lunes, 29 de agosto de 2016

El noviembre de Kate

MÓNICA GUTIÉRREZ 


  • Tapa blanda: 320 páginas
  • Editor: Roca Editorial (7 de julio de 2016)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416498156
  • ISBN-13: 978-8416498154
                                                                     MI OPINIÓN
"El noviembre de Kate" es un precioso cuento para adultos que actúa de bálsamo para los malestares de la realidad cotidiana.

Kate es una joven adulta con una vida normal, que puede resultar aburrida o que simplemente se ha quedado corta. Kate quiere cambiarla y por eso aprovecha, no sin cierta desgana y una dosis necesaria de miedo, la oportunidad de participar en un programa de radio con unos peculiares compañeros.
Don es un hacker con amigos frikis que tienen una misión importante y que coinciden en el Bar escondido del Hotel Ambassador.
Las vidas de Don y Kate transcurren en la localidad ficticia de Coleridge.

Tanto Kate como Don van a ser los narradores en primera persona de su historia, complementándose y ofreciendo dos tramas que si bien se van cruzando son diferentes. Creo que desde el punto de vista literario sí están equilibradas, las dos muy cuidadas, tanto la introspectiva y sensible de Kate como la de acción de Don, pero también es verdad que la de Don no diré que me ha sobrado pero no me ha interesado demasiado.
Aunque al inicio de cada capítulo, después del título, nos indican quién es el narrador, se nota muy bien la diferencia, Don es mucho más directo y más divertido, me ha gustado su punto de humor sarcástico. Mientras que Kate es más dramática. Aun así, he empatizado mucho con Kate. Es una mujer en la que podemos o bien reconocer a alguien cercano o incluso a nosotros mismos.
También hay algunos pequeños capítulos contados por el meteorólogo William, que bueno, ahí están aportando lo justo.

El ritmo y el tono de la narración es el adecuado para la historia, con una buena proporción entre narración y diálogo, unos diálogos muy dinámicos y que reflejan la personalidad de los que hablan. En ningún momento aburre pese a que no sea un libro en el que sucedan muchas cosas ni a gran velocidad, ni falta que le hace. Es una lectura para detenerse en ella, para disfrutar sin prisas.

Mención especial se merecen los lugares en los que transcurre la acción, todos descritos con precisión, con muy buen gusto y con ese encanto marca de la casa de la autora. Que sean lugares ficticios favorece mucho al tipo de novela que es, ya que ayuda mucho al lector a creerse lo que sucede, le ayuda a entrar en un mundo casi idílico donde todo puede suceder.
Y aunque no hay sorpresas inimaginables, tengo que reconocer que hay parte de la trama que me ha sorprendido ya que creí que la autora iba a tirar por otro camino.

Los personajes son todos gente majas, alguno igual es un poco petardo como la madre de Kate pero sin maldad. Quizás me ha faltado un poco de réplica en ese sentido, algún personaje algo retorcido que le echara algo de sal pero la verdad que para qué estropear lo bonito que es todo. A veces parece un paseo por Disneylandia, con tanta gente amable sonriendo por todas partes.

Tiene su punto ver crecer a una autora, no siempre es así ya que cuando publican por primera vez, la mayoría de los autores llevan muchos años de trabajo a las espaldas y lo que ofrecen ya es una obra bastante madura y depurada (no entran aquí, por supuesto, los productos de laboratorio). En este caso, conocemos a Mónica desde sus inicios gracias a la autoedición en Amazon, con sus anteriores obras, Cuéntame una noctalia y Un hotel en ninguna parte, que seguro no es lo primero que ha escrito pero bueno, ya me entendéis, son pasos previos que de normal no vemos. Es por eso que con esta novela ya mayor, la chica se nos gradúa saltando al mundo editorial y lo hace con nota y además se ve ese crecimiento, cómo se van puliendo cosas y las obras adquieren mayor entidad.

En conclusión, una novela muy recomendable para dejarse llevar, para relajarse, para escapar de la rutina y de la realidad un rato. En especial para los que creen que en la vida solo hay un camino y además recto y no contemplan otras opciones ni para ellos ni para los demás.
Un viaje muy bonito para irse de vacaciones en días laborables.

