lunes, 17 de febrero de 2020

La canción de los vivos y los muertos

JESMYN WARD


  • Traductor: Francisco González López
  • Tapa blanda: 260 páginas
  • Editor: Editorial Sexto Piso (10 de septiembre de 2018)
  • Colección: NARRATIVA SEXTO PISO
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416677913
  • ISBN-13: 978-8416677917


                                                                        MI OPINIÓN
"La canción de los vivos y los muertos" es una pedrada directa en el corazón del lector que incapaz de abandonar a su gran protagonista tira hasta un final redondo.

El viaje desde su casa en el sur, en el golfo de Misisipi a la penitenciaria Parchman donde van a recoger a Michael es la excusa para contar la historia de Jojo, de trece años, su madre, Leonie y Richie. Un día a día muy difícil, demasiado duro para un niño que depende del cariño y el cuidado de sus abuelos, la mujer que lo parió que es una cabrona y un personaje muy peculiar que cuenta su terrible historia y le da sentido a todo.

Tenemos tres narradores, Jojo, Leonie y Richie que se van repartiendo los capítulos. Jojo y Leonie siguen la misma línea argumental aportando un punto de vista distinto, cada uno según su forma de ser y entender lo que sucede pero avanzando en la trama, sin repetir lo que ya pasó. Richie tiene una historia paralela, que es más dura todavía pero que en cierto punto se une a la principal.

Estamos ante uno de esos libros que hay que coger aire para empezar a leer, no nos va a llevar a ningún lugar agradable, poco a poco la historia se va volviendo cada vez más oscura y cuesta encontrar esa grieta por donde va la luz. Por lo tanto la autora recurre a un estilo muy directo, a llamar las cosas por su nombre y adaptar de forma brillante el tono al narrador correspondiente. Abundan las palabras soeces y a veces cierta simpleza en la expresión, sobre todo cuando la que habla es Leonie, pero es que la tía no da para más. Eso la hace creíble, que se exprese de forma coherente a su carácter, deleznable y de los de bofetada con la mano vuelta.
Aunque sea así de cruda tiene muchos elementos que la embellecen dentro de lo posible, describe y crea ambientes muy precisos, concretos y consiguiendo un gran realismo.
También maneja con habilidad un elemento sobrenatural que introduce en la historia que le da mucho sentido sin estropearla ni convertirla en algo surrealista que te saque de la lectura.

Lo mejor sin duda son los personajes, se muestran en toda sus dimensiones, son muy intensos todos. En realidad, lo que sucede no es tan importante, lo que hace es mostrar sus vidas. Como ya habréis notado, Leonie no se ha ganado mi simpatía en ningún momento. Al principio le di su oportunidad, que errores los cometemos todos, pero cuando no te afectan solo a ti, igual hay que pensar mejor las cosas. Es verdad que no lo ha tenido fácil pero tampoco tan difícil. No hay manuales para ser el padre perfecto, o la madre perfecta, ni siquiera hay una sola forma de hacerlo pero robarle la infancia a dos niños es un delito que ni con infierno paga el que lo comete.
En el otro lado de la balanza está Jojo, un personaje maravilloso, un niño obligado a crecer demasiado pronto, a ejercer un papel que no le corresponde pero que asume con todo su corazón. Este es de los que se queda en el rincón de los personajes especiales.
Richie es alguien a quien descubrir leyendo el libro porque es una pena contarlo y estropearlo.

El resto lo conocemos a través de los narradores, que le dan voz con muchos diálogos muy logrados, todo contado como si hubiera sucedido de verdad. Ma y Pa, los abuelos son increíbles y muy especiales, Michael es como Leonie así que mejor no mirar para él. La pequeña Kyla es ternura.

Los temas que toca son el racismo, la pobreza, las drogas y la muerte. Todos afectan a esta familia que tiene una vida dura sin ilusiones y con sobredosis de realidad. Es el típico libro que al leerlo piensas, pues tampoco me va tan mal.

