sabido medir y darle a la tecla "delete" de vez en cuando. Porque Hanya ha escrito esta novela como si todas las palabras que no pusiera en ella fueran a desaparecer, quiso salvarlas a todas y el problema le ha caído encima al lector que se las ha tenido que tragar. Y empacha. Como empacha también la constante repetición de ciertas rutinas de la vida de estos personajes, en especial de Jude, es un tormento leerlas una y otra vez contadas al detalle. 

Pero lo que de verdad me ha sacado de la novela, me ha impedido conmoverme tanto como pretendía ella (creo), es esa forma casi pornográfica de narrar las escenas violentas y escabrosas, que además también se repiten. Porque en un momento dado, Jude, las recuerda y nos da una idea, más adelante lo recuerda más detalladamente y por último se lo cuenta a otro personaje y tenemos que leerla otra vez, con más detalle.  Y ya era el colmo cuando ese personaje se lo cuenta a otro. Con una vez hubiera sido suficiente, dos como mucho por si hay algún despistado. Hacía que me resultara una lectura a ratos agotadora.

Muchos coinciden conmigo en que Jude tiene demasiada mala suerte, vale, sí, pero más que eso, que en cierto modo podría llegar a ser probable (hay gente que lo pasa muy mal y no sale del pozo, eso es así), lo más increíble es que accidentalmente no deja de encontrarse psicópatas sádicos. Hombre, uno o dos, vale, pero tantos...que todo lo que se encuentra en la vida sea eso. Bien que es USA y tienen un nivel importante de monstruos pero se le ha ido la mano. 
De igual forma da la sensación de que cada vez que se le ocurría una tortura, se inventaba un flashback y nos la contaba, creo que quería impresionar y provocar y ha querido venir con todo. Supongo que con el tiempo aprenderá a medir. 
A mí esto ha llegado como a desensibilizarme, a encontrarme estos párrafos y leerlos como quien lee un papel de propaganda en la calle, sin imaginar nada, sin entrar en la historia y el problema es que a lo largo de la lectura me he quedado fuera y ya no he vuelto. He seguido leyendo, esas doscientas últimas páginas que me han parecido una maravilla, no me han recuperado del todo pero sí me han reconciliado con la lectura y con el entusiasmo que está causando esta novela.

Por todo esto es un libro que no recomiendo pero tampoco le diré a nadie que no lo lea. La historia me ha parecido muy buena, los personajes también pero me han sobrado muchas de las páginas dedicadas al manual del torturador y al minuto a minuto, hubiera preferido la sutileza.

"...el único secreto que tiene la amistad es dar con personas que sean mejores que tú, no más listas ni más populares sino más buenas, más generosas y compasivas, y valorarlas por lo que puedan enseñarte, escucharlas cuando te dicen algo sobre ti, por malo (o bueno) que sea y confiar en ellas, que es lo más difícil de todo, pero también lo mejor".

PUNTUACIÓN: 3/5 Ahora tendrás que escribir un cuento de Mi pequeño pony, lo demás ya lo has contado todo.


lunes, 21 de noviembre de 2016

Rey de picas, una novela de suspense.

JOYCE CAROL OATES




  • "No es frecuente oír la voz de la locura. La voz verdadera, que te rompe el corazón, de   la locura de otra persona."

  • Traducción: José Luis López Muñoz
  • Tapa blanda: 232 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (6 de octubre de 2016)
  • Colección: LITERATURAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420420913
  • ISBN-13: 978-8420420912

                                                             MI OPINIÓN
"Rey de Picas, una novela de suspense", es un libro fascinante y perturbador sobre la locura.

Andrew es un escritor lo bastante exitoso como para vivir muy bien sin tener las molestias de las grandes estrellas. En su camino se cruza una mujer que lo acusa de plagio y su propia locura que cobra vida a través de su creación literaria.