PUNTUACIÓN: 4/5 ¿por qué no te los traes a España?

lunes, 22 de agosto de 2016

La musa oscura

 ARMIN ÖHRI


  • Traductora: Paula Aguiriano Aizpurua
  • Tapa blanda: 288 páginas
  • Editor: Impedimenta; Edición: 1 (25 de abril de 2016)
  • Colección: Impedimenta
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8416542376
  • ISBN-13: 978-8416542376

                                                    MI OPINIÓN              
"La musa osccura" es una historia cruel, apasionada y crítica que lleva a la reflexión y suavizada por un bonito romance.

Albretch y Julius viven en una pensión en Berlín en 1865, el primero es fotógrafo y el otro dibujante  que estudia Derecho  al mismo tiempo, colaboran con la policía. Así es como tienen conocimiento del asesinato de la prostituta Lene Klum, un caso que parece resuelto desde el principio por la confesión de su autor. Pero esto solo es el principio. Asistiremos al juicio que se llevará la mayor parte de la narración y a la investigación de los jóvenes detectives todo ello enredado con su vida privada.

Después de un inicio impactante, la novela se centra en el juicio al asesino confeso que con muy malas artes empieza a retorcer las cosas para burlarse de la Justicia y las leyes morales. Se inicia así un interesante debate sobre el bien, el mal, donde entrará también la religión.
La parte de investigación es muy entretenida y viene cargada de acción y giros argumentales que mantienen el interés del lector para llegar a un final de infarto.

Algunos ya lo habréis pensado porque los clientes de la cantina son muy listos y sí, esto se parece mucho a Sherlock Holmes y por ahí van los tiros, solo que en vez de la Inglaterra vitoriana nos encontramos en la época del imperio prusiano, que para el caso patatas, porque es muy parecido. El cambio de escenario es un acierto porque le da otro color a la historia y aporta una cosa muy valiosa, la novedad. Y sí, ya me imagino que en Alemania andarán hartos de estas historias pero por aquí no, al menos yo no me había encontrado ninguno.

La ambientación es genial, tanto en el contexto social, muy determinante en la trama y con un toque reflexivo que enriquece la novela, como el político, la moral y cómo no los escenarios. Las descripciones de los lugares son muy precisas pero mejor aún es la creación de una atmósfera muy tensa que lleva al lector a hablar con los personajes, a querer meterse entre las páginas para advertirles de los peligros que les acechan.

Para conseguir esta implicación del lector, el autor echa mano de unos personajes que en ningún momento causan indiferencia, el dúo protagonista tiene carisma, no son perfectos pero sus imperfecciones los hacen cercanos y muy creíbles. El resto del reparto también está muy bien trabajado, cada uno en la profundidad que necesita. Los secundarios funcionan bien pero el autor no se entretiene con ellos.

La novela es muy dinámica, alterna tramos de narración más densos, en algún momento fugaz un poco tediosos, con otros de acción que ponen los pelos de punta. Prima la narración sobre los diálogos pero tengo que resaltar que aunque es una historia narrada al estilo moderno, normal, que es un chaval el autor, sí que ha respetado ciertas pautas y por suerte no los hace hablar como lo haríamos hoy en día, un error que a veces es muy común en este tipo de novelas. En este caso Armin Öhri, ha puesto especial cuidado y aunque cuando se desata el trepidante final el libro cobra cierto aire a capítulo de Hawaii 5.0, el resto del tiempo sí que logra crear una historia clásica de detectives.

Como ya he dicho, es un libro de hoy, un narrador omnisciente y en tercera persona va desgranando la aventura sin ahorrar ningún detalle, y lo de ninguno es literal, por lo que el momento asesinato, autopsia y alguno que otro puede dañar sensibilidades. Tampoco escatima con los sexuales así que igual alguno se va más contento de lo normal, según gustos.

Pero soy idiota, como no leo casi las sinopsis, solo un poco por encima, pues no me di cuenta de que este es el primer volumen de lo que se supone será, una saga, sí, porque el caso se cierra, se resuelve y no quedan cabos sueltos pero la historia personal no, en especial la de amor, que me tenía a mí en un ay. Me agarré una rabieta cuando vi ese asterisco (en la nota decía eso de continuará en el siguiente caso) al lado de la palabra Fin, que me duró por lo menos treinta segundos. Porque la verdad que sí que quiero saber si la cosa funciona o no, y ahora tengo que esperar, porque haber ya hay otros dos, veremos si Impedimenta tiene a bien publicarlos y los compran en la biblio, si no, ya me veo en las librerías leyendo finales, que me conozco.
Así que avisados estáis los que como yo tratan de evitar colecciones.