Y después de tanto sufrimiento y de atravesar este valle de lágrimas con cierta distancia, llegamos a un final que lo redondea y te deja una sonrisa triste, pero sonrisa al fin y al cabo.

PUNTUACIÓN: 4,5/5




lunes, 10 de febrero de 2020

La única historia

JULIAN BARNES
 
  • Traductor: Jaime Zulaika
  • Tapa blanda: 240 páginas
  • Editor: Editorial Anagrama; Edición: 1 (6 de febrero de 2019)
  • Colección: PANORAMA DE NARRATIVAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8433980246
  • ISBN-13: 978-8433980243

                                                             MI OPINIÓN
"La única historia" es un relato brutalmente sincero sobre la forma de entender el amor que revienta tópicos.

EL joven Casey rememora la gran historia de amor de su vida, junto a Susan, una mujer casada que le saca más de veinte años de ventaja que será la protagonista de esta novela que no se centra solo en la relación sino también en sus consecuencias.

Dividida en tres grandes capítulos está contada por el propio Casey que se dirige directamente al lector consiguiendo así la complicidad inmediata y a la vez ganando cierta ventaja para que el juicio no sea demasiado duro. No se olvida de retratar la época, sobre todo en el aspecto social para que se entienda la magnitud de la historia y lo que significó para él. Una narración pausada, prestando atención a todos los detalles pese a que en muchas ocasiones nos aclara que está tirando de memoria y muchas cosas se han borrado. Un lenguaje excesivamente serio para mi gusto, en muchas ocasiones frío y que distancia al lector al que había tendido la mano pero que se lo vuelve a ganar con la sinceridad y la honestidad, todo el tiempo tienes la sensación de que te están contando la verdad.

Más que trama lo que hay es un sentimiento que evoluciona y al que se intenta poner lógica y entendimiento.  Lo que más me ha gustado es que ha partido de un topicazo y le ha dado la vuelta como a un calcetín, no ha quedado nada más que la idea inicial.
Como ya he dicho, la narración es seria, muy elaborada, con frases largas y un vocabulario extenso que solo cambia cuando llegan los diálogos y se vuelve natural y espontáneo. Son estos los que levantan una novela que a veces se atasca un poco porque empieza a dar vueltas y se va a filosofar hasta que en el siguiente párrafo vuelve a lo que estaba.

Lo confieso. Me he pasado el primer tercio del libro cabreada con esta cosa inglesa de no meterse en el fango cuando hablan de sentimientos. Que mucha explicación y naturalidad para contarnos sus erecciones y la forma de resolverlas en solitario y luego cuando se trata de amor o lo que corresponda le entra el pudor, hace fundido a negro y se queda en la superficie. Y todo lo arregla con un hace tanto tiempo que no me acuerdo bien. Es por tanto una relación asintomática, sobre todo al principio, la época guay la pasa de puntillas y no nos quiere contar nada concreto, sabemos que es amor porque él lo bautiza así. Luego cuando las cosas se tuercen y toca apechugar, ahí sí, ahí empiezas a ver cosas que delatan la intensidad y que de verdad lo era. Es cuando la novela sube muchísimos puntos con la aparición también de un problema muy grave.

Hay dos cosas que no me han gustado, la primera es un cambio de narrador en el tercer capítulo así sin ton ni son, de la primera a la tercera hasta que al final recupera la palabra Casey para despedirse en un final un poco cochambroso, que es la otra cosa que no me ha gustado.

Libro interesante para reflexionar, que da gusto leer por lo bien escrito que está y que es ideal para debatir después.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 3 de febrero de 2020

A la deriva

PENELOPE FITZGERALD

  • Traductor: Mariano Peyrou 
  • Tapa blanda: 224 páginas
  • Editor: Impedimenta; Edición: 1 (5 de abril de 2018)
  • Colección: Impedimenta
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8417115536
  • ISBN-13: 978-8417115531
                                                                    MI OPINIÓN
"A la deriva" es una sensación que ocupa doscientas páginas para contar una historia de final desdibujado.