Esta es la mejor novela que he leído este año y podrá caer alguna igual de buena, pero mejor no. No hay nada susceptible de mejora en este libro. Es perfecto, no se me ocurre nada que la autora podría haber contado de otra forma que me gustara más. Lo tiene todo, los personajes, la trama, la ambientación y el mensaje entre líneas que como siempre está ahí para quien lo quiera coger. Y yo soy de los lectores que se lo lleva todo, porque ahí está, en ese mensaje, reflejada la necesidad del autor de decir algo que dio lugar a la historia.

La magia de esta novela está en que no sé cómo (ya quisiera), Oates consigue narrar algo muy complicado de manera tan sencilla que en ningún momento te sientes perdido, ni confuso respecto a lo que sucede en la mente perturbada de este escritor protagonista. Andrew es el encargado de contar de primera mano su particular descenso al infierno de la locura. Lo hace con mucha habilidad, de forma que aunque sea incomprensible y no compartamos ni la mitad de las cosas que hace ni de las decisiones que toma, estas son coherentes con su personalidad. No insinúa nada, lo expone, abiertamente y con una honestidad brutal.
A través de sus ojos y su cabeza conocemos también al resto de personajes, perfectamente dibujados para dar consistencia al universo creado en esta novela. Son personas muy reconocibles, muy normales, como nosotros (dentro de lo raros que somos todos, claro) pero son muy humanos todos.

La ambientación es un pilar básico para comprender las emociones que siente el protagonista según se van dando los acontecimientos. Y ahí está, con los adjetivos precisos y los detalles necesarios para dar forma a una historia que de repente se convierte en cuento gótico. La tensión acompaña al lector en buena parte de la lectura sin faltar tampoco los tramos en los que se le permite respirar.

Y luego está el claro homenaje que la autora le hace a Stephen King, sí, es que esta mujer lo tiene todo, hasta buen gusto leyendo. Aquí King se convierte en excusa y casi personaje, y por el libro van a desfilar sus títulos más conocidos y pasajes de su vida. Hay muchas similitudes entre el personaje de Andrew y el escritor, (seguro que le ha encantado la historia) y también muchos detalles y cosas que pasan en sus novelas y se refleja en esta. Pero no es ningún pastiche, ni remake ni nada que se le parezca, Oates ha creado algo completamente nuevo.

También aprovecha, como siempre, para decir lo que piensa y siente sobre muchos temas, aquí está el mundo editorial, su toque de feminismo inteligente que no llega a la histeria ni al fanatismo, todo sin aleccionar ni caer en moralinas, solo expresa.

Como podéis ver, en esta novela encontraréis de todo, drama, suspense, tensión, reflexiones, literatura, Stephen King y todo ello en un solo libro, ¡aprended, autores que dividen sus libros en quinientos tomos!
Está claro que es un novelón, que lo tenéis que leer, que regalar, que recomendar. Sirve para todos. Ya sé que en otras ocasiones en dicho cosas parecidas, incluso en mi anterior reseña pero aquello era diversión, Oates es una necesidad básica, está en la base de la pirámide.

Para los que diréis no he leído nada de la autora, este está genial, lo único que habrá otros que sabrán a poco, pero bueno. Leedlo en cuanto podáis.

PUNTUACIÓN: 5/5 mujer, no escribas tan bien, nos desanimas.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Mater familias

LINDSEY DAVIS


  • Traductora: Gemma Moral Bartolomé
  • Tapa dura: 384 páginas
  • Editor: B; Edición: 00001 (1 de junio de 2016)
  • Colección: NB HISTORICA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 846665934X
  • ISBN-13: 978-8466659345

"Sé de gente que pensaría que la situación requería medio rollo de diálogo cómico como en una obra de teatro griega. Sin embargo no dije ni mu."

                                                                MI OPINIÓN
"Mater familias" es puro entretenimiento junto con una apasionante historia repleta de intrigas y un romance encantador.

Flavia Albia es una joven romana viuda que vive en el siglo I, participa en el negocio familiar de subastas pero se dedica sobre todo a investigar, en este caso un asesinato, o dos, junto a su amigo Fausto.