En conclusión, muy recomendable la lectura para los que gustan de resolver casos con el estilo deductivo y de historias de detectives de finales del XIX. Una historia apasionante en la que se mezcla la acción, la reflexión, el amor y el sexo.

PUNTUACIÓN: 4/5 Norah, eres tonta. Espabila.





lunes, 15 de agosto de 2016

Cinco Esquinas

MARIO VARGAS LLOSA


  • Tapa blanda: 320 páginas
  • Editor: Alfaguara; Edición: 001 (3 de marzo de 2016)
  • Colección: HISPANICA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 842041896X
  • ISBN-13: 978-8420418964

                                                                      MI OPINIÓN
"Cinco esquinas" es un ajuste de cuentas, con una estructura impecable, un mensaje muy claro y una historia arrolladora.

Marisa y Chabela se aburren y descubren el sexo juntas, sus maridos, un poderoso empresario y un abogado muy importantes en el Perú de Fujimori, tratan de salir del jardín en el que el empresario se metió por ir a una fiesta. Este lío va a implicar además de estos cuatro personajes de las altas esferas a otros tantos de los barrios bajos.

Como digo al principio, esta historia tiene cierto aroma a venganza tardía, a despacharse y quedarse a gusto, por lo que atañe a la vida personal del autor en aquellos tiempos no tan lejanos. Pero eso lo he descubierto después de leerla.

Sin saber demasiado del tema de Fujimori y sus compinches, la historia trata de venganzas, traiciones, sexo, aburrimiento y mucho coraje. Se lee muy rápido porque no te deja irte, no sé qué tiene en realidad para atrapar de esa forma. La trama no es tan novedosa, se le ve venir pero sí que es cierto que aunque sabes de mano quién y por qué, el cómo es el quid de la cuestión. Este libro me ha durado lo que tardó ayer Nadal en perder su semi con Del Potro, las chicas de hockey ganar a las coreanas y los de baloncesto arrollar a los lituanos. Todo eso sonaba de fondo mientras yo me embarcaba en esta peligrosa historia que no me dejó levantarme de la silla hasta que llegué al final. Su ritmo endiablado, la narración en la que nada sobra más que un par de páginas que pretenden crear una tensión que ya traíamos de antes y alargar el momento de espera previo a uno de los puntos álgidos. Capítulos cortos y un narrador omnisciente que va cambiando de punto de vista, ofrecen toda la información necesaria para conocer a los personajes, dibujar un momento político y social muy concreto del que oímos muchas cosas. Lo cuenta muy claro como si no quisiera dejar lugar a dudas, parece muy objetivo pero se empeña en crear una opinión muy concreta en el lector. 

Chabela y Marisa son tontas de Manual, ya de primera mano me cayeron mal y generaron en mí antipatía, desde la primera página del libro ya que son ellas las que abren la historia. De verdad, a Mario Vargas Llosa le debe estar  echando fuego la cabeza, menudos personajes, tan complicados y enrevesados (nótese el sarcasmo), son planos como galletas aplastadas con un cucharón. No hacen nada y encima tienen ese tipo de conversación absurda y tonta acerca de sus maridos y sus momentos íntimos con ellos. Son cínicas, frívolas y la verdad es que no les he deseado ningún bien en toda la lectura. Los maridos no es que sean mucho mejores, de hecho son bastante parecidos a ellas. Representan esa clase social que tanta pereza me da, donde todo es tan falso, tan de postureo como se dice ahora, y da tanta rabia que la verdad, mejor no ser rico. Aunque bien es cierto que puedes tener mogollón de pasta y pasar de todo eso y ser guay.

Para compensar esto, están los personajes que valen la pena, los que de verdad le dan vida a la historia y por los que merece la pena quedarse con el libro pegado a las manos media tarde y una noche. Porque La Retaquita y Juan Peineta son de verdad, son humanos, los reconocemos porque sienten y padecen, porque luchan por lo que creen incluso alguno sabe lo que es el amor de verdad.

Otro puntal de esta novela es el periodismo, hace una clara diferenciación entre el amarillismo y el periodismo de verdad, el que sirve para algo, el que no entiende de miedos. Le echa un capote a los periodistas que se la juegan tomando el camino difícil aunque no siempre eso sea posible.

