lunes, 19 de octubre de 2015

Lo que nunca sabrás

JEONG I-HYEON


  • Traductor: Ana Becciú
  • Tapa blanda: 384 páginas
  • Editor: B; Edición: 00001 (13 de mayo de 2015)
  • Colección: NB LA TRAMA
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8466656367
  • ISBN-13: 978-8466656368

                                                          MI OPINIÓN
"Lo que nunca sabrás" es una novela incompleta que atrapa con un tema interesante y unos personajes complejos y atormentados.

Lo que nunca sabrás es justo lo que va a pasar cuando acabes la novela. Que nunca vas a saber qué pasó o cómo pasó en realidad lo más importante de la historia. Quedará al libre albedrío de la imaginación del lector que podrá interpretar la lectura como mejor le convenga. Para mí este tipo de libros son decepcionantes, me producen un desasosiego que no me sienta bien y siempre acabo creyendo que el autor o autora no fue capaz de decidirse por una opción por miedo a estropearlo todo.

Y es cierto que hasta ese momento lo hace muy bien. Quizás es una narración demasiado sencilla para al menos uno de los temas que trata, lo resuelve con pasmosa ligereza y da la sensación de que se le ocurrió así sin más y no se molestó mucho en investigar sobre el tema por lo que le falta consistencia.

A lo que no le falta nada ni se le puede poner un pero, (bueno, uno sí, luego os lo digo) es a los personajes. Detallados en su faceta psicológica son muy complejos, todos guardan secretos y tienen en común lo poco felices que son. Tanto niños como jóvenes y adultos cobran vida a través de las descripciones de sus emociones y de sus actos. Ésta es la parte más interesante del libro, la que más peso tiene y la que lo salva. El único pero es el nombre, menudos nombrecitos tienen que claro, en Corea serán muy comunes pero aquí cuestan y cuesta ubicarlos al principio, de esto se debieron dar cuenta porque al principio de la novela hay una lista con los personajes principales que resultará muy útil hasta que ya los conoces. Los personajes principales forman parte de una misma familia, luego hay socios del padre, amigos de la madre, una niña que desparece y dos jóvenes desnortados. Todos están igual de bien cuidados y tienen relevancia en la trama. No sobra nada.

Si acaso falta, falta chicha en una trama que se describe con un lenguaje tan sencillo que casi parece que estamos leyendo un periódico, frases muy cortas, sin adornos ni complementos que dejan coja la novela y la desequilibran cuando se compara con la parte emocional.

En conclusión, de haber cerrado bien la novela en el sentido de dejar claro si sí o si no, me hubiera gustado mucho y la recomendaría sin dudas tanto para los que solo quieran entretenerse con una lectura ligera como para los que gusten de la literatura oriental. Como no ha sido así, solo para los que les da igual imaginarse los finales con veinte millones de posibilidades.

PUNTUACIÓN: 3/5 nunca sabrás si volveré a leer una novela tuya

42 comentarios:

  1. Pues estaba aquí disfrutando de la lluvia con un libro de estos y digo, voy a coger unas galletas a ver si voy a la cantina de Norah y nos hacemos un chocolate calentito.

    Lo del final así en plan abierto no me molesta, lo del lenguaje en plan telegrama periódico titular no lo puedo soportar, los personajes pues puede ser, a mí me gustan los dramones ya lo sabes pero siempre que estén en suelo firme, a mí esto del adolescente que se cree por descubrir o el cuarentón que corta con su vida porque sí ya me cansa, busco el fondo, una razón de peso. Buena semana, la mía se presenta regular. Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Entonces lo puedes leer, vale que la parte de acción va un poco simple pero el resto te podría gustar, no tanto como mi chocolate cantinero pero te serviría para otra tarde de lluvia. No hay cuarentones cansados, estos se cansan mucho primero, ya nacen desilusionados con la vida.
    Buena semana, no será tan brava.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí eso de no terminar de saber lo que ha pasado no sé si me convence mucho... Lo de los nombres rarunos me ha hecho gracia, ya que hace algún tiempo dejé varios libros japoneses sin leer por lo raros que me parecían sus nombres, que luego no me podía acordar de ninguno y no relacionaba acción y personajes! En fin, que como tampoco parece un libro imprescindible, no me siento mal si lo ignoro. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos se llevan la palma. Pero con el esquema de la primera hoja te apañas hasta que le pillas el truco. A mí me ha dejado un poco a medias y no me gusta porque luego le doy vueltas y me da rabia no saber la respuesta correcta. De sentirse mal, nada.
      Un beso!