Es la propia Flavia la encargada de contar la historia. Lo cuenta con mucha gracia y con un vocabulario muy actual. Por esta vez pasa, quiero decir, que cuando leo novelas ambientadas en otra época y el narrador me habla como lo haría un colega, la cosa me chirría. Pero es que Flavia lo hace tan bien, que tal parece que se ha escapado de su época para venir a echarse unas risas contigo mientras se toma una copa y te cuenta las novedades.

Y encima te mete en la historia, al principio y por esta razón cuesta un poco más creérselo pero dale un par de páginas, poco más y ya estás dentro. Ya caminas por las calles de esa Roma antigua, que pinta tan de película a través de unas descripciones precisas  sin metáforas innecesarias ni adjetivos superfluos que funcionan a la perfección, tan bonita y evocadora que no quieres salir de allí. Como digo, es una sensación muy parecida a cuando transitas por un parque temático de los buenos (¿los hay malos?, un poco sí), y enseguida se te olvida que todo es cartón piedra. Pues así. Flavia se hace tan cercana al lector que la acompañas en sus aventuras para descubrir qué ha pasado y por qué estaba ese hombre muerto dentro de un cofre que iban a subastar.

El personaje de Flavia es un caramelo, genial, sarcástica, inteligente, muy divertida, lo tiene todo (sí, también es guapa) pero bien construido ya que cuando un personaje acumula tanta virtud corre el riesgo de acabar cayendo mal. No pasa esto con nuestra querida detective. Para descubrir qué es lo que ha pasado en realidad lo que hace es chismorrear, vamos que es una cotilla y una correveidile. Todo se lo acaban contando y hablando con unos y otros va poniendo pies en pared y consigue desenredar la madeja.
Poco a poco nos presenta a sus amigos, enemigos y todos los que de alguna manera van a tener algo que ver en la historia. El más desarrollado, es su encantador Fausto, los demás solo los conocemos por breves descripciones pero sobre todo por su comportamiento pero sin profundizar. Es que Flavia es una mujer muy práctica y tiene mucho que hacer. Eso sí, al principio se pierde uno un poco con los nombres, en especial cuando todas las mujeres empiezan a llamarse Julia, pero hay un resumen al principio del libro, por si quieres consultar.

También es muy acertado el retrato social de la época. Para mí que no me gustan nada las historias de la Roma antigua, (Posteguillo pasaría penurias si de mí dependiera, el pobre), me ha resultado fascinante, todo lo que cuenta de cómo se organizaba la sociedad, de las costumbres, incluso de la política. Y mira que a mí me ha parecido siempre un tema aburridísimo pero Lindsey Davis tiene una forma de contarlo tan amena, tan divertida que ha llegado a acercarse a las maravillosas películas de antaño.

Esta lectura ha sido como ver una temporada completa de tu serie favorita, vale, ahora vienen los que nunca ven series, bueno, pues una maratón de pelis imprescindibles. Es tan divertida que te da mucha pena que se acabe, seguramente habrá más. El caso queda resuelto y todo más o menos en su sitio por lo que no hay pena por quedarnos a oscuras, pero sí que seguirías leyendo aventuras de Flavia.
Sé que hay más libros de la autora donde Flavia todavía era una nena, y dos más ya de mayor y como prota pero yo para atrás ni para coger carrerilla, así que me espero al siguiente. ¿Que si voy a coger la costumbre de empezar las series por el primer libro como dios manda? Pues yo qué sé, a estas alturas...

Recomendadísimo a todos los lectores, es un libro que creo que va a gustar a todos, vale, a unos más que a otros pero me parece casi imposible no divertirse con las aventuras romanas de Flavia y su genial sentido del humor para contar las cosas. Ideal para responder a eso de "recomiéndame algo".

PUNTUACIÓN: 4,75/5 ¿Cuándo quedamos otra vez?

lunes, 7 de noviembre de 2016

La última noche de Víctor Ros

 JERÓNIMO TRISTANTE 


  • Tapa blanda: 448 páginas
  • Editor: Debolsillo; Edición: 001 (15 de mayo de 2014)
  • Colección: BEST SELLER
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8490328145
  • ISBN-13: 978-8490328149
                                                             MI OPINIÓN
"La última noche de Víctor Ros" es una novela entretenida, con giros sorprendentes pero que abusa del diálogo.

