lunes, 29 de agosto de 2022

Tarada

CAROLINA SARMIENTO



  • Editorial ‏ : ‎ EDITORIAL PEZ DE PLATA,S.L; N.º 1 edición (24 mayo 2021)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 144 páginas
  • ISBN-10 ‏ : ‎ 841228982X
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8412289824

    

                                                                  MI OPINIÓN

 "Tarada" es una historia de crisis vital resuelta con altibajos.

La protagonista recibe un premio por una novela que realmente no ha escrito, cuando la presión para escribir el segundo libro le desborda, decide emprender un viaje en pijama sin ruta a ninguna parte. El libro se divide en tres partes, dos para la trama actual y una para el pasado.

El personaje principal es el encargado de contar la historia en primera persona. Para la primera parte escoge un estilo muy directo, desnudo y a veces con cierta inconexión que te hace leer como a trompicones. No busca la belleza y utiliza pocas figuras literarias para contar su historia. Habla de sí misma con descaro y emplea un lenguaje de andar por casa. Describe los lugares sin entretenerse en detalles, a veces simplemente los nombra. Esta economía de recursos, incluso de vocabulario aligera muchísimo la historia pero al mismo tiempo la deja un poco demasiado simple. No hay diálogos, es todo narración pero como es todo tan inmediato no da tiempo tampoco a agobiarse con eso. 

Los personajes, salvo el principal, están dibujados con trazo fino, también con pocos rasgos pero lo cierto es que para el tipo de novela que es, funcionan bastante bien. No da tiempo a encariñarse o cogerles manía porque están todos más o menos de paso. La principal baza con la que juega la Tarada es que su historia resulta muy familiar y sin llegar a esos extremos, todos hemos vivido situaciones parecidas, la de sentirse perdido y querer mandarlo todo a tomar viento a la farola. 

La segunda parte, que se titula "El cuaderno mágico" me ha gustado muchísimo. Tarada relata su dura infancia de huérfana y la tierna relación con su abuelo. Afloja con el vocabulario soez, la insolencia y se vuelve más sensible, observadora dando la sensación de que se esmera más en hacer una narración más consistente.

La trama actual, que aparece en la primera y tercera parte me ha gustado solo a medias. Tengo que protestar bien alto y fuerte por una cosa que ya he visto en varios libros de la misma temática. ¿POR QUÉ hay autores que cuando quieren que un personaje femenino se rebele y reclame su lugar en el mundo la convierten en una delincuente, a menudo muy maleducada y prepotente? Es que en vez de personajes que podrían tirar del lector lo que hacen es convertirlos en gente insoportable que te repelen. Es que no puedo con la mala educación, somos siete mil millones de personas en este planeta y tenemos que vivir todos juntos, es básico, innegociable que haya siempre un mínimo de civismo y de educación. Y vamos al revés, cada vez hay menos. Es algo que a parte de que me desconecta del personaje y en cierto tipo de novelas me parece vital estar conectado para que te importe lo que está contando. Esto me ha ocurrido con esta novela, aparte de que aun admitiendo que es un relato de tintes surrealistas y eso está bien, he tenido la sensación de que está un poco cogido por los pelos lo que sucede y no tiene mucho sentido. Todo para llegar a un final que cierra bien algunas tramas pero que es un poco indeterminado, como si la autora no hubiera querido tomar la decisión. 

Una novela que más que leer, lo que he hecho es tener un tira y afloja con ella, tan pronto me gustaba mucho como me daban ganas de dejarla. Es de esos libros que según el momento en el que te pregunten puedes decir que te gustó bastante o no te gustó nada. 

PUNTUACIÓN: 3/5



16 comentarios:

  1. Cierto, querida Norah, cualquier lectura según el momento elegido nos puede gustar mucho o nada de nada.
    Me has dejado un poco sin palabras con tu reseña, aunque ya me habías comentado que no te había convencido, es un título que en principio me atraía, pero si de tres partes solo has disfrutado una..., pues ya me lo voy a pensar mucho, además de ese final indeterminado.
    Apoyo tu protesta, en lo referente a la mala educación que encontramos en nuestro día a día, en la vida real, es una vergüenza, cada vez menos gente civilizada, educada, me cuesta cada vez más en general entender el mundo que nos rodea. También estoy de acuerdo contigo en que para que una mujer se rebele y exija su lugar, no debe llevar implícito convertirse en alguien prepotente, ni llegar a ser una delincuente, eso también me da rabia.
    Pero te cuento aunque creo ya lo sabes, que a mi los personajes maleducados y repelentes me atraen mucho en la ficción, cuanto más insoportable sea generalmente (hay alguna excepción, claro) más consigue engancharme la novela, el feelgood en los libros muchas veces me termina aburriendo bastante. Ya lo hemos hablado alguna vez, soy rara en ese aspecto y me gustan las situaciones distintas, extremas, en los argumentos.
    No sé, me has dejado indecisa con esta lectura, pero creo que la voy a dejar pasar
    Una pena, que no la hayas disfrutado del todo (porque para decir tú que has estado a punto de abandonar en algún momento...)
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! Es una novela que me ha producido sentimientos encontrados y que tan pronto me conectaba con la lectura como me desconectaba. La parte actual tiene demasiadas cosas de esas que admites porque es ficción y en un libro puede pasar de todo, pero tantas casualidades chirrían.
      Es verdad que los personajes que repelen también pueden ser interesantes pero yo según el tipo de historia que sea, tengo que conectar con ellos, sobre todo cuando son historias de corte intimista como esta.
      Lo de la mala educación va de mal a peor, esos niños emperador, que son pequeños dictadorzuelos porque sus padres lo han querido así van camino de ser adolescentes muy conflictivos y adultos insoportables. No entiendo esta tendencia.
      La Tarada es una especie de Thelma y Louise aunque en solitario. Tampoco te creas que esa peli es de mis favoritas.
      El libro es muy corto y se lee fácil, si pasa por la biblioteca puedes probar y luego me dices.
      Besines