Nenna, Richard, Maurice, Tilda y Martha son algunos de los habitantes de una peculiar comunidad, los que viven en barcos en la orilla del Támesis. Gente que prescinde de comodidades, que pasa estrecheces pero que no sabe vivir en un lugar convencional como la tierra firme. La novela es un retrato de su día a día.

Narrador omnisciente en tercera persona para una historia que sigue un solo hilo temporal. Es una descripción de unos cuantos días en los que la vida de algunos de los personajes va a cambiar de forma drástica, Sin embargo es un cambio que no salta de repente sobre ellos, no hay un suceso catastrófico sino un cúmulo de circunstancias.
Me fascina la capacidad de la autora para crear atmósferas muy especiales en lugares que no son los típicos escogidos para representar lo bucólico. Se pudieran tachar de feos y no suelen estar en la lista de sitios a visitar, pero ella les de una belleza muy especial porque los llena de vida. Lo hace con un ritmo pausado y un tono sereno que le sienta muy bien. Es un tipo de lectura en el que no importa lo que pasa, importa estar en ella, formar parte de ese micromundo que hay entre las páginas.

Y no tendría sentido tener ese lugar tan fascinante si no estuviera poblado por unos personajes magistrales. La forma en la que todos los detalles, los movimientos, sus actitudes, su manera de enfrentarse a la vida, de sentir aunque nunca expresen demasiado a ese respecto es lo que los hace seres vivos. El narrador les presta la voz a los personajes para unos diálogos, espontáneos y naturales en los que se deja muchísima información entre líneas acerca también de cómo son.

Con todo esto, lo que consigue Fitzgerald es emocionar al lector, en la mayoría de los casos, es tristeza porque las cosas no son fáciles para la gente del río. Es una lectura melancólica aunque de vez en cuando te arranque una sonrisa.

Tengo un poco de pega con el final, en realidad no hay un final, se producen cambios pero no se termina, en realidad es como si se desvaneciera, se va deshaciendo. No es una novela para recomendar a todo el mundo, tiene muchos tramos en los que realmente no sucede nada y parece que se estanca, así que te tiene que gustar mucho la forma de escribir de la autora, tienes que conectar con ella para que no puedas cerrar el libro y olvidarte de volver a cogerlo.

Si no te ha gustado "La librería", este te gustará menos. Si te ha gustado, entonces, aquí tienes otra del mismo palo.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 27 de enero de 2020

Las ocho montañas

PAOLO COGNETTI


  • Traductor: César Palma
  • Tapa blanda: 240 páginas
  • Editor: LITERATURA RANDOM HOUSE; Edición: 001 (1 de marzo de 2018)
  • Colección: Literatura Random House
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8439734123
  • ISBN-13: 978-8439734123

                                                                       MI OPINIÓN
"Las ocho montañas" es una historia de amistad a través de una narración sencilla con pinceladas de ternura que arropan al lector.

Pietro no acaba de encontrarse, da vueltas por la vida desnortado y acaba refugiándose en el lugar en el que aprendió a ser feliz cuando era niño, la montaña. La novela es su recorrido vital, unas memorias tempranas con las que intenta responder a las grandes preguntas mientras cura algunas heridas.

Es el propio Pietro el encargado de contarnos su historia por lo que estamos ante un narrador en primera persona que solo maneja parte de la información. Lo vemos todo a través de sus ojos, desde su perspectiva por lo que obtenemos una versión sesgada pero a cambio, él se muestra completamente, nos gana con sinceridad, honestidad y la falta de malicia. El resto de personajes están descritos en función de su relación con él. Una madre tierna y fuerte al mismo tiempo, que sin hacer ruido y casi invisible es un pilar fundamental y un padre que aunque tiene sus razones, muestra un carácter del demonio y es difícil de llevar pero que será el detonante de la trama. Y el amigo Bruno, un personaje de esos especiales y controvertidos.