      Eliminar
  4. vale. está claro. Esta no es para mí. Me horrpriza empezar una novela y no saber que pasa al final al terminarla.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que te quedes a oscuras pero vamos, en penumbra sí. Se te queda un poco cara de tonto.
      Besos!

      Eliminar
  5. Ah pues mira, no. Yo con los finales soy tiquismiquis y eso de que el cierre sea lo que no... casi que paso. Que luego me agarro unos cabreos morrocotudos y ya no tengo edad
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es muy ambiguo. Quedan unos cuantos flecos sueltos y no está muy claro. Yo también soy muy repugnante con los finales.
      Besos

      Eliminar
  6. Pues entre que ya sabes que yo con los autores orientales no me llevo mucho, y encima ese final sin saber como acaba del todo... creo que no :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvídalo entonces porque sí que es muy oriental. A por otra cosa.
      Besos

      Eliminar
  7. A mi me gustó algo más, los personajes y su personalidad me encantó como estaban descritos y ahí coincidimos. La narración me fue indiferente pero al ser tan sencilla la verdad es que se leía e nada. Y el final a mi no me disgustó, si que me hubiera gustado saber más pero más que abierto...me pareció un final semi-abierto xD
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los pendientes me mosqueó mucho, es que me quedó duda de si era o no era, y qué le pasó? Y a los padres? No sé, demasiado interrogante.
      Besos

      Eliminar
  8. A mí tampoco me gustan este tipo de finales, así que paso. De la literatura coreana he leído "Por favor, cuida de mamá" de Kyung-sook Shin que me marcó mucho.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Primavera helada es mucho mejor, así que apúntatela.
      Besos

      Eliminar
  9. Ay, lo de los finales abiertos. Lo acabo de comentar no sé donde. Hay historias que piden precisamente eso, finales abiertos, y no sólo no me molestan, sino que me parece que ha de ser así. Pero en otros los finales abiertos no vienen a cuento, o quizás vienen a cuento de no saber cómo cerrar la historia, que parece el caso. En fin, que no tengo dudas, sé que no lo leeré, que hay mucho pendiente. Y confío en ti.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, o no, jaja, en confiar en mí, pero bueno, creo que me tienes muy calada y que por mis reseñas ya sabes qué tipo de libro es.
      Vamos con otra cosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ya sabes que no soy mucho de personajes atormentados. Pero podría ser peor: podría ser el lector el que acabase atormentado por leer este libro. Y con eso de no saber qué ocurre al final... Pues mira, coincido con Ana, que hay historias que necesitan el final abierto pero eso no es excusa para todas las demás. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ni te arrimes que aquí la alegría y el optimismo ni están ni se les espera. A mí no me disgustan esos personajes pero me gustan los que pelean por salir, al menos lo intentan.
      Bss

      Eliminar
  11. Lo de los finales abiertos no me molesta mucho y me gusta cuando en una novela los personajes están bien perfilados. Lo de los nombres es lo que puede que lleve un poquito peor, aunque últimamente cojo el truquito de apuntarlos en un papel y usarlo de marcapáginas. Así siempre lo tengo a mano. Creo que sí, que podría animarme con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, mira qué apañada, y yo dándole vueltas al libro para mirar el esquema. En este caso solo tienes que copiarlo de la primera página. Ya me contarás qué tal.
      Besos

      Eliminar
  12. Bueno, Norah, éste lo dejo pasar. No te ha convencido a ti y eso para mi es suficiente.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, me ha tomado el pelo al final y eso no, por ahí no paso. Gracias por la confianza.
      Un beso otoñal para vos.

      Eliminar
  13. ¿Solo veinte millones de posibilidades para acabar en un tres pelao? Ya tienen que ser buenos esos personajes para tu magnanimidad, cacho pan! Mira que nos ha dado por ir a Corea de paseo, pero claro, con el idioma y los nombres pues no damos.

    Tengo unos comentarios que dejarte, ahora le doy al botón de viaje en el tiempo y te cuento. No te enfades, que aunque no lo parezca encontrarás una lectura que te haga hacer la ola, no desesperes.
    Un besito de abu en el Delorean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo que me acababa de tomar la pastilla y me pilló de buenas. Mira que los personajes no es que sean majos ni nada, pero son interesantes desde el punto de vista literario. En realidad, ahora que lo pienso, todos me caían mal, jaja.
      Comenta, abu, comenta.
      Seguro que sí, que la encuentro. Y además el otro día me pasó una cosa muy guay, ya te contaré.
      Besitos de abu que no sé dónde dice que está.