Y ahora tengo que quejarme. Sí, es que si no, no me voy contenta. Vamos a ver. La novela empieza con un encuentro erótico entre dos mujeres, impregnado de sensualidad y con buen gusto. Y aquí es donde acaba todo. Porque cuando recupera esta parte de la historia cae en la típica fantasía sexual de adolescente de película USA, de esas de hermandades universitarias tipo American Pie. Pues así, el problema es que nuestros personajes ya deberían haber dejado ese pavo atrás. Las escenas sexuales que nos narra después son muy gráficas, simplonas y demasiado vulgares. Y luego está lo de referirse a las prácticas sexuales como "cochinadas" o "guarradas", pero vamos a ver, hombre, que eso es de abuela de la posguerra. Anda que no está trasnochado eso. Aparte trata de vendernos un apaño que no cuaja, que también es muy de postureo. No me ha gustado nada esta parte de la trama, la suerte es que no se lleva demasiado espacio y supongo que está ahí para cumplir, por mandato.

Tampoco he entendido a qué viene el toto que monta en el capítulo XX, que ya avisa en el título que va a ser una montonera de escenas que ya puedes estar atento, porque salta de una a otra sin previo aviso, cambiando de personajes y situación. Imagino que quería dar a entender que todo eso sucedía al mismo tiempo pero descoloca y pone distancia entre el lector y el libro.

De Vargas Llosa he leído La fiesta del chivo, libro duro donde los haya, y El sueño del celta, que tampoco se queda corto. Parece que a este hombre le gusta lanzarles pedradas a sus lectores, en este caso se ha cortado un poco. De los tres, me ha parecido este el más fácil de leer, casi como una lectura de verano, pero no es el que más me ha gustado.
Para ser un nobel me parece muy asequible, ya que no suelo entenderme muy bien con los premiados, le reconozco el mérito de acercarse al gran público sin perder calidad literaria.

En conclusión, una lectura apasionante, que atrapa, muy recomendable para olvidarse de todo durante un buen rato y enterarse de muchas cosas. Para dejarse llevar por el Perú de los noventa, por el contraste entre los que viven bien y los que sobreviven a base de coraje.

PUNTUACIÓN: 4/5 ¿Chabela viene de Isabel, no? Pregunto...


lunes, 8 de agosto de 2016

El mentalista de Hitler.

  GERVASIO POSADAS



  • Tapa blanda: 432 páginas
  • Editor: Suma de Letras; Edición: 001 (12 de mayo de 2016)
  • Colección: CONSPICUA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8483658739
  • ISBN-13: 978-8483658734


                                                       MI OPINIÓN

"El mentalista de Hitler" es la retorcida e interesante ficción de una historia real que tiene en el centro un controvertido personaje, Erik Hanussen, que dará mucho que pensar y atrapa al lector pese a la antipatía que genera su carácter.

La novela nace de la obsesión del escritor Gervasio Posadas por todo lo vinculado al nazismo y más concretamente a su nacimiento. Saber de dónde surgió y cómo se formó le ha llevado a investigar sin descanso y centrarse en la figura de Erik Hanussen, que pasó a la Historia como el mentalista que colaboró con Hitler en su camino al poder.

No es fácil contar una historia así en estos tiempos cuando tanto se ha hablado del tema, cuando tantos lectores ponemos cara de "por favor, esto otra vez no" cada vez que vemos una esvástica en la portada de un libro. Pero el autor trae algo nuevo, de lo que quizás no se ha hablado tanto y menos dentro de la literatura de ficción. Yo lo descubrí en una entrevista en el programa Cuarto Milenio del 8 de junio.

Se vale de personajes reales y de la mano de un periodista español, José Ortega, que será testigo privilegiado nos va a contar la apasionante y extraña vida de Erik Hanussen, empezando por su éxito, por la época en la que en Alemania se respiraba libertad y libertinaje, asistiendo a fiestas, llenas de desenfreno y en ocasiones depravación en un país que atravesaba una importante crisis, de la que como siempre unos cuantos sacaron provecho sin importarles el precio ni los medios empleados para conseguir tal fin.