La trama es muy sencilla, no hay sorpresas ni cosas extrañas, tampoco es muy original, es solo un apoyo para el tema que quiere exponer. Hay muchas descripciones que a veces me han parecido demasiado simples, tiran mucho de la imaginación del lector para que con muy pocos elementos componga el paisaje. Es como los dibujos de los niños pequeños, con trazos torpes y simples pero con una gran expresividad. He echado de menos un poco más de elaboración en ellas, que recurriera a más sentidos que a la vista.

El tema principal es la amistad y queda perfectamente expuesto y desarrollado, y un poco de refilón es el del sentido de la vida, el tomar un camino u otro y cómo encajar. Me parece un tema demasiado complicado para despacharlo con la ligereza que lo hace, queda un poco como solo esbozado y da pena que no aproveche más cierto viaje.

Es la lectura ideal para salir de casa y disfrutar de la naturaleza sin ponerte las botas ni soportar las inclemencias del tiempo ni las ampollas en los pies. Con una historia bonita, un relato de amistad verdadera y una lectura sosegada.

PUNTUACIÓN: 3,5/5

lunes, 20 de enero de 2020

El final del affaire

GRAHAM GREENE

  • Traductor: Eduardo Jordá
  • Tapa blanda: 320 páginas
  • Editor: Libros del Asteroide; Edición: 1 (10 de junio de 2019)
  • Colección: Libros del Asteroide
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8417007806
  • ISBN-13: 978-8417007805

                                                                         MI OPINIÓN
"El final del affaire" es el retrato de la lucha entre los dos sentimientos más poderosos, amor y odio a través de una historia trágica.

Bendrix está enamorado de Sarah, casada con el bueno de Henry, y ese amor, mal gestionado, condicionado por la época y la Historia, se convierte en odio y oscila de tan forma que el pobre hombre ya no sabe con qué quedarse.
La historia de su romance, del que sabemos el final en los primeros capítulos, y el análisis que hace para tratar de entenderse a sí mismo, es la razón de ser de la novela.

No tenía ni la más mínima intención de leer esta novela cuando los de la editorial empezaron a dar el dengue con esta nueva edición. Vi la película en el cine, que no estuvo mal, después leí la novela y me pareció un horror. Pero luego vino Undine, la de http://lecturasdeundine.blogspot.com/, me dijo que le había pasado lo mismo, pero ella le había dado la oportunidad a esta nueva edición y ¡bingo! Así que tomé nota.

Me ha gustado mucho la forma de narrar de Greene, cómo combina narración con diálogos que llegan en los momentos exactos. Me ha atrapado la forma que tiene de escoger qué cuentan los personajes y cuándo es el narrador el que reflexiona y expone.
La novela está dividida en cinco libros. Todos ellos narrados por el protagonista excepto uno que es el diario de Sandra, por lo que la voz en primera persona se mantiene.

El estilo es el de las novelas clásicas, las que tienen especial cuidado en el detalle. Sí, es lo que los bloggeros llamamos prosa cuidada, y no, no somos tontos, no lo decimos porque haya muchos adjetivos, frases larguísimas o sinónimos a punta pala, lo decimos porque justamente tiene los que tiene que tener, los necesarios para que el lector se traslade al lugar de los hechos, y cuando ese lugar es el corazón del personaje, es casi mágico. Y las frases son lo largas o cortas que necesiten ser y elegir las palabras es cuestión de trabajo y de talento, porque cuando están bien escogidas, las lecturas son como melodías, y fluyen de forma natural. Y todo esto ha sabido hacerlo Greene y Eduardo Jordá lo ha traducido perfectamente.

El trío protagonista es una maravilla literaria. Retratados de forma eficaz pero sencilla en su aspecto físico, quedan totalmente expuestos en el psicológico, con todos los matices, todos los recovecos que hay en la mente, un montón de aristas que crean luces y sombras y una radiografía fenomenal de eso tan complicado en lo que a veces se convierte el amor. También tengo que decir que Bendrix me ha caído muy mal, no me gusta nada cómo es ni lo que hace, es el tipo de gente que cuanto más lejos mejor, ha habido algún momento en el que he sentido cierta pena por él pero me ha seguido cayendo gordo. Sarah algo mejor aunque tampoco demasiado. Me quedo con Henry.