Víctor Ros es un detective listísimo que viaja a Oviedo a resolver un crimen. La víctima, el hijo homosexual de una importante familia de aquellas que se llamaban "de bien" pero que acumulaba mierda debajo de la alfombra como para abonar un maizal. Y esa mierda es la que viene a revolver Víctor Ros, que trae métodos nuevos del tipo Sherlock Holmes que aquí, en la España castiza del XIX quedan raros. Y claro, lo que pasa cuando remueves, que salpica y huele mal. Allá él.

De todo este lío, acompañado por varios personajes que son colegas además de compañeros de fatigas, va la novela que nos trae Jerónimo Tristante. A través de un narrador omnisciente que más bien es un chafardero porque lo que hace es contar las conversaciones de los personajes, va desgranando la historia. Una historia que cada vez se complica más, que según se va desenredando por un lado se enreda por otro. Todo es muy coherente aunque a veces no lo parezca, y para ir aclarando y que no se pierda el lector con el consiguiente riesgo de que se aburra y se vaya, de vez en cuando va Víctor y manda carta a la parienta y así nos hace resumen.

La principal pega que le veo a esta lectura es el abuso del diálogo. Es que no callan un rato, hay que ver. Hay muy poca narración, lo justito para algún detalle de ambientación y acción. Esto me ha llegado a cansar un poco por esa sensación de estar todo el rato "oyendo hablar".

Sin embargo todo lo demás funciona. Pese a que Víctor no me ha caído ni bien ni mal, y los personajes no están muy bien definidos la idea es buena, la trama mantiene el interés del lector todo el tiempo que puede jugar a hacer hipótesis. Personalmente no lo hago nunca, me dejo llevar y ya me lo contarán. Pero bueno, para los que lo pasan bien anticipándose y metiéndose en la piel del detective es un buen caso. Pese al aire clásico de la historia, reflejado también en la forma de hablar de los personajes, tiene un buen ritmo que no decae en ningún momento.

También hay que destacar la ambientación de la época, los lugares de los que tenemos idea a través de telegráficas descripciones y cosas que cuentan las gentes de esta novela, y el retrato social que hace centrándose en las condiciones de trabajo de los obreros. Y me ha gustado especialmente la historia de dos niños, el hijo de Víctor y una niña huérfana. Sí, esto también todo contado a través del diálogo. En realidad, casi parece una obra de teatro.
Y tengo que reconocer que estas investigaciones tan intuitivas, sin San Google velando por todo ni móviles que parecen naves espaciales me gustan.

Hasta hace un rato, esta era la última novela de la serie protagonizada por el detective listo, pero ha salido otra nueva y además también está en marcha la segunda temporada de la serie que empezó el otro día. Si me preguntáis si voy a leer el resto, la respuesta es No, y si la pregunta es si me ha gustado esta, la respuesta es , y además la recomiendo. ¿Por qué no seguir? Pues porque tiene un epílogo marrullero que me ha sentado fatal. A ver, es que no puede ser. No entiendo cuando un autor se queda fascinado por un personaje que ha creado (no hablo de Víctor Ros), y no es capaz de dejarlo ir y venga otra vez lo mismo. Siempre reaparece, muere y resucita a todas horas. A mí me aburre mucho. Y además me da la sensación de que el autor se ha vuelto vago. Es como si Elvis hubiese cantado "Heartbreak hotel" en todos sus discos, vale, hijo, muy buena pero canta cosas nuevas. Esto es lo mismo, otra vez el mismo personaje y la misma historia y a mí eso me parece aburridísimo. Así que como el señor Jerónimo ha tenido a bien amenazarme con el regreso de ese personaje y vuelta otra vez la mula al trigo pues nada, amenazando a otra parte. Vamos, hombre.

PUNTUACIÓN: 3,75/5 Let it go.

lunes, 31 de octubre de 2016

Guillotina Halloween. Avenida de los misterios.