Hanussen es un personaje muy agradecido desde el punto de vista literario, tiene tantas aristas, claroscuros, tantas dimensiones que el lector rara vez tiene claro qué pensar acerca de él, si realmente tiene poderes psíquicos o es un hábil charlatán, la mayoría de los casos, una combinación de ambas cosas, tal vez, alguien demasiado listo.

Todos los personajes que le rodean, tanto amigos como enemigos quedan ensombrecidos por su figura y un tanto deslavazados en cuanto a su creación, como si el principal hubiera absorbido toda la energía del autor. Se clasifican por estereotipos y no generan empatía en el lector. Da igual hombres que mujeres, amparados en las difíciles circunstancias que les toca vivir, hace cada uno lo que puede sin importarle demasiado las consecuencias que eso pueda tener en los demás. Supongo que en tiempos tan difíciles, ser bueno es más complicado, nada rentable y puede que poco práctico, cuando se trata de sobrevivir no hay mucho espacio para otras consideraciones.

El estilo del autor es muy directo, va al detalle, pero a lo importante, se centra en los hechos y de vez en cuando presta un poco de atención a los sentimientos de los personajes. Es una narración muy de estilo periodístico, ya que el personaje narrador lo es, creo que está muy bien logrado el tono de la novela y el ritmo. El tema político es muy complicado y aterradoramente parecido al nuestro actual, me ha dado verdadero miedo. En ese sentido la novela da mucho que pensar, que reflexionar y me ha parecido muy interesante. Sigo creyendo firmemente que lo mejor que podemos tener es una educación y saber pensar, analizar y tener criterios para no caer en ciertos errores de nuevo. Y también lo peligroso que es el hecho de que la gente no tenga esperanza ni oportunidades.

El contexto social está muy bien retratado, el autor consigue trasladarnos y nos hace "estar allí", ser viajeros en el tiempo. Nos dibuja un Berlín de los años 30 muy concreto, con el contraste entre la sencillez de la Pensión La Latina donde vive el periodista (con otros españoles y sudamericanos) y la opulencia y el desvarío de lo que rodea al famoso y poderoso Hanussen, los teatros, las calles...

Lo que menos me ha gustado del libro es el machismo exagerado de los personajes, es de ese que te hace sangrar los ojos mientras lees. Vale, ahora vendrá Gervasio y me dirá que qué culpa tendrá él de que las cosas fueran así, bueno, yo no digo nada, pero todo el mundo no sería igual ¿no? Digo yo...no sé. Que me imagino que los hombres no pensarán todos en bloque como si todos ellos tuvieran un único cerebro a compartir, que habría un poquito de todo, digo yo que no estuve allí. Para eso el periodista se lleva la palma, vaya tela.

En conclusión, para los adeptos al tema nazi y de la novela histórica me parece un imprescindible y para los que rehuyen como yo, pues es una buena opción para enterarse de cosas muy interesantes. Lo recomiendo a todos los que se vean con ánimo de encarar una novela que no deja indiferente pero fácil de leer, y cargado de secretos, intrigas, venganzas y misterios.

PUNTUACIÓN: 4,5/5 estaré atenta para cuando hagas algo actual...

Agradecimiento a la Edición Anticipada de Megustaleer.com que me envió el ejemplar.


lunes, 1 de agosto de 2016

Los ángeles de hielo

TONI HILL



  • Tapa blanda: 464 páginas
  • Editor: Grijalbo; Edición: 001 (17 de marzo de 2016)
  • Colección: NOVELA DE INTRIGA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8425353866
  • ISBN-13: 978-8425353864


                                                     MI OPINIÓN
"Los ángeles de hielo" es una lectura inquietante, gótica envuelta en misterio y tintes negros que atrapa y transporta al lector.

Tenemos internado de los antiguos en un pueblo a orillas del mar, un entorno muy clásico y recurrente en las historias de misterio gótico y terror psicológico. Y para qué más terror que conjugar ese lugar peculiar con la enfermedad mental, la más terrible de todas, la que no se puede prevenir y que rara vez tiene remedio definitivo y nunca se va sin dejar secuelas. Y en esos lugares transitan los personajes de esta historia, atormentados cómo no, llenos de contradicciones, dudas y pasiones. Una historia en la que no falta el amor, la venganza, los momentos idílicos que se tornan en oscuras pesadillas.

Cuenta el autor, Toni Hill que se trasladó al pueblo en el que tiene lugar su historia para escribir la novela. Pero que llegó a sentirse asfixiado por ella, no teniendo claro si porque era demasiado buena o demasiado mala, a juzgar por el resultado, creo que era la primera opción.