El tema indiscutible es el amor, condicionado por el destino, por las circunstancias y por esas consecuencias de nuestros actos que a veces no sabemos o no podemos calcular bien. Hay una fuerte presencia del tema religioso, influye mucho en cómo intentan entenderse y entender lo que les pasa, pero que nadie se asuste, es el clavo ardiendo.

Le pongo una pega a una novela de ritmo pausado pero interesante y que atrapa por lo que cuenta y por cómo lo que cuenta, y es que el final se estira demasiado y le da unas cuantas de vueltas de más porque es la misma vuelta.

En conclusión, un libro recomendado para los que tienen debilidad por las historias en las que se cuenta todo, sin sobresaltos ni giros sorprendentes pero con grandes personajes.

PUNTUACIÓN: 4/5

lunes, 13 de enero de 2020

Una noche en el paraíso

 LUCIA BERLIN

  • Traductora: Eugenia Vázquez Nacarino
  • Tapa blanda: 288 páginas
  • Editor: ALFAGUARA; Edición: 001 (8 de noviembre de 2018)
  • Colección: LITERATURAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8420429309
  • ISBN-13: 978-8420429304

                                                                MI OPINIÓN
"Una noche en el paraíso" es un pastiche deslavazado de relatos crudos en los que prima el desencanto y la realidad.

Intenté leer algún relato del "Manual para mujeres de la limpieza" pero no encontré la conexión necesaria como para terminar ni siquiera el primero. No sé por qué la última vez que fui a la biblioteca me traje este libro. El viernes me pasé el día cometiendo torpezas y la última fue dejar olvidada mi actual lectura en un sitio al que no iba a volver en unos días. Así que casi por eliminación, leí "Una noche en el paraíso".

Me gusta cómo escribe Lucia Berlin, su estilo directo, inmediato, casi agresivo pero quedándose justo en el filo antes de caer en el mal gusto. Me atrae la época y el sitio, los lugares, ciudades fronterizas, Texas, Albuquerque, Nuevo México y Nueva York. Por tanto, me gana con el cómo pero me decepciona el qué.

En este conjunto de relatos, algunos relacionados,a veces se repiten nombres que despistan y otras veces son los personajes. Creo que la autora es demasiado tacaña escribiendo, vale que no se exceda en detalles y que cuente con la inteligencia del lector que siempre pone de sí en lo que está leyendo, pero aquí se pasa. Y a veces es cuestión de intuición, de deducir, y de no acabar de estar seguro de qué es lo que está contando lo que hace que a ratos sea una lectura incómoda.

Tenemos todo tipo de narradores, primera, segunda, tercera, omnipresente o con un solo punto de vista. Los temas son recurrentes, o hablan de la infancia o de las relaciones de los adultos, son siempre relaciones que tienen algún momento bueno, pero que acaban por torcerse, todo está impregnado de desencanto, de traiciones, incluso en muchos momentos, de desidia.
Los personajes son débiles, es difícil llegar a conocerlos porque solo nos enseñan la capa exterior, aunque algunos de ellos luchan por salir adelante en circunstancias adversas a veces parece que intencionadamente buscan la forma de estropear las cosas.

Los primeros relatos son los más flojos. Lo que he echado en falta es la intención, lo que quería contar. Parecen meros apuntes, anécdotas que no tienen demasiado peso y que ganan un poco por el encanto del personaje infantil. En realidad me preguntaba para qué escribía eso. Ojo, también puede ser que yo no me haya enterado.
Después la cosa mejora. Son los relatos más largos, donde desarrolla más la historia incluso los personajes donde me ha sorprendido para bien. Incluso se intuye que si hubiera una novela sería muy buena. Porque en estos la historia tiene más sentido, se ve la intención, el mensaje, la razón de ser del relato y también hay un cierre.
Y esa es otra de las grandes pegas que le pongo a muchos de los relatos, que no tienen un final, que van contando lo que pasa y da la sensación de que de repente le da el siroco y dice, se acabó. Entonces coge, escribe una frase lapidaria y punto y final. Es como esa gente que después de iniciar una conversación te da la espalda y se va antes de que acabes de contestar y te deja con la palabra en la boca.