JOHN IRVING



  • Traductor: Carlos Milla Soler
  • Tapa blanda: 640 páginas
  • Editor: Tusquets (5 de abril de 2016)
  • Colección: Andanzas
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8490662495
  • ISBN-13: 978-8490662496


                                                             MI OPINIÓN
"Avenida de los misterios" es un ladrillo, una lectura que se hace pesada porque no acaba de arrancar en ningún momento, que deja al lector esperando a que los personajes despierten de su letargo emocional y que he terminado de leer por puro coraje, nada más.

Que John Irving es un escritor excelente (o debería decir era) no es cuestionable. Está claro que sabe contar historias, crear realidades interesantes y personajes tan atractivos como complejos. Pero esta vez se ha perdido. Ya venía trastabillando con sus anteriores novelas que para mí habían perdido su toque maestro y ha terminado por caerse, a mí, se me ha caído. Y sí, se ha roto.

La historia en sí lo tenía todo para ser una de sus fascinantes novelas. Personajes, el de Juan Diego, un escritor que fue niño del basurero de Oaxaca para terminar en Iowa con una pareja peculiar para convertirse en escritor, el de su hermana Lupe, niña con un peculiar don, y los curas, las mujeres que aparecen en su vida. Una trama que a ratos ha conseguido mantener mi ilusión de que íbamos a salir del bache tedioso. Maldita ilusión, qué malas pasadas nos juega.

Los problemas han venido porque John apenas nos cuenta nada, en realidad ya os he contado todo lo que sucede en la novela. Lo que hace es dar saltos en el tiempo para jugar con el pasado y el presente de Juan Diego, dar vueltas interminables y navegar a la deriva sin timón por las seiscientas páginas. Ya no digamos cuando deja de soplar el viento y la cosa se estanca sin remedio.

Y me habían avisado, un señor en el autobús me dijo apuntando mi libro con su mirada "¿Qué lees?" y yo que soy más maja que las pesetas le contesto y entonces me dice: "se pone muy pesado, da muchas vueltas para contar lo que pasó, pero al final mejora." Le devolví una sonrisa aunque por dentro maldije a toda su estirpe y me dio su tarjeta. ¿Qué clase de gente tiene todavía tarjetas? Pues los creepies que asaltan lectoras en los autobuses. Además era de una cuchillería sita en un callejón. Creo que esto es lo mejor que puedo contar de esta lectura.

Vale, volvamos a la novela que nos ocupa. El caso es que ninguna de las dos etapas, ni el pasado mexicano ni el tiempo actual en el que Juan Diego viaja a Manila consiguen mantener la atención aunque un poco mejor el presente. Todo son anécdotas de cosas que le suceden  a unos personajes que podían haber sido de lo mejorcito que hay en la literatura actual, que tenían todas las de ganar y que pierden estrepitosamente. El principal motivo es que están anestesiados, ni sienten ni padecen, ni se revuelven ni pelean pero tampoco se deprimen. Van por la vida como si nada les hiciera bien ni mal, todo se lo toman como viene sin pena ni gloria, como si a Bill Gates le tocara lo puesto en el cupón de los ciegos.

De lo que les ocurre, algunas partes son interesantes pero están rodeadas de tanta  morralla que para cuando llega a ellas, el lector está tan anestesiado como los personajes y no consigue emocionarse. A los personajes les falta carisma, personalidad y autenticidad, en realidad casi se podrían intercambiar y el resultado sería el mismo.

Respecto a los temas que toca la novela, algunos son muy crudos, como la infancia de Juan Diego y Lupe pero esto tampoco consigue contarlo de forma atractiva para el lector. Pasa de puntillas y vuelve a las anécdotas insulsas que ni tienen gracia aun cuando se nota que a veces esa era la intención.

La única persona de este libro por el que he sentido algo es el traductor, pobre, que tuvo que escribir tantas veces la descripción de un personaje, ¿no os da eso mucha rabia? Me refiero a que en vez de emplear el nombre, lo citan con una característica, como si Pepito llevara siempre calcetines rojos, entonces en vez de decir el nombre, repite constantemente "el que llevaba calcetines rojos", lo odio, me daban ganas de escupir cada vez que lo leía, pero el libro es mío y lo hubiera puesto perdido. Supongo que Word acudiría al rescate del pobre traductor y en cuanto ponía las primeras letras le salía la opción y le daba al intro. Por supuesto este no era el nombre del personaje ni su característica pero me cortaría un pelo antes de reproducirlo en mi reseña.