Contada por un narrador omnisciente en tercera persona que es a la vez personaje, nos lleva de la Barcelona de los primeros años del siglo XX que ha esquivado la guerra, a una Viena que está perdiendo sus años de esplendor a causa de ella. Aparecen de refilón y de manera accesoria Freud y su familia, a través de cartas que se intercambian el protagonista, Frederic Mayol y la hija del famoso psiquiatra Anna. Nos cuenta cosas de su vida y su familia que no pasan de ser mera anécdota. Porque lo que interesa al lector es lo que ocurrió en ese internado que se narra en el diario de la directora Águeda y lo que ocurre en el presente en el psiquiátrico que ocupa el mismo edificio.

Tenemos personajes muy complejos, tanto los sanos como los enfermos, el autor ha puesto especial cuidado en el retrato psicológico de los personajes puesto que es de ahí de donde surge toda la trama que no es menos interesante que ellos. Una trama que enseguida nos atrapa tras un inicio un poco lento y quizás demasiado detallado. Pero no tardamos en perdernos en los lugares tan bellamente descritos, con calma, sin atropellos todo va fluyendo hasta conseguir momentos de tensión muy angustiosos y varios giros argumentales.

No es un libro de terror, aunque sí que tiene algunas escenas inquietantes pero sí que nos encogerá el corazón y nos pondrá nerviosos, porque contamos con más información, sabemos más que los personajes implicados y tememos por ellos. Vemos lo que va a pasar y está tan bien logrado el ambiente que casi quieres gritarles para advertirles.

La historia cuenta con un ritmo pausado, para disfrutar poco a poco, viendo los lugares a través de los ojos de los personajes conseguimos trasladarnos a su época y percibir todos los detalles. También tiene una estructura clásica que creo que le sienta muy bien. No puedo decir que sea tremendamente original porque no lo es, recurre a símbolos y a lugares comunes muy propios de este tipo de historias pero se salva porque logra mantener el interés hasta el final, incluso cuando parece todo resuelto sabes que va a pasar algo más y el autor no defrauda.

Sí que he echado de menos que hubiera un poco más de riesgo. Tengo la sensación de que cuando se trata de este tipo de aventuras con tintes paranormales los escritores se obsesionan con la credibilidad y no entiendo por qué siempre quieren darle una explicación muy realista, precisamente ellos tienen mucho más margen.

En conclusión, una lectura que he disfrutado mucho pese a que es bastante triste. Muy clásica y que no defrauda porque es lo que parece, novela negra gótica con misterio que resolver y debidamente resuelta.

PUNTUACIÓN: 4/5 pon otra para llevar.

lunes, 25 de julio de 2016

Siete hermanas. La historia de Maia

 LUCINDA RILEY





  • Traductoras: Sheila Espinosa Arribas y Matuca Fernández de Villavicencio
  • Tapa blanda: 560 páginas
  • Editor: PLAZA & JANES; Edición: 001 (14 de abril de 2016)
  • Colección: EXITOS
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 840101719X
  • ISBN-13: 978-8401017193




                                                          MI OPINIÓN
"La historia de Maia" es una bonita historia, entretenida pero que contiene una lección magistral sobre cómo estropear una buena idea y la mitad del trabajo.

Pa Salt ha muerto y sus seis hijas adoptivas, (la séptima hermana nunca llegó por lo que se quedan en seis), se reúnen en el casoplón que tienen con el magnético nombre "Atlantis" a orillas de un lago en Ginebra. Como legado, además de una posición relativamente cómoda, este hombre les deja a cada una de sus hijas una pista sobre su origen. Otro suceso tiene lugar en el mismo momento creando un misterio que resolveremos después de la publicidad. Pero Lucinda Riley ya nos ha atrapado y queremos saber qué está pasando y de dónde viene Maia que es la que protagonizará este primer libro. Se supone que habrá uno por hermana, siete en total (se ve que la séptima llega en algún momento).