      Eliminar
  14. Pues la verdad es que no me acaba de convencer este libro, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te apures, otros mejores vendrán.
      Un besote

      Eliminar
  15. A ver es que esto de los desenlances en el limbo es una cuestión que puede generar polémica. Hay autores que deciden hacerlo así y se nota pero es verdad, y en esto te doy la razón, en algunos casos me he planteado si para el autor no ha sido más fácil dejar las cosas en el aire porque no ha sabido acabarlas y eso, por supuesto, es decepcionante. Yo, por si acaso me ocurre como a ti, este no me lo llevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso creo que también cabe la posibilidad que haya querido jugar con el lector y eso me hace menos gracia, sabes, como esas películas que después de los créditos tienen una imagen en plan "esto no acababa aquí o no estaba muerto". En fin, haces bien previniendo.
      Besos

      Eliminar
  16. Lo siento, me pasa como a ti, que los finales abiertos no me gustan y me quedo con la sensación de que el autor no sabía cómo acabar el libro. Empezar historias es muy fácil, acabarlas bien es complicadísimo. Así que no me lo llevo, y eso que me hacía gracia porque se publicó el día de mi cumpleaños...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cuántas buenas han echado a perder por eso. Supongo que cuando escribir ficción es tu trabajo estás obligado a dejarte la piel ahí y a hacer frente a esas decisiones, ¿que te equivocas? Bien, al menos lo has intentado y habrás aprendido.
      Tiene gracia la señal de la fecha pero...la verdad que de no ser por eso la historia personal te iba a gustar.
      Besotes

      Eliminar
  17. Jo, pues mira que es complicado a veces encontrarse buenos personajes, y tan psicológicamente logrados como parece que es el caso. Una pena ese escollo final, que para mí también lo es. Una cosa es dejar algún hilo secundario pendiente, marcarse un final en el que lo sugerente tiene más peso que lo aparente en pos de la reflexión... pero coñe, la historia, al menos los hechos principales, que no queden en el aire. ¡No a los finales confusos, ni a los no finales!

    Un besín revolucionario xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor, bueno, seguro que hay gente que se centra más en otras cosas del libro y no le importa tanto ciertas cosas que quedan sin resolver. Murakami hace esto a veces, no dejarlo claro del todo pero de otra forma y en libros que no giran en torno a eso. Me uno a tu grito revolucionario. ¡No a los no finales o finales confusos!
      Un Besín de puño alzado.
      ;)

      Eliminar
  18. Hola Norah
    Me quedo con una frase tuya que comparto en un 101% (como dicen los yanquis)
    "Para mí este tipo de libros son decepcionantes, me producen un desasosiego que no me sienta bien y siempre acabo creyendo que el autor o autora no fue capaz de decidirse por una opción por miedo a estropearlo todo"
    Me gusta y disfruto tu forma de reseñar. El libro, a veces, es lo de menos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dan una rabia que tarda un rato en pasárseme el enfado. Sé que en cierto modo es verosímil, que a veces no sabemos qué pasó de verdad y nunca lo podremos saber pero el germen de la historia tiene que quedar claro, al menos para mí.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Es curioso, he leído la reseña y sigo sin saber de qué trata, jajaja. El tema de los finales abiertos no me importa, a veces quedan hasta bien; lo de los nombres ya es otro cantar: cuando se trata de una novela oriental se agradece si son pocos personajes, ahora si hay muchos ya uno se pierde con tanto nombre raro.

    Un beso ;)
    (Por cierto, ayer mismo recomendé tu blog en una entrada.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son muchos pero los nombres son muy parecidos, imagina a un oriental leyendo una novela española donde los personajes se llamen María, Mari, Marina y Mariana.
      Va de una niña que desaparece, la historia de su disfuncional familia y los negocios turbios de su padre.
      Besos

      Eliminar
  20. ¡Hola!
    Pues lo cierto es que no pinta mal, salvo por ese final. :S
    Creo que la tendré en cuenta, de todos modos.
    Gracias por compartir tu opinión.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!!
      Habrá gente que lo entienda mejor que yo. No me cabe duda, a ver qué tal te va.
      Nos leemos!

      Eliminar
  21. Lo del final me deja que no sé...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja algún fleco y es en alguna cosa un poco ambiguo. Depende de lo exigente que seas.
      Besotes

      Eliminar