Y luego está el Juan Diego adulto al que en un arrebato de generosidad, John le concede realizar una fantasía sexual pero vaya, que tampoco se emociona con eso porque mientras las mujeres trajinan con él, él está pensando en lo que le pasaba de niño. Así que me parece que muy emocionantes no debían ser esos encuentros.

Total, que la historia del niño basurero que se quemaba las manos rescatando libros, que fue rescatado por un cura y que de adulto ya convertido en escritor de cierta fama viaja a Manila se ha perdido en una maraña de palabras huecas, un despilfarro de tinta y papel.

Vamos, el libro ideal para llevar los que vais a la playa o la piscina, buenísimo por su tamaño para apoyar la cabeza, te quedará perfectamente alineada con la columna.

Lo he terminado por pura rabia, por no dejarme vencer y porque el autor me gustaba mucho y me dio miedo perderme algo. Lo único que me hubiera perdido es un buen final, las cosas como son, no sé si por la ilusión de llegar a él o porque en realidad es bueno pero ha estado bien y es de lo poco coherente que hay en la novela.
Y qué narices, porque es como esa gente que hace deporte (yo no tengo ese gen), que de repente le da por hacer barbaridades aunque esté a punto de explotarles la arteria aorta y el corazón y llegan al final desmayados pero ahí están, lo consiguen, así he querido yo terminar con este libro, aunque me costara la misma vida lectora.

Abu, te dejo hacer los honores.


lunes, 24 de octubre de 2016

El gran frío

ROSA RIBAS Y SABINE HOFMANN


                                                          MI OPINIÓN
"El gran frío" es un sencillo thriller reconvertido en novela costumbrista que retrata una época dura y que deja tan helado como su título indica.

El gran frío sin duda es el que se te queda en el cuerpo después de leer esta historia. Ana es una periodista que trabaja en "El caso" durante el franquismo. Llega a un pueblo de Teruel para escribir sobre la historia de una niña santa que derrama lágrimas de sangre y  sufre estigmas. Con más ganas de marcharse que de averiguar la verdad, Ana tendrá que enfrentarse a una historia mucho más compleja y dura de lo que imaginaba. Y justo cuando va a volver la ciudad llega el gran frío para dejarla encerrada con aquellos vecinos que dan más miedo que pena y se verá implicada en aquello de lo que quería huir.

Cuesta comprender a Ana, la verdad es que muy bien no cae, pero es necesario leer toda la novela para darse cuenta de que en realidad hacía lo que podía, es decir, nada. Tanto Ana como el resto de los personajes están retratados con mucha sencillez, no son complejos ni tampoco es fácil empatizar con ellos, como mucho alguno podrá llegarnos a provocar lástima.

Escrito a cuatro manos, este libro, que empieza con una interesante propuesta, se atasca hacia la mitad y remonta al final. El problema es que durante demasiado tiempo no ocurre nada, se limitan a narrarnos, mediante una prosa sencilla, casi descarnada, cómo es la vida en el pueblo. Es necesario, desde luego, que nos sitúen bien en el contexto espacio temporal para poder entender varias cosas que pasan, pero no hace falta repetir hasta la saciedad. Nos enteramos a la primera o a la segunda.

En cambio, en el último tercio, la historia empieza a rodar y todo fluye a la perfección. Mantiene el interés y se lee casi sin descansar. Aunque conserva un ritmo pausado sí que logra mucha tensión y causa inquietud en el lector hasta llegar a una buena resolución.
No me ha gustado lo que pasa al final pero es inevitable, de ahí que diga que la novela te deja helada, porque no es amable, muestra lo que hay y si no te gusta te aguantas porque así eran las cosas.

A través de los diálogos vamos a conocer a los personajes, lo poco que sabemos de ellos. Algunos dicen unas frases que los retratan a la perfección.