Pues aquí viene Maia a contarnos su historia en primera persona, viaja a Río de Janeiro a una casa donde se supone que nació. Y aquí empiezan nuestras desventuras lectoras, bueno, las mías. Alternando con esta línea argumental tenemos otra que nos lleva al Río de Janeiro de los años 20 y a París. Esta parte está contada por un narrador en tercera persona a través de unas cartas y conversaciones con unos personajes del presente.
Esto es sin duda lo mejor del libro, vamos a París y caemos en el profundo pozo sin fondo de los clichés y los estereotipos. Allí llega la protagonista de esta parte, Izabela, una joven brasileña que consigue descubrir algo de mundo antes de casarse con el marido que le han buscado. En París pasa lo que tiene que pasar, sí, todo lo que imaginas. Pero la autora nos rescata añadiendo una buena ambientación bohemia y del mundo artístico, parte de la historia del popular Cristo Redentor del Corcovado y varios giros argumentales que complican esa base tan manida de la que había partido.
Se le perdona porque los personajes se vuelven complejos, sienten y padecen y durante todos los capítulos de esta línea argumental podemos ver la historia, es como una buena película. Nos evade y nos mete en su mundo. A pesar de que tiene algún que otro ramalazo de romanticismo de culebrón, la historia conmueve y se vuelve muy adictiva. Es como esa serie favorita que estamos deseando ver cada semana.

Lucinda Riley escribe muy bien, a mí me lo parece, su prosa es muy fluida, nunca aburre, consigue un equilibrio muy efectivo entre descripción y diálogo, unos diálogos muy naturales que reflejan el carácter de los personajes. Crea atmósferas en consonancia con lo que sucede pero...

Pero se ha cargado la novela ella sola, ha luchado contra su libro. Y para mí, esto solo es mi opinión y por lo tanto muy subjetiva y muy afectada por mis vivencias como todas las lecturas, la parte del presente es una chapuza. No he soportado a Maia, nada de lo que dice va con lo que hace, a veces parece tonta y otras demasiado lista, vamos que empieza llegando a Río de Janeiro donde todo el mundo sabe lo que hay y lo primero que se le ocurre es quedar con un hombre que no conoce más que de unos mails porque él es escritor y ella le ha traducido su libro. Dice que no tiene idea de cómo es pero en cuanto lo ve reconoce que no le encaja con la foto de la solapa del libro ¿tenía idea o no? Vale, apuntamos eso como desliz sin importancia. Vamos a suponer que le gusta el deporte de riesgo y por eso se anima a irse con ese hombre que acaba de conocer en su coche para volver a la ciudad porque habían quedado donde el Cristo (eso lo había hecho bien, quedar en sitio público), y claro, luego resulta que es todo lo que ella había soñado, que el hombre se toma la misión de la chica como algo personal y se va a dejar la piel por ayudarla aunque luego le diga que buscó información en la wikipedia (y eso que tiene un amigo en el archivo).
Luego va ella al apartamento del hombre y dice asomada a la ventana: Oh, ¿qué es eso? y el otro le aclara "Es una favela." "Oh, qué bonita" responde ella. Aquí empiezo a torcerme con el personaje. Pero como la historia me gusta voy a admitir que le estén pasando estas cosas que solo pasan en Matrix y no en el mundo real, y que a lo mejor no se expresó bien con lo de qué bonita. Pero ya la pongo en cuarentena.
Luego aparece una niña que de verdad, es imposible que reaccione como reacciona ante determinada situación. Tristemente conozco casos cercanos y en ninguno el niño se ha comportado así. ¿Volvemos a estar en Matrix?
Y así, para seguir, Maia cuenta unas cosas de las que se derivan acciones que no tienen mucho que ver.
Sin embargo, este descuido y una serie de torpezas no son lo peor, incluso podrían haber pasado pero lo que ya me pudo, lo que hizo que me apeteciera tirar el libro a un contenedor (no lo hice porque no es de la biblio y luego iba a tener que pagarlo), es que la autora se permite frivolizar con un tema tan delicado como es la adopción. Me parece de juzgado de guardia que se trate con tanta alegría, en plan, ahora no me viene bien tener este niño, voy a devolverlo como si fuera una camisa. Entiendo que haya lectores que no le hayan dado tanta importancia, que lo hayan entendido como ficción y punto, al fin y al cabo es una novela, una historia de ficción. Pero como dije antes, a mí personalmente me ha dolido y me ha dado rabia a partes iguales, creo que nadie se deja los sentimientos en el cajón mientras lee, y a unos nos tocan más unos temas o somos especialmente sensibles con ellos y a otros, otros diferentes. Además el personaje que hace eso podía no haberlo hecho y la excusa que esgrime es lamentable. Sé que no estoy ante un artículo científico ni un ensayo, ni un documento de investigación, pero caray, podía haber puesto cuidado ¿no?
La verdad que llegué incluso a plantearme no hacer ni reseña pero quería opinar y expresarme y sé que me vais a entender independientemente de que compartáis mi opinión o no.