      Eliminar
  2. Pues esta vez no tengo en cuenta la novela. Muchas de las cosas que dices de ella me disuaden totalmente de abordar su lectura, sobre todo teniendo en cuenta todo lo que se acumula en los estantes y en las listas.
    A mí no me molesta que los personajes sean delincuentes o maleducados. En realidad no me molesta nada de ellos siempre que esté bien encajado en la trama que se nos cuenta y no resulte fuera de lugar. Pero coincido contigo en que hacer que una mujer sea una delincuente para que encuentre su papel en este mundo no es lo más adecuado. Me parece una retorcida forma de machismo que no acepto. No me importa que los personajes sean machistas, siempre que la novela los emplee como crítica contra el machismo. Lo mismo se puede decir de los racistas, homófobos, etc. Otra cosa es que la novela sea machista, racista u homófoba.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, anda que no puede una mujer luchar por su sitio sin tener que cruzar esas líneas que además no sirven más que para empeorar las cosas. Yo también acepto personajes de todo tipo siempre y cuando estén bien construidos pero en novelas como esta, no me funcionan, porque quiero que me emocionen y eso no pasa si no me caen bien. Me resulta la lectura más fría.
      La verdad es que no te veo con esta novela. Una menos, que también viene bien.
      Besos

      Eliminar
  3. Pues nada, que para tiras y afloja con los que rompernos la cabeza ya está la vida real. Es curioso esto que comentas de los personajes femeninos, porque sí, lo he visto ya en algunos libros y es algo que me llama la atención y me enfada. Lo había visto en escritores hombres, pero cada vez más también en mujeres. Todas tenemos mujeres fuertes a nuestro alrededor y la gran mayoría no responden a ese estereotipo que comentas. Lo dicho, que para tiras y afloja y para quedarme fría, no le hago hueco en mis sobrepobladas estanterías.
    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te pasaría lo mismo, que con algunas partes, sobre todo cuando habla de su infancia te lo pasarías bien y te emocionarías pero luego con el resto es como una pelea con el libro. Tienes razón que para eso ya está la vida.
      Es verdad que esa tendencia de poner mujeres maleducadas y saltándose la ley para dar el golpe en la mesa se empieza a ver en autoras y eso me da más rabia todavía. Exacto, las mujeres luchadoras son además de fuertes y valientes, buenas personas.
      Besines

      Eliminar
  4. Llevo fatal eso de hacerse valer a los golpes y malos modos .
    Creo que esta bueno tener principios y no por eso ser menos o gritar más fuerte sirva.
    Lo dejaría pasar de momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Esa es mi queja y que tantos autores recurran a eso. Tranquila, puedes dejarlo pasar.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Según tus líneas, pareciera ser que la evaluación del libro depende del estado de ánimo del lector. Ante tanta variabilidad posible, mejor lo dejo pasar.
    Besitos invariantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero varía entre mal y bueno, tiene un pase. Más que nada el estado de ánimo implica más o menos generosidad, jeje.
      Besitos lunáticos

      Eliminar
  6. fascinante como describes todo lo que te gusta o no eres excelente critica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por estas palabras y por dedicarme tu tiempo para leerme

      Eliminar
  7. Hello!! Ya de vuelta. Le echo un ojo a esta reseña y también a la anterior que he visto que hablas de un libro que quería haber leído este verano pero es que este verano no leí nada, y cuando digo nada es NADA. A lo que voy. Con Tarada no me voy a animar. No tengo fuerzas lectoras para tanto tira y afloja. Lo que sí me llama la atención es el tirón de orejas que le das a los autores. No me ha ocurrido nunca lo que a ti. Quiero decir, no he tenido nunca la sensación de que esos personajes femeninos rebeldes con causa sean presentados como delincuentes y soeces. Nunca me fijé en ello pero no deja de ser curioso. Bueno, lo dicho. Que con esta no me voy a animar. Voy a la anterior reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Como decían en la peli "Historia de un beso", necesitabas una cura de páginas. Y más después del esfuerzo tiránico de la oposición. Así que nada. Ahora seguro que vuelves con las pilas bien cargadas y a traernos pelis y libros a montones, vamos afilando el lápiz para apuntar.
      Has tenido suerte entonces con los personajes y te han tocado de los buenos. Eso que te llevas. Puedes dejar pasar esta novela tranquilamente.
      Besos

      Eliminar
  8. Pues a raíz de tu pregunta sobre los personajes femeninos que rompen moldes, te cuento la mía y me dices si es casi lo mismo con otras palabras: ¿por qué las protagonistas fuertes tienen que ser super machos? ¿por qué no pueden ser mujeres extraordinarias sin adoptar características masculinas? No sé si me explico mucho, pero ahí lo dejo. No me llama este título, pese a todo lo que nos cuentas, pero comparto tu reflexión. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es prácticamente lo mismo. Lo de buscar la igualdad pero para parecernos en lo malo, es otra cosa que no llevo. Es una de las razones por las que cogí tanta manía a la de la trilogía del Batán. La mayoría de las mujeres no queremos ser tíos.
      En fin, libros que no van a venir a la lista.
      Besos

      Eliminar