Si cogiéramos un libro feelgood y le diéramos la vuelta como a un calcetín nos saldría esta novela. Pueblo pequeño, infierno grande, vecinos que callan y miran para otro lado, sin libertad y tiranos sin escrúpulos sacando partido de la situación.

En conclusión una novela de lectura desasosegante, con una buena dosis de intriga en un tiempo que queremos olvidar, que entretiene y que en realidad lees con ganas de terminar y buscar calor.

PUNTUACIÓN: 3/5 No me creo que nadie hiciera lo que había que hacer antes.

lunes, 17 de octubre de 2016

El unicornio

  • IRIS MURDOCH

               
  • Traductor: Jon Bilbao
  • Tapa blanda: 352 páginas
  • Editor: Impedimento; Edición: 1 (21 de abril de 2014)
  • Colección: Impedimenta
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8415979150
  • ISBN-13: 978-8415979159


                                                             MI OPINIÓN

"El unicornio" es una novela complicada, tensa pero que atrapa al lector para introducirlo en un mundo diferente del que no sabrá querer salir.

Marian quiere cambiar de aires y se va a instruir a Hannah que vive en un castillo en lo alto de un acantilado junto a un extraño grupo de gente, entre ellos la propia Hannah, que no sabe dónde tiene la mano derecha pero que prepara unas que sacan de quicio al más pintado. Marian tendrá que resolver una situación que se volverá cada vez más complicada.

Iris Murdoch tiene para mí una prosa enrevesada, da la sensación de que no sabe a dónde quiere ir a parar, pero esa es una sensación que he tenido yo como lectora, porque una vez avanzas con la novela te das cuenta de que sabe perfectamente lo que quiere contar. Es como si tuviera las ideas desordenadas, las tirara sobre el papel y luego esperara a que fueran ordenándose solas. Ella plantea el problema, mete a los personajes en unos bretes que parece que no les tiene aprecio a ninguno y de los que cada vez es más difícil que salgan. Y cómo salen y dónde terminan es el quid de la novela. Pero para llegar a esa conclusión toca transitar por un camino muy difícil.

Cuando me refiero a lectura complicada no hablo de dobles sentidos, ni de elementos abstractos, lo complicado son los personajes. Su espléndido retrato psicológico hace que tengas que estar muy concentrado porque si no, deja de tener sentido. Pero se comprende perfectamente, es difícil de explicar, habría que ser un genio como lo fue Murdoch para hacerlo. Por eso leer El unicornio es una aventura apasionante, los personajes no dejan de darnos sorpresas, de hacernos sufrir, preocuparnos, ponernos en tensión y desear al mismo tiempo que lamentar llegar al final.
Un final perfecto, de traca, qué digo traca, de fuegos artificiales del 4 de julio, un final apoteósico, que da una perspectiva y un sentido a la historia que la hace redonda.

He hablado de personajes pero solo de personas y no puedo dejar de mencionar ese otro personaje imprescindible , el entorno. El paisaje, perfectamente definido con unas elaboradas y precisas descripciones es una parte muy importante, un paisaje abrupto, despiadado en ocasiones, inhóspito que es tan bello como cruel.  Es lo que hace que de verdad entres en el juego como si cruzaras un portal interdimensional y de repente te encuentras allí, con la relativa comodidad del observador que se sabe a salvo pero que no se va de rositas.

Todo esto contado por un narrador omnisciente, que no se enreda en novedosas estructuras narrativas sino que sigue un curso lineal y ofrece toda la información posible al lector para que no se pierda. Alterna diálogos colocados en el sitio correcto con las narraciones. Consigue transmitir un amplio abanico de emociones con una prosa muy cuidada, un rico vocabulario, el tono que mejor le cuadraba y el ritmo adecuado para que el lector asimile toda la información.

En conlusión, una novela imprescindible si te gusta la autora, si no, puede ser una buena oportunidad para acercarse a ella y su mundo de sentimientos, misterios y entrar en un juego que hará del libro uno de tus favoritos.

PUNTUACIÓN: 4,5/5