Como esta aventura va a tener continuación, los misterios planteados al principio relacionados con el presente no se resuelven, supongo que quedan para ir desarrollándose en las siguientes entregas.

En conclusión, que es un libro recomendable para leer sin agobiarse, por puro entretenimiento como evasión. La historia es bonita, de fácil lectura pero si por algún motivo eres especialmente sensible con el tema, no sé, yo prefería no haberlo leído.

PUNTUACIÓN: 3/5 me la has pegado una vez, seis me parece que no.



lunes, 18 de julio de 2016

El relojero de Filigree Street

NATASHA PULLEY


  • Traductor: Aurora Echevarría
  • Tapa dura: 416 páginas
  • Editor: Lumen; Edición: 001 (11 de febrero de 2016)
  • Colección: LUMEN
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8426402615
  • ISBN-13: 978-8426402615


                                                                  MI OPINIÓN
"El relojero de Filigree Street" es una aventura clásica y a la vez original, una lectura agradable que contiene un misterio cocido a fuego lento para disfrutar.

Tenemos funcionario de vida aburrida que un día al llegar a la pensión en la que vive se encuentra con un objeto tan cotidiano como un reloj pero que trae consigo un misterio y un cambio de vida para él, de la mano del relojero Mori, un japonés misterioso que fabrica artefactos peculiares y tiene un don, y una mujer rebelde llamada Grace.

Esta es una historia de marionetas, la mano hábil de la autora mueve las cuerdas de sus personajes para dar vida a una trama muy especial, que tiene elementos fantásticos y que lleva a rememorar las clásicas aventuras de antaño, aquellas que iban surgiendo poco a poco, que hoy resultan más complicadas de encontrar porque tienen más éxito la narración vertiginosa y los libros en los que suceden quinientas cosas en cada página. Aquí tenemos tiempo de ubicarnos en un espacio muy concreto, dibujado con breves pinceladas, el Londres victoriano en el que la mujer empieza a luchar por recuperar derechos y el Japón tradicional.
Del Londres victoriano, pese a no estar detallado tenemos más información porque suele ser un habitual en la narrativa. Así que quien espere encontrar una minuciosa ambientación que le transporte a ese pasado remoto, aquí que no venga, porque no la hay. Esto se hace más evidente y deja la novela un poco coja cuando nos traslada a Japón, un Japón que calculamos no es como nosotros lo conocemos, te habla de Ginza y Shibuya y si bien das por hecho que no hay una gigantesca tienda de Apple ni un Starbucks para observar desde su terraza el cruce más transitado del mundo, tampoco  nos describe cómo es. Solo se detiene en los lugares pequeños, como las casas y teatros o las calles en las que transcurre la acción. Estos pequeños espacios sí están detallados y te dan una imagen clásica del entorno, muy bonita y evocadora.

De los personajes, como apuntaba al principio son marionetas, no tienen demasiada profundidad y se limitan a hacer cosas. No se muestran apenas, no se abren al lector que se tiene que conformar con un par de características. Aunque me hubiera gustado que estuvieran más trabajados, esto no ha impedido que disfrute muchísimo con esta lectura.

Con gran precisión, poco a poco, van encajando las piezas que vamos encontrando por el camino en esta novela, y al final tenemos una historia entrañable, conmovedora en su esencia final y que deja una puerta abierta a una continuación pues si bien queda todo resuelto, todos los por qués tienen su respuesta, aún quedan hilos de los que tirar si la autora quiere.

Poco más que añadir de esta encantadora novela que a dios gracias (o a quien corresponda), nos trae algo nuevo, distinto, muy bonita, evocadora y no diré que exige pensar demasiado pero sí cierto grado de atención. Contada por un narrador omnisciente en tercera persona y dividida en tres partes con capítulos cortos, es una opción ideal para pasar un buen rato de lectura. Por si a alguien le resulta útil, diría que se parece a los libros de Félix J. Palma.

PUNTUACIÓN: 4/5 no seas vaga.