En la parte positiva hay que poner la creación de atmósferas opresivas, las descripciones certeras de lugares y algunos pasajes románticos realmente especiales, sin ñoñerías.

La verdad es que al principio recordé por qué no había leído el del Manual pero la insistencia me ha recompensado con dos relatos muy buenos, "Lead Street. Albuquerque", y "La casa de adobe con tejado de chapa". No sabría si recomendar el libro o no, porque el principal problema es que la mayor parte del tiempo me ha provocado indiferencia.

PUNTUACIÓN: 2/5


martes, 7 de enero de 2020

El baile

IRÈNE NÉMIROVSKY


  • Traductor: Manuel Serrat Crespo
  • Tapa blanda: 107 páginas
  • Editor: José J. Olañeta Editor; Edición: 1 (10 de octubre de 2014)
  • Colección: CENTELLAS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8497169050
  • ISBN-13: 978-8497169059
                                                                      MI OPINIÓN
"El baile" es un relato en apariencia frívolo que esconde personajes antipáticos y retorcidos con un envoltorio engañoso.

Parece que estamos ante una historia sencilla, un matrimonio de nuevos ricos, o como diríamos por aquí, pobres hartos de pan, organizan un baile en su ostentoso nuevo piso donde esperan recibir a lo más selecto de la sociedad parisina. Podríamos pensar que todo se reduce a si la fiesta sale o no sale adelante y cómo la hija adolescente maneja la situación al no estar invitada. Pero en realidad, estamos ante un retrato descarnado de los personajes que no tiene piedad con ellos y los muestra con toda su miseria.

Némirovsky es una de mis escritoras favoritas de las que intento leer solo una obra cada año porque cuando se acaben las que hay, adiós, solo quedarán relecturas, que son un pobre consuelo en este caso. Y el año pasado, un Papá Noel especial de última hora decidió que este sería mi título.
En una edición pequeñita, que cabe en la mano, se oculta esta gran historia, o más bien, estos personajes.

La autora no necesita elaboradas tramas, ni frases grandilocuentes, ni emplear un vocabulario excesivamente refinado o académico. Tampoco se complica la vida con ambigüedades, lo que quiere que sepas, te lo dice, bien claro. Y en este caso, quiere que lo sepas todo, absolutamente todo de los desgraciados personajes protagonistas de esta historia. Son infelices, se hacen daño unos a otros porque pese a que en apariencia solo dos parecen iguales, en realidad el tercero es una consecuencia de todo lo demás.

En otras manos, esta novela acabaría siendo superficial, fría y alejaría al lector. Pero de alguna forma, eligiendo muy bien las palabras consigue crear una realidad en la que te mete sin que te des cuenta, estás vendida en cuanto empiezas a leer. Crea atmósferas muy certeras y con gran habilidad transporta al lector y lo hace acompañar a los personajes. Pero encima, se las apaña para que también sientas, te emociones, te conmueva. Y no solo una, sino varias emociones a lo largo de la corta lectura. Némirovsky hace magia, te está haciendo el juego delante de tus propias narices y no eres capaz de ver el truco. Su forma de describir lugares es lo bastante detallada como para que veas el sitio pero no tanto como para que te pierdas en él.
Su forma de crear seres humanos, es el juego de magia. Los saca de donde solo hay papel y tinta, de carne y hueso, llenos de luces y sombras, imposibles de encasillar, porque cuando crees que los tienes todo bien encajado aparece una ficha que no sabes dónde poner.

Solo tengo un problema con los libros de Irène, que cuando los leo siempre hay algún momento en el que recuerdo su historia y me da muchísima pena.

En definitiva, una novela ideal si buscas emociones y personajes vivos.

PUNTUACIÓN: